viernes, 18 de febrero de 2011

Los Timeless entre los obreros.



El mismo problema de tiempo que los anteriores, pero debido en exclusiva a la pura supervivencia económica, mientras que en el escalón de los ejecutivos son otras motivaciones y circunstancias… en el de los autónomos que normalmente tienen asegurado el sustento y llegan a fin de mes, precariamente en algunos casos… pero corregible con planificación económica, en el caso de los obreros, ya digo que es exclusivamente de supervivencia.
A éstos, su agenda viene marcada por la producción, horas extra o en su caso distintos trabajos...
Si al comerciante y al hostelero su actividad productiva depende del flujo de consumidores y de su inventiva y buen criterio además de su dedicación, al obrero su actividad depende de la gestión –acertada o no de su jefe- siendo muy escaso el margen de maniobra que tiene…
Si un asalariado tiene la mala fortuna de tener un empleador corto de miras, torpe en la gestión u otra causa, solo puede ser sufridor de este motivo… o salir a buscar otro sitio donde contratarse…Siendo determinante la ley laboral vigente, pues si se va libre y voluntariamente –debería de ser por razones objetivas- no podría cobrar paro al haberse ido voluntariamente.
Se quejan voces liberales de lo rígida que es la ley laboral…
Yo me quejo de lo mismo, un asalariado que da media vida a una empresa, que ésta es accidentalmente mal dirigida, por responsables incapaces y cleptómanos, que llevan a la ruina a la empresa, que la competitividad la hunde y que se ve abocada a un futuro de ruina… y el asalariado que lo ve y no puede hacer nada, que se tiene que aguantar sin salirse hasta que sea despedido…
-Aquí es donde yo opino que el asalariado tendría que disponer por razones objetivas de mala gestión, de un mecanismo corrector o en su caso poder abandonar esa empresa teniendo posibilidad hasta que encuentre otra, de acogerse al colchón salvavidas de la prestación por desempleo…-
En la mayoría de los casos, una vez hundida la empresa, el asalariado con una poca o mucha suerte, logra cobrar del FOGASA el 70% de la deuda ¡Después de más de dos años!
Solo un valor añadido de un timeless obrero, cuando cae en el paro se vuelve un grano en el culo de los políticos…
Un parado es para los políticos como ese chancro sifilítico es la manifestación pública del pecado de un vicioso sexual… que aunque lo esconda, como no lo trate se enquista y pasa a sucesivas fases…horribles todas ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *