miércoles, 20 de octubre de 2010

Gracias a la vida


Gracias a la vida

Un cocinero con los elementos que le aporta la naturaleza logra unas creaciones muy estimables que los llama guisos.

El no cultiva la huerta ni los campos para obtener las materias primas… tampoco sale a pescar ni a cazar…

Solo se abastece en el mercado, pero con su ingenio y saber crea esas maravillas… Mención expresa a nuestras madres y abuelas (de quién tanto he aprendido).

En el caminar por la vida, he ido “cosechando” frases y dichos de personas, y la he guardado en mi memoria…

Hoy se me ha ocurrido, ¿por qué no hago un buen guiso con esa cosecha de frases y dichos?

Me pongo a ello, y a ver lo que puedo “guisar” con esas frases…

Me ha inspirado una canción que sonaba en alguna parte mientras caminaba… Era una que repetía el estribillo: “Gracias a la vida que me ha dado tanto…”

Cuando cuentas tu edad por medios siglos para adelante, te vuelves reflexivo, y personalmente siempre que tomo conciencia, me digo: ¡Que temprano se me ha hecho tarde!

Todos queremos llegar a viejos, pero ninguno queremos admitir que ya hemos llegado…

Me siento en un banco de esos tan incómodos sin respaldo que nos ha puesto el ayuntamiento…

Tengo que descansar, pero descansar pienso, no es suficiente: tengo que meditar.

La gente va a todas partes corriendo, se muere de prisa…

Yo amo la vida, por lo que economizo el tiempo…porque de tiempo se compone la vida.

Hoy tenemos edificios más altos y autopistas más anchas, pero temperamentos más cortos y puntos de vista más estrechos.

Gastamos más, pero disfrutamos menos.

Tenemos casas más grandes, pero familias más chicas.

Tenemos más medicinas, pero menos salud.

Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero hemos reducido nuestros valores.

Hablamos mucho, amamos poco y odiamos demasiado.

Hemos llegado a la Luna y regresamos, pero tenemos problemas para cruzar la calle y conocer a nuestro vecino.

Hemos conquistado el espacio exterior pero no el interior.

Tenemos mayores ingresos, pero menos moral....

Estos son tiempos con más libertad, pero menos alegría....

Con más comida, pero menos nutrición....

Son días que llegan dos sueldos a casa, pero aumentan los divorcios.

Son tiempo de casas más lindas, pero más hogares rotos.

La soberbia campa a su gusto… y te miran de arriba abajo…

Un hombre solo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.

Lo seguiré gritando al mundo, aún cuando otros callen…

Teniendo en cuenta que el mañana no está asegurado para nadie… Y nadie te recordará por tus pensamientos secretos…

Por todo esto, propongo que de hoy en adelante; no guardes nada “Para una ocasión especial”, porque cada día que vivas es una ocasión especial.

Pasa más tiempo con tu familia y con tus amigos, come tu comida preferida, visita los sitios que ames.

La vida es una sucesión de momentos para disfrutar, no es solo para sobrevivir.

Usa tus copas de cristal, no guardes tu mejor perfume, úsalo cada vez que te den ganas de hacerlo.

Las frases “Uno de estos días”, “Algún día”, quítalas de tu vocabulario.

Escribamos aquella carta que pensábamos escribir, “Uno de estos días"

Cada día, hora, y minuto son especiales.... y no sabes si pudiera ser el último...

PD. La vejez es el precio por seguir vivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *