domingo, 3 de abril de 2011

De héroes y villanos




Ahora se lo que debe sentir un camarón cuando lo bañas en una cacerola de agua puesta al fuego, comienza con una sensación agradable, sigue con cierto desasosiego y el final todos lo conocemos…

Miro, observo, analizo, leo… tuiteo y comienzo a desasosegarme…

Leyendo un ejemplar atrasado una semana que he tomado regalado en la peluquería, encuentro a unos héroes anónimos, no por acciones presentes sino por las pasadas acciones que pasaron desapercibidas. Soy conciente de los miles de héroes anónimos que pueblan los cementerios, a los que hoy voy a tener un recuerdo para algunos de ellos que representan a otros “invisibles” sin voz como nosotros los parados… y demás víctimas sobrevenidas en la crisis.

Tomo el reportaje de David Jiménez desde Tokio, titulado Los mendigos y los héroes que limpian Fukushima. En Crónica del 22 de marzo 2011.

En el relata que en 2003 Crónica denunció que la famosa central nuclear reclutaba a gente abandonada para hacer tareas cancerígenas. Ahora los voluntarios contra el desastre son unos héroes…

Según Yukoo Fujita profesor de física de la universidad Keio de Tokio han sido al menos un millar las víctimas entre los trabajadores y que personas sin techo fueron contratadas siendo luego despedidas cuando enfermaban…“Se aprovechan de su pobreza y desesperación” denuncia Fujita…

Honor a los voluntarios!! Son de verdad héroes que están dando su vida por su pueblo, pero honor y vergüenza por los que aprovechándose de su desesperación, se les usaba como bayetas de usar y tirar…

Otros antiguos empleados ya jubilados como Nagao Mitsuaki corrieron a la central para ayudar, sabiendo que es posible que no regrese vivo… ¡Honor también para él!

Hoy uno de nuestros anónimos parados, ha recibido otro golpe de la injusta justicia en Cataluña: Una juez niega a un padre la custodia compartida de sus hijos por perder su empleo

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/04/03/barcelona/1301826419.html

Una juez de Barcelona ha negado la custodia compartida de dos menores a su padre después de que su ex mujer informara de que había perdido el empleo y la juez entendiera que este hecho creaba incertidumbre sobre su futuro como padre.

Además de parado, le añaden el drama de no poder ver a sus hijos… Cuando este hombre – padre trabajaba por sus hijos era una persona útil, pero ahora es la bayeta desechable al que le quitan el amor filial…

¿Qué puede sentir una persona a la que le hacen esto?

Quiero sacudirme los malos pensamientos que me inducen las señales del exterior, como la noticia de un manifestación de mujeres?? Al grito de ¡Contra el vaticano, poder clitoriano!

Y manifiestan luchar porque la sociedad sea una sociedad feminista y laica…

¿Y los que somos masculinos? ¿Deberemos cambiar de sexo?

¿Hay muchas héroes en Fukushima?

O pasa lo que en el Titanic… las mujeres y los niños primero…

Me siento orgulloso de que mi tradición sea la de ofrecer mi vida por mis niños y mis mujeres… aunque no sea feminista ni laico.

Como digo quiero sacudirme los malos sentimientos y recurro al lenitivo de la lectura de algo positivo y útil…

Me enfrasco en la lectura de un blog que he descubierto recientemente,

Dice entre otras cosa dignas de reflexionar:

Mi vida sencilla tiene unas pautas bien marcadas que direccionan mi estilo de vida basado en:

El cuidado de la salud física, mental y emocional.

La integridad y el respeto por la naturaleza interna y externa.

El fomento de las relaciones sociales.

La concentración en lo esencial.

El contagio de la felicidad.

Recomiendo la lectura y reflexión…

De todo lo leído destacaría esta reflexión por describir muy bién mis pautas personales: En todos estos casos he dejado de ser estricto con las bases de mi filosofía de vida, pero no por ello dejo de serle fiel. Simplemente elástico; pierdo mi forma por unos momentos pero enseguida recobro la original.

Un abrazo a todos mis amigos.

1 comentario:

  1. Muy interesante artículo como siempre, Avalón.

    Es cierto, que cuando estos héroes aparecen en el cine, en los periódicos o en cualquier medio de comunicación, suele tratarlos con un vulgar deje de sensiblería y compasión. En vez de ofrecerles como merecieran: respeto, voz y silencio moral.

    ResponderEliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *