sábado, 4 de agosto de 2012

Vivir bien.



Tenemos todos encima de la mesa un debate: “Vivir bien”.
Como digo a menudo la perspectiva es fundamental para analizarlo.

Esa perspectiva nos la da la distancia junto a la experiencia de los fracasos vividos, digo fracasos para no utilizar la palabra “errores” que parece menos cruel, y no quiero disimular nada.

¿Qué debemos considerar vivir bien, las posesiones materiales o las morales?

He comprobado observando a lo largo de mi vida  que la virtud  paga con una vida intensa si sabes entenderla y vivirla en su abundancia de bienes…
Vive en virtudes y no en maldades…
Desecha toda amistad corrosiva que se jacte del vivir en vicio, pues solo te contaminará y no te aportará nada.
El vicio no es solo el carnal, es la corrupción que es compañera indisoluble al vicio, es la traición, incluso a uno mismo y a la sociedad en su conjunto.
El vicio y los viciosos se apoderan del poder para adquirir más vicios en un bucle sin final…

El poseer bienes no te dará bienestar por sí mismos, sino el uso que hagas de ellos, comparte, dona si tienes mucho, reparte como el campesino que siembra grano en tierra fértil no en eriales y terrenos contaminados…

Los viciosos suelen repetir jactanciosos: 
"sí vivirás más pero porque se te hará más largo y aburrido…"
En el tiempo he comprobado como esos jactanciosos de su vicio, caían abatidos por el vicio y sus secuelas…


Cuantas personas son abducidas por el marketing de la “industria viciosa” ante un espectáculo de luces destellantes, carrozas de humanos procaces y promiscuos y ropas vistosas, pero detrás de un maquillaje… se oculta el troyano destructor de la sociedad humana y de los mismos humanos que como las moscas caen presas sus patas en la miel.

¿Realmente les mereció la pena?

Vive para el Bien para VIVIR mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *