jueves, 8 de diciembre de 2011

Batalla contra el estress

Me he dado cuenta que en la batalla por vencer a S3 (estress) tengo que controlar el entorno que por las razones varias implementan con urgencias y asuntos menores  mi nivel de tareas, ralentizándomelas u obstaculizándomelas…
Desde las varias alternativas que tengo (mandar al guano al que me fastidia, cosa no muy cortés ni aconsejable) o producir un protocolo de acción (me decanto por éste último).
Me propongo canalizar en una lista de espera por orden de llegada las tareas urgentes y las convencionales o simples pero que hay que realizar, usando los criterios del cuadrante de Eisenhower http://elgachupas.com/gtd-y-la-matriz-de-eisenhower-para-priorizar-tareas/
Y con la aplicación del dosificador que me inspiró otro compañero de GTD  que espero me disculpe, no recuerdo, pudo ser cualquiera de ellos que todos son muy inspiradores…
Consiste en una caja con la entrada de carpetas por un lado y la salida de ellas por el otro, de modo que sacaré las carpetas por orden de entrada, simple y sencillo… si alguien quiere saltarse la lista, deberá argumentar el motivo que deberá responder a verdadera urgencia y ser consciente de que ralentizará las otras prioridades… descubriéndose el ser un obstaculizador de las tareas y un colaborador de S3.
La caja de urgencias tendrá un color rojo intenso al mismo tiempo que las carpetas contenedoras del documento de solicitud de tarea…
La caja de tareas ordinarias color beige lo mismo que las carpetas…
Cuando alguien de tu entorno “ralentizador” introduce en la carpeta roja una tarea, visualiza tu cola de tareas y se le hará más difícil el presionarte…

El objeto de las cajas es que tú mismo y tu entorno visualice que dentro de las 24 horas que todo ser humano dispone, se le están haciendo encargos que en un número excesivo llevará a incrementar el S3 en ti, por lo que será responsable de tus males…
En el S3 no solo eres responsable tú mismo, el entorno también tiene su parte…
Más adelante os contaré como resulta, pero ya adivino que el entorno va a reaccionar mal con “la cortapisa” que le pondré a sus “caprichosas urgencias” … o puede que me lleve la sorpresa de ser yo el que no lo resista, pero de cualquier forma os lo contaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *