viernes, 22 de abril de 2011

Trabajar sin sueldo, la nueva realidad


Bajo el título y la entradilla “TENDENCIAS
Expansión nos pone un artículo que creo importante, pues va a tener incidencia en nuestro mundo, de echo yo mismo ya lo he experimentado varias veces, siempre con éxito, en un sentido y en otro…
Como el tema da para mucho, voy a tratar de resumir, pues la totalidad de mis experiencias en el tema son muy prolijas y llevaría varios artículos el exponerlas al completo.Lo haré con párrafos y mis comentarios a ellos, de modo que sirvan de objeto de reflexión vuestra, que haréis pública o no según os parezca…
[¿Aceptaría un empleo en el que no le pagaran? En las circunstancias actuales, cada vez más gente está dispuesta a hacerlo.]
A bote pronto parece que la contestación sería NO, no lo aceptaría, pero el hecho es que yo si he aceptado, no una, sino varias veces…Matizo, fue como el melón a prueba, al ver los resultados –en ambas direcciones claro está- se consolidó la relación laboral, solo en el último caso no percibí ningún dinero, abandoné cuando me pareció, dejando colgado a la otra parte. No fue una mala acción por mi parte; la experiencia acumulada en mis años de trabajo me indicó claramente que estaba ante un depredador,  por lo que antes de que hubiera daños en mi autoestima, corté radical la relación laboral, sacando de ella una experiencia técnica y un reforzamiento de mi autoestima, con lo que considero que gané suficiente, no en dinero pero sí en futuro…
[Quienes trabajan gratis tienen más ambición, más hambre que aquellos que perciben un salario. Y además son más creativos”... Esta es una de las afirmaciones recogidas recientemente por la revista Fortune para documentar una tendencia esperanzadora o peligrosa (según se mire) del mercado de trabajo que surge tras unos cambios vertiginosos: Cada vez más gente está dispuesta a trabajar sin percibir un sueldo. No se trata de pasantías, prácticas o jóvenes recién licenciados que buscan su primer empleo. Hablamos de profesionales, más o menos cualificados, que persiguen la promesa de un puesto futuro, una experiencia profesional o un impulso a su autoestima, sobre todo en tiempos difíciles. Y están dispuestos a hacerlo sin cobrar.]
En el párrafo la negrita y subrayado es mío y se ajusta como un calcetín a mis últimos casos…
En tres de los últimos casos, la experiencia dio un resultado de 10 años en total de relación fructífera para ambas partes.
Sé que esto puede escandalizar, pero hay que meditar mucho sobre cada uno y ser ambicioso y no temer la novedad.
[La cuestión es qué tipo de sociedad y de mercado de trabajo puede crear una tendencia como esta. Qué clase de nueva relación se establecería entre empleadores y empleados si este fenómeno prosperase y se hiciera algo común. Lo cierto es que según Fortune, algunos expertos hablan del trabajo gratis como "una corriente de futuro en recursos humanos. Algo que en una década será la norma".]
Correcto, pero lo que despierta el recelo es la frase “ trabajo gratis”, donde nadie da nada gratis y siempre es a cambio de algo, el que te propongan trabajar gratis suena a sarcasmo…
Yo lo llamaría de otra manera, trabajo en cuarentena –para ambos-, noviazgo laboral…
Me decanto por lo de noviazgo laboral, donde cualquiera de las dos partes pierde y gana en igualdad de condiciones.
[Carlos Delgado, presidente de Compensa Capital Humano, cree que "aunque la retribución clásica entendida sólo como salario ha muerto –deberíamos hablar de compensación total–, esta tendencia de trabajar gratis no es realmente sostenible.]
De acuerdo… pero tiene que existir un mínimo salario para el comienzo, pues si el empresario arriesga dinero en el empleo, el empleado arriesga autoestima, tiempo y proyección profesional…
[Algunos expertos creen que ‘trabajar gratis’ será norma en una década Paco Muro, presidente ejecutivo de Otto Walter España, afirma que el esbozo de esta tendencia "es como si un buen trabajador en paro le pidiera a un empresario: ‘Déjeme un hueco en su empresa por unos meses para que le demuestre que sí es rentable que me contrate, y si me lo gano, me lo paga’. No parece un mal intercambio tal como están las cosas. Al menos, merece una reflexión".]
En mi última experiencia al respecto, me fue propuesta una relación laboral, sin salario al principio, solo la “promesa” de darme lo que pudiera sin especificar el monto al cabo de dos meses a partir de los cuales formalizaríamos con un contrato la relación…
Acepté. ¿Motivos en ese caso en concreto?
Después de una larga estancia en el paro, ya sin subsidio, manteniéndome de mis mínimas reservas, vi la oportunidad de subir mi estima personal, cuantificar y comprobar la actualidad de mis conocimientos en la materia, aunque sospechaba que el negocio no iba bien.
Al día 40, ya tenía claro que el volumen de facturación –claramente raquítico- no iba a mejorar, por lo que el dinero prometido se retrasaría, y eso si llegaba a dármelo… por supuesto la relación formal con contrato no la veía factible, con lo que unilateralmente rompí esa relación de “noviazgo laboral”. Saqué el conocimiento de mis cualificaciones y actualizaciones profesionales y un “regusto” de éxito al romper en libertad esa fallida relación.
[Paco Muro opina que las circunstancias económicas actuales favorecen una revolución en el concepto de trabajar con un sueldo fijo desde el primer día.][Hay quien piensa que esta tendencia no es sostenible y decaerá cuando acabe la crisis]
La crisis como ya he opinado en otras veces, ha sido el vehículo que como las guerras generan destrucción, pero también nuevos modos y maneras y algunas muy positivas…
[El presidente de Otto Walter recuerda que "uno de los enormes frenos a la contratación en la actualidad es que las empresas deben pagar el sueldo completo a un nuevo trabajador sin saber si va a aportar valor y a cumplir con su tarea. Y además, si en unos meses se ve que no encaja, hay que sumar al gasto inútil realizado la liquidación y los costes de formación. Por eso ahora las empresas sólo contratan gente cuando ya no se puede esperar más, apurando hasta el final, y no hay quien se aventure a incorporar personal según se van viendo posibilidades".]
A esto solo le contesto con mi post : Una soñada entrevista de trabajo
[Muro se muestra convencido de que "los profesionales que trabajan de esta manera suelen tener varios proyectos en marcha, con diversas empresas, ya que su condición de trabajador gratis les da plena libertad de movimientos mientras cumplan con los resultados.]
En lo que estoy de acuerdo como he argumentado antes en mis experiencias, es en la libertad, pero para ello no tenemos que estar atados a ningún ancla… entiéndase: familia, hipoteca y créditos…
Las cadenas ya no son las clásicas de acero y látigo, ahora han sido las cadenas afectivas y crediticias…
[José María Gasalla, director del programa de gestión de talento de Esade, plantea algunas cuestiones que todos nos deberíamos tomar en serio desde nuestro propio empleo: "Cuando uno tiene trabajo no está de más preguntarse si te respetan; si realmente te valoran; si aprendes y potencias tu capital personal; y si ese puesto tiene sentido para tu vida".]
Las respuestas a estas preguntas llevaría al pleno empleo, es decir habría mucha demanda de trabajadores, pues las respuestas a esas preguntas llevarían aparejadas la dimisión ipso facto de millones de empleos, pues la mayoría no te valoran, no potencian tu capital personal y quitan el sentido a tu vida… solo en casos muy contados se cumple esos objetivos.
[Gasalla cree que "un profesional se tiene que hacer valorar, y esto empieza por una remuneración"]
El que paga sueldillos, obtiene tecniquillos…
[El experto añade que "siempre será mejor trabajar sin remuneración que quedarse en casa. La cuestión es durante cuánto tiempo.]
Dependerá de las anclas y de la reserva en dinero…
[AbusosEfectivamente, esta tendencia a aceptar el trabajo gratis tiene su lado oscuro. El profesor de Esade sostiene que se pueden dar abusos, y generalizar este modelo puede llevar a que algunos encuentren la manera de aprovecharse de los demás con esta fórmula. "No me preocuparía si existe un compromiso y unos plazos por parte de la empresa y del posible empleado. Un mundo en el que no hay un cierto nivel de confianza nos lleva a la explotación transitoria de las personas".]
Esta es una crisis no económica, es de confianza… no confiamos en nuestros políticos, en nuestros empresarios, en nuestros trabajadores, en nuestras instituciones…
El restaurar la confianza es prioritario, lo demás son brindis al sol.
[José María Gasalla concluye que en todo este fenómeno que puede conducir al trabajo gratis, "uno debe ser consciente de que es una marca personal que ha de capitalizarse continuamente, y también ha de tener en cuenta lo que supone el dinero a corto plazo frente a la preparación profesional que le puede servir para una carrera de futuro".]
Correcto, estoy de acuerdo, pero también vale para la empresa, una empresa es una marca, de su fiabilidad, de su trato comprobado a los demás miembros será la piedra de toque con que comprobamos sus kilates de oro…
ERES para sus trabajadores y bonus millonarios para directivos??
Después de un amplio párrafo termina el artículo con
[Carlos Delgado, presidente de Compensa Capital Humano, cree que se tiende cada vez menos a preferir un buen sueldo a tener un trabajo que a uno le haga feliz: "Hay que ser consciente de que esta será una relación a corto plazo en la que, básicamente, se consiguen mercenarios. Cuando tenemos empleados en jaulas de oro, lo lógico es que el rendimiento sea más bajo. Las organizaciones que pagan mucho suelen ser aquellas que, por su nombre o situación de mercado, están en una posición de riesgo, y sus tasas de rotación son muy elevadas".]
¿Son los clubs de fútbol unas empresas en riesgo? Desde luego sus tasas de rotación son grandes, pero creo que son por las plusvalías…

4 comentarios:

  1. Hola Avalon,

    Lo ideal sería que todo el mundo trabajase gratis y al mismo tiempo que cogiese de la sociedad los productos y servicios que le hicieran falta también de forma gratuita.
    Creo que esa sociedad idílica tardará en llegar pero debe ser sin duda nuestro objetivo a muy largo plazo. En este planeta hay recursos de sobra para todos, sólo hace falta que esos recursos estén bien repartidos.
    Aunque todavía quede mucho para alcanzar ese estado de sociedad ideal, hoy día podemos usar el trabajo gratis de muchas maneras como has comentado en el artículo: para probar si un trabajo nos gusta, para que un empresario pruebe a un trabajador, para no estar en casa sin hacer nada, etc.
    Una opción buena puede ser tener un trabajo pagado que te deje suficiente tiempo libre como para trabajar gratis en otra cosa.
    El principal problema que veo en esto de trabajar gratis es el hecho de que mucha gente está hipotecada hasta las cejas y por lo tanto son ESCLAVOS (no hay otra palabra que lo defina mejor) del banco. Deben trabajar como negros y dar su vida para saldar la deuda que tienen con él, y no se pueden andar con experimentos ni medias tintas, se tienen que agarrar al trabajo (muchas veces un trabajo de mierda con perdón) que tengan y tirar para delante como sea.

    Bueno, perdón por extenderme tanto, el tema da para mucho :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo en lo que comentas, yo me repito constantemente en las experiencias vividas y en las conclusiones sacadas como posteo repetidamente, como ejemplo mira estos: http://tribunaavalon.blogspot.com/2010/08/nos-han-acostumbrado-vivir-con-recursos.html
    Y http://tribunaavalon.blogspot.com/2011/04/el-cabeza-de-familia-esta-muerto.html
    Donde soy a veces monotemático en mis conclusiones de que los créditos esclavizan…
    Y amigo mío te puedes extender lo que gustes y consideres necesario, pues estamos para debatir y aportar en mutuo beneficio de los seres humanos, y efectivamente, el tema de para mucho…
    Un saludo
    avalon

    ResponderEliminar
  3. A mi no me importaría trabajar gratis. Ahora bien, me gustaría que la comida, la electricidad, el gas, el ADSL, el transporte y demás también fuera gratis. Luego si más adelante me convence el servicio prestado en cada uno o la calidad del producto adquirido, ya si eso pago algo, lo que yo crea que vale.
    En fin. Si crees que tu trabajo vale 0, en efecto, no vale nada, ni ahora ni nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Santiago por aportar tu punto de vista...
      (He editado la entrada para poder mejorar su comprensión lectora

      Eliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *