domingo, 9 de octubre de 2011

Las verdades del barquero.


Las verdades del barquero.
Churchil al parecer prometió a su pueblo “sangre sudor y lágrimas”, claro que luego perdió las elecciones siguientes al ganar con sangre sudor y lágrimas la guerra…
La negación con contumacia de Zapatero y el zapaterismo de la crisis, nos ha hecho un daño enorme a la sociedad española, pues al negarla nadie tomó consciencia de ello y no empezó a poner remedio…
Ahora la falacia de la esperanza de que Rajoy nos arreglará  la crisis, es también en exceso dañina (como sucede con la vivienda, que no adapta su precio en la falsa y estúpida esperanza de que arranque de nuevo la burbuja)
La negación de la crisis (hasta llamar a los pronosticadores antipatriotas), el sacar pecho en el extranjero (ridículo internacional) etcétera, permitió una falsa sensación de bienestar que incrementó los efectos perniciosos de la burbuja…
A día de hoy y en vísperas de las elecciones viene Rajoy y da esperanza de sacarnos de la crisis…
Vargas Vila (que no aconsejo leer por peligro de depresión severa) dijo: “La esperanza es el patrimonio de los desgraciados”…
Ni Rajoy ni nadie (unos menos que otros) nos van a sacar de la crisis con una barita mágica…
Háblesenos con claridad, no como a niños pusilánimes, sabremos afrontarlo, y en unión conseguiremos levantarnos de la caída…
Claro que yo tengo muchas dudas que los partidos hegemónicos y sus colaboradores necesarios, con sus corruptelas y sus políticas de despilfarro sean los adecuados para lograrlo…
¿Cómo me puedo confiar en su buen hacer, en su palabra de equidad y justicia, de los que han hecho de su capa un sayo?
Todas esas razones son las que han hecho posible el enorme respaldo a algo tan transversal, apartidista, asindical como el síntoma 15M…
A cuarenta días de las votaciones sale a la luz un nuevo episodio de los muchos que intuimos la ciudadanía de corrupción, me refiero al caso del encuentro del ministro Blanco en una gasolinera con un empresario corruptor… Habrá caso, o no lo habrá en palabras del propio ministro, pero el echo de reunirse en una gasolinera un ministro y un empresario, ya es por sí mismo asqueroso…
Hasta una de nuestras minoritarias alternativas se ven envueltas en un caso cutre de plusvalías camisetiles fabricadas en China y vendidas para financiarse…
Solo el síntoma 15M el de los Indignados es hasta ahora nuestra última trinchera frente al despropósito general y ya sospecho que global…

Un renombrado periodista y nuestra lideresa Esperanza, han hecho una relación de similitud con los revolucionarios franceses y los indignados del 15M.
Ciertamente les concedo una similitud, aunque yo no me vea como jacobino, si empiezo a entenderles… Aunque sea consciente de que hasta al mismo Robespierre le aplicaron la “afeitadora nacional” lo cual no deja de tener su gracia (me propongo leer sobre aquella revolución).
He realizado un sencillo balance de nuestro sistema, y me sale muy negativo, veo algunas soluciones desde mi pobre entendimiento…
¿No se puede hacer nada al respecto, por ejemplo el de un pequeño empresario que quiere contratar a su hija en paro después de los estudios sin tener que pagar tantos impuestos y trabas burocráticas que hacen inviables estas acciones?
¿Saben que por vivir en casa familiar no se le puede hacer un contrato?
¿Por qué se tiene que pagar tanto de autónomos, cuando en el extranjero es muchísimo menos?
La ciudadanía necesitamos, EXIGIMOS, pedagogía ejemplarizante: VER eliminados los parques automovilísticos suntuosos de tantos cargos y carguetes.
Eliminación de bonus de ejecutivos incapaces y su procesamiento por mala praxis bancaria y empresarial, es decir lo contrario de lo hasta ahora realizado.
No quiero ser exhaustivo, solo una cosa: tengan en cuenta los próceres aludidos, o lo hacen ellos o se lo harán otros, aunque tengan que ser los jacobinos…

4 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo en casi todo, pero usar esa fuente (comic sans) te da una credibilidad nula. Consejito.

    ResponderEliminar
  2. Creo amigo anónimo que eres muy radical, también creo que estás equivocado, la credibilidad no la da la tipografía, la da el que no te pillen en un renuncio o que seas incoherente…
    He usado distintas tipografías, es ésta la que más me agrada de momento, por lo que no seguiré tu consejito en la seguridad que mi credibilidad no se resentirá por ello, de todas formas gracias.
    Un ruego, me gustaría saber cuales son los disensos con lo que manifiesto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Esa realidad que se han saltado los políticos, y que siguen teniendo miedo de decir, es que estamos en un depresión que como poco durará una década.
    Y el ciudadano que no se adapte a esa realidad empieza la partida perdiendo el juego.

    Saludos
    Fran

    ResponderEliminar
  4. Atinada sentencia la tuya amigo Fran, por esa misma opinión desde mi blog aporto mis experiencias minimalistas sobrevenidas por la crisis personal sufrida como medio para ayudar a los que se ven en crisis y a los venideros, pues soy también de la opinión que si no se está adaptado el sufrimiento será grande y con pocas posibilidades de éxito.
    Gracias por tus aportaciones
    Un cordial abrazo
    Avalon

    ResponderEliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *