domingo, 22 de agosto de 2010

Reflexiones sobre el empleo a "toro pasado" III y final

PARTE III

Los empleados de la multinacional han celebrado una asamblea para protestar por las condiciones ambientales en la que se han visto obligados a estar, (que son las mismas que llevamos nosotros aguantando meses) pues parecen que son muy distintas a las que ellos han disfrutado hasta ahora.
Han protestado por el agua que tienen que beber como nosotros del grifo situado en el servicio, han conseguido que el jefe les provea de agua embotellada que uno de los diligentes de sus compañeros va a buscar a un hipermercado.
Ya hemos ganado algo, pues nosotros ya no compramos agua y nos surtimos de la de ellos.
Esto dura poco, pues el rácano del encargadillo de ellos se ha molestado y exige que nosotros compremos también agua, quedando nuestros jefes en compartir los gastos alternando la compra de agua unas veces uno y otro.
También hemos dejado de barrer nosotros la nave, ahora viene una señora dos veces a la semana y pasa la escoba, por cierto que me ha llamado la atención la acción de Kalvario, que al ver que uno de sus diligentes compañeros ha intentado barrer, le ha prometido meterle la escoba por la nuca si le veía hacerlo.

Cada vez me parece más interesante este Kalvario.

Ha pasado bastante tiempo y la tónica se mantiene.
Kalvario sigue protestando y nosotros iniciamos un acercamiento a tan típico personaje.

Kalvario parece el Libro Gordo de Petete, de todo sabe y de todo habla, no se para y en cuanto te descuidas te suelta una batallita.
Le picamos, y parece una máquina, le tocas la tecla y se dispara, como hay tema en esta empresa, que a él le parece "basurilla", es que resulta de lo más ameno.
[Este kalvario era a la sazón un antiguo sindicalista de los primeros días de lucha obrera ya dimitido del sindicalismo oficial]

Mi compañero Pete y yo le interrogamos sobre el trabajo y la vida, contra del mandato de nuestros jefes, que nos han prevenido contra Kalvario, que les parece un individuo muy peligroso, que nos puede influir negativamente.
Le contamos que nos han prohibido hablar con él, y le pedimos en tono de coña que nos "influya".
-¿Sabes que el "desdentado"[Así llamaban a un jefe malagueño los chavales del subcontratista] nos ha pedido un esfuerzo extra, porque necesita un esfuerzo continuado de dos años para consolidarse como empresa?
-Ese tío tiene una cara inmensa, pide un esfuerzo gratis durante dos años a quién no va a durar mas de un año.
-¿Qué alternativas crees que tenemos?
Podemos aseverar a juzgar por el tipo de contrato laboral que tenéis, que cuando termine el plazo que les permite la ley no se os renovará, dado que esta gente basa su negocio en la precariedad mas absoluta, de ahí sus bajos costes, no obstante la constatación la tendréis cuando cumplan los próximos contratos.

(Pasados algunos meses, los contratos que cumplieron, no fueron renovados sin otro motivo que no fuera el de disponer de otras personas con contratos igual de baratos que los finiquitados).

[Algunos contratos llegaron a durar solo una semana]

-¿Sabes que tenías razón? no los han renovado.
- Era previsible como os dije dadas las características del negocio, un negocio que no puede mejorar las condiciones de trabajo, que sus premisas no son la calidad, si no su bajo precio de manufactura, está basado en la precariedad en todos los frentes, mientras pueda disponer de gente con contratos en formación, no va a gastar más dinero en otros.

-¿Qué podemos hacer entonces?

[Aquí el viejo sindicalista, decide meterse en el charco, y ante la ausencia de actividad sindical (dolosa actuación de los dos sindicatos de la multinacional CCOO Y UGT) que permitía que trabajasen en unas condiciones pésimas tanto de salud laboral como de condiciones sociolaborales, se presta a dar consejo y doctrina al inicio de una posible célula sindical autónoma]

Lo que no tenéis que perder nunca es la perspectiva,  no engañarse a uno mismo es fundamental para navegar por las aguas turbias a las que en adelante os encontrareis.
De lo negativo tenéis que extraer para vosotros lo que haya de positivo, que todo lo negativo con astucia se puede volver en positivo.
-Eso ¿como se hace?
-Veamos:
Tomemos algunas situaciones reales u otras que puedan ser reales en el futuro.
¿Qué puede haber de positivo en un contrato en formación en una empresa basurilla como esta?, tendremos la oportunidad de ver equipos y manipularlos sin costo por nuestra parte, siempre que no nos dejemos absorber por el entorno.
Podremos entrenarnos en la lucha contra el opresor explotador a su costa.
Adquiriremos experiencias muy positivas en cuantos conocimientos de los comportamientos humanos en las crisis.
Lo cual en su conjunto nos hará mucho más fuertes para cuando llegue la hora de la verdad.
-¿Que eso del entrenamiento de la lucha contra el opresor explotador a su costa?
-Cuando llegue la hora de la verdad, es decir cuando seáis más adultos, cuando tengáis familia que alimentar y que defender y seáis rehenes de la necesidad, es entonces que vuestro entrenamiento será rentable.
La empresilla basura tiene una vida útil de pocos años, por lo que hay que descartar de antemano la permanencia en ella por mucho tiempo.
Los equipos que vais a ver serán equipos obsoletos, cuya vida está acabando por lo que un exceso de celo no será rentable.
En esas empresas la formación continua no existe, eso está para los contratos indefinidos de las grandes empresas.

Al responder estas empresas a criterios de rentabilidad inmediata, no se harán caso a los llamamientos de integración espiritual que no sean remunerados en el acto.

La precariedad en el empleo que implícitamente llevan estas empresillas, pueden ser un componente positivo también, tal que es el que no precisen de nuestra lealtad para con ellas.
El ser mercenario tiene también sus ventajas, cuando la cosa se pone fea el mercenario salta del barco, y a otra cosa mariposa.

El entrenamiento puede ir de este modo:
Mientras el "empleador", -palabreja que quieren poner de moda, es como en tiempos del general Franco llamar a los trabajadores "productores"-, se comporte de manera satisfactoria, respetando la dignidad de las personas (atención a esto, respetar la dignidad no es pagar mucho, se puede pagar un gran salario y conculcar la dignidad de las personas) nos debemos entrenar en hacerlo bien, pues hacer bien una tarea es tan difícil como otra cosa y requiere una costumbre.
Tomaremos papel y lápiz y nos propondremos hacer un resumen de cosas mejorables, para que sean rentables a la empresa.
Pondremos dos apartados, en uno pondremos como son y cómo se realizan los procesos en la empresa y en el otro apartado pondremos como lo haríamos nosotros para mejorarlos.

Este proceso debemos hacerlo al principio a modo de prueba con un aspecto de la empresa para no complicarnos mucho, pues es bastante complicado al principio, dada la falta de costumbre.

Como ejemplo, podemos estudiar cómo realizamos nuestro trabajo que es lo que mejor conocemos: pondremos en un folio aparte como lo realizamos y el tiempo y materiales que gastamos.
Y en otro folio aparte como lo mejoraríamos en método, calidad y cantidad
...Y lo pondremos en práctica, pero sin comunicarlo a nadie y solo para nuestro conocimiento.

Cuando ya dominemos este mecanismo a la perfección, es entonces el momento de ponernos a la obra más grande de analizar toda la empresa.

¿Que habremos conseguido con esto, te preguntarás?

Hemos conseguido el conocimiento de cómo funciona una empresa, el conocimiento que adquirirás al estudiar cómo mejorar los procesos, son muy importantes para el futuro, pues es un capital que tendrás.

Estos conocimientos son inestimables para atacar al mal empresario, pues el saber como funciona y cómo debe hacerse te darán la clave para realizar todos los boicot que sean necesarios en la lucha con el mal empresario que no respete la dignidad de las personas. (Volver la oración por pasiva es el secreto, más claro, haciendo lo contrario de cómo sabemos que debe hacerse).
Así como son conocimientos inestimables si tienes la oportunidad de dirigir una empresa.

Tenemos que estar siempre con la curiosidad y el mecanismo de aprender en la superficie de la piel.

La respuesta a todo ataque no puede perder nunca el sentido de la proporcionalidad.
No debemos matar mosquitos a cañonazos.

Mientras nos entrenamos en esta empresa que respeta la dignidad, debemos premiarla con una actitud positiva, para que de este modo le sea rentable el comportarse bien, esto debe ser en nosotros una norma rígida: al bien tenemos que devolver bien, para que de este modo se realimente y crezca.
El mal venga de donde venga, nos tiene que encontrar enfrente y contra el.

Por desgracia encontramos más cantidad de malos que de buenos, por lo que nos tenemos que preparar.
Como todo no es blanco ni negro, sino que hay toda una gama de grises, tendremos que ser muy sutiles en nuestras acciones.
Podemos encontrarnos un empresario bueno desde nuestro punto de vista, pero no servir de nada pues tiene un "encargado" malo, aunque él tiene la responsabilidad por haberlo nombrado, (es muy común tener un "leñero" como encargado, mientras se la dan de buenos ellos, y en todos los casos suelen exigirle dureza).

¿De que tienen miedo los malos jefes?
Los malos jefes y los autoritarios son personas que a menudo tienen miedo.
Muy a menudo tienen miedo de sus subordinados, por lo que buscan imponerse a ellos mostrándose muy severos o manteniendo la distancia.
La falta de confianza en los demás, ni siquiera en ellos mismos, les hace ser recelosos de todo.

Los comportamientos positivos con estos elementos no valen para nada, pues dado su eterna falta de confianza en los demás, no creen que nadie de manera espontánea dé algo a cambio de nada, por lo que piensan que tendréis intereses ocultos.
Si manifestamos contento, él interpretará inmediatamente que es debido a que estamos ociosos ó que le estamos engañando.

Tomemos este caso como hipótesis de trabajo.
Estos tipos se caracterizan por gastar los mismos métodos de trabajo: Intentan desunir a las personas, engañan con promesas que casi nunca cumplen y tratan de crear adictos ó camarilla propia.
Son adictos a quedarse con las ideas de los demás y por lo tanto apuntarse como propias las ideas ajenas.
Cuando tiene que hacer algún trabajo, lo encargará a quien sepa hacerlo y lo presentara como propio.
Son enemigos extremadamente rencorosos y muy soberbios.
Este caso, más frecuente de lo que debiera ser, nos puede servir para aprender lo que debemos hacer y lo que debemos evitar.

El tipo ha creado o está creando el ambiente que le es útil.
Ha empezado por intentar desunir a las personas e intenta controlarlo todo, (lo que nos lo pone fácil).
Lo primero que nos ha pedido es que le hagamos un informe a diario de cómo ha ido nuestro trabajo y las incidencias que hemos tenido con el objeto de controlar nuestra actividad (incluso le pone el nombre de hojas de actividades) nos ha amenazado con tomar represalias si no lo hacemos.
Las amenazas de represalias se suceden continuamente.

Tenemos tres alternativas, a saber: Nos vamos de la empresa, nos enfrentamos a él y tratamos de generar un conflicto, huelgas etc. O practicamos un conflicto lento y controlado.
Si nos decantamos por éste último veamos:
Nuestra respuesta es inmediata, no debemos entrar en confrontación con él, no olvidemos que él tiene la fuerza del dinero (que a su vez es su talón de Aquiles), nuestra actuación no debe costarnos dinero, lo contrario que a él.
Debemos poner toda la energía necesaria en el cumplimento de esta orden.
Rellenando enormes y farragosos informes, con letra pequeña, con cifras, sin miedo a repetirlas una y otra vez, en lo difícil de demostrar se caerá en alguna inexactitud y cada informe multiplicado por el número de compañeros, pueden dar una cantidad enorme cada día.

Todo esto unido a que todo lo quiere controlar y que no fía en nadie, le llevará a leer un buen número de informes, (en detrimento de otros trabajos) cantidad que irá bajando por imperativos de tiempo, cantidad que se irá acumulando hasta hacer imposible su seguimiento.
Con lo que quedará anulado su intento de control.
Cuando esté "dando el coñazo" a algún compañero afín, se le llamará por teléfono para realizarle alguna consulta aunque sea nimia, se le interrumpirá en suma con alguna pregunta o asunto al objeto que la bronca tenga su costo en tiempo, siempre valioso para él.
Tendremos que aprender las técnicas de la manipulación al objeto de influir en nuestro entorno, sin renunciar a influir en él mismo.
Estas técnicas es un trabajo que solo darán resultado positivo para nosotros "si a modo de encaje de bolillos" resulta precioso.

A modo de decálogo veamos algunas técnicas.

1º Es más fácil influirse unos a otros si hay un entendimiento recíproco.
2º Lo que influye mas en los otros es la honradez en la conducta y en las palabras.
3º Los actos influyen más que las palabras.
4º Es necesario conocer a aquel sobre el que se quiere actuar y comprender por qué actúa como actúa.
5º Es difícil influir sobre alguien que tiene miedo, ya que un hombre que tiene miedo , a menudo busca esconder su miedo mostrándose violento y grosero.
6º Es mejor hacer aparecer conflictos que todo el mundo sabe que se incuban desde hace tiempo, que no crearlos.
7º Es mejor meterse en conflictos ya existentes que suscitar otros nuevos.
8º Discutir y utilizar las discrepancias es una forma muy buena de aprender más unos de otros. Contribuye asimismo a aclarar la atmósfera.
9º Si fallan las palabras podemos intentar la acción.
10º Actuar, hacer algo, es influir.
Hablar, explicarse, plantear problemas hábilmente, es influir, pero la mejor y más poderosa forma de influir es actuar. Si comprobamos que la sinceridad no produce efecto y todo lo que dicen se queda en meros comentarios, entonces hay que recurrir a la acción, pues los actos hablan mucho más fuerte que las palabras.
Las acciones más eficaces son las que tienen como objetivo realizar tal o cual cosa de la que se habla hace tiempo. El solo hecho de demostrar que estáis todos de acuerdo puede ser suficiente para provocar cambios.


Generalmente estos malos jefes tienen tendencia a querer la ley del embudo, es decir para él lo ancho y lo estrecho para los demás.
Seguimos con los "malos", estos desde que son "mindundis" hasta que alcanzan cotas de poder, tienen por "Biblia" el siguiente decálogo:

Decálogo del buen hijo de perra:
1º Despreciará cualquier signo externo de inteligencia.
2º Se venderá al mejor precio, por lo que eliminará cualquier signo de lealtad.
3º Deberá procurar siempre expresarse en tono ofensivo y prepotente.
4º En caso de alcanzar cierto nivel de mando, éste deberá de ser despótico.
5º La envidia será el motor que le mueva.
6º Pedirá siempre a los amigos cosas no honestas.
7º Toda persona deberá ser considerada elemento de uso y disfrute.
8º Su fundamento filosófico se basará en exclusiva en razones materiales.
9º Se mostrará ante el superior jerárquico extremadamente dócil mientras conspira contra él.
10º Buscará siempre alguien a quien culpar de los errores propios.

Hasta aquí la ausencia de un sindicato, y la acción lesiva de los sindicatos de la multinacional, causaron un desastre masivo.
De lo que se deduce, que es prioritario el organizarse, las estructuras sindicales existentes son generalmente buenas, son buenas herramientas, SOLO son malas las diferentes gentes que lo gestionan, pero no la herramienta en sì misma, es el uso que se hace de ella. En el caso de la empresa basurilla a que se refiere esta historia, la dolosa inacción de los mayoritarios sindicatos de la multinacional sometida a una reconversión salvaje, y la inexistencia de sección sindical en la incipiente plantilla hacía posible las innumerables tropelías y abusos de derecho a los que esos empresarios sometían a una plantilla bisoña y poco preparada, es en esos sitios donde los sindicatos deberían poner su atención, haciendo pedagogía de su valía para el conjunto de la sociedad, no sólo poniendo el acento en los “estables” funcionarios y los “privilegiados” trabajadores de las empresas grandes,  dejando abandonados a su suerte e ingenio a los parados y al resto de trabajadores.
Solo con esa pedagogía, la sociedad comenzará a tenerlos en estima, mientras se la ganan otra vez,  que no se extrañen que los desprecien (a veces no demasiado injustamente).

Entrada editada el 16/11/2016 para mejorar la sintaxis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *