domingo, 2 de octubre de 2011

El vino del Pueblo, para el Pueblo y por el Pueblo.


El vino del Pueblo, para el Pueblo y por el Pueblo.

Éramos una enorme multitud, se hablaba de millones de personas, todas marchaban al unísono hacia el enorme estanque construido en medio de un valle.
Cada uno de nosotros portaba un pequeño cacillo para degustar el vino del Pueblo que se estaba preparando en la enorme piscina del valle donde camiones cisterna volcaban  incesantes chorros de vino rojo como la sangre…
Mientras por la megafonía sonaba un eslogan repetidamente: “El vino del Pueblo, para el Pueblo y por el Pueblo”.
De pronto la multitud rugió de placer cuando la figura del líder aspirante a la presidencia del gobierno apareció al fondo bajo un enorme cartel que contenía la frase en rojo: “El vino del Pueblo, para el Pueblo y por el Pueblo” sobre cuyo texto estaba la fotografía del líder joven y atractivo en primer termino sobre un cielo azul impoluto, solo adornado por nubes de cúmulos blancos que rompían la monotonía del azul del cielo…
Acercose el líder a la piscina del vino con un cucharón en la mano…
Lo remueve con parsimonia lo prueba, devuelve el sobrante a la piscina y dice: “Todavía no está a punto”
Sigue la celebración, más tarde cuando la muchedumbre se empieza a desesperar, vuelve el líder al borde de la piscina de vino, repite la introducción del cucharón, remueve, prueba y vuelve a repetir “Todavía no está a punto”.
De este modo hasta cuatro veces…

Aquí me despierto sobre-saltado, muy impresionado por el sueño…
Era entonces yo a la sazón un joven e ingenuo y voluntarioso militante del socialismo español de tiempos del líder Felipe González…
Ese lunes me incorporo como siempre a mis actividades fabriles en la multinacional, todo el día me rondaba en la cabeza ese sueño que tuve esa noche, era un sueño de los que entonces solía tener, proféticos como los de José, y por eso mismo me inquietaba…
No comprendía el significado, aunque intuía que tenía un significado.
Por entonces conocí a un compañero de cierto nivel en el partido socialista, el mismo que me capto para la causa, al hombre llamado Pedro lo tenía en gran estima por sus atinados análisis, y a él me dirigí para hacerle confidente de mi perturbador sueño.
Me escuchó con gran atención, terminado lo cual, vi que su rostro contrajo un rictus de desagrado, desvió la mirada y me dio por respuesta a mis preguntas sobre lo que podría significar: “Eso no significa nada” y argumentando tener que hacer algo importante se alejó de mi, dejándome sumido en la confusión de la imagen de su rostro contraído por mi sueño, que me indicaba que intuía el significado para mi desconocido…

Pasadas tres décadas de aquellos acontecimientos, ya le encontré el significado: Nunca estuvo el vino preparado para el pueblo a juicio del líder… Otro líder carismático apareció y frustró mucho más, pero ese ya no era mi líder ni creía en sus supercherías igualitarias.
Ahora vuelve mi viejo líder a agitar el vino para el Pueblo, por el Pueblo… pero es un gesto gastado y baldío, aquel joven que me ilusionó y me movilizó solo me trae amargos recuerdos que mejor estarían guardados en la memoria y no que al volver me traen recuerdos pasados y se vuelven presentes, de ahí que os cuente este sueño de “este viejo abuelo cebolleta”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *