sábado, 1 de septiembre de 2012

Una buena noticia.



Hoy he tenido la gran noticia de que un amigo humano ha comprado su libertad, ha sido gracias a sus hábitos sanos de minimalismo, en  detalle lo podéis leer en su blog Minimo, cero deudas 

Solo los “libertos” comprendemos el alcance de eso y la enorme felicidad que te embarga…
Sigo diciendo que los créditos esclavizan, y cuando te das cuenta y tienes tiempo de corregir errores ya eres minimalista y no vuelves a caer salvo que te “lobotomicen”…

Pongo una par de párrafos que me parecen imprescindibles:
Todavía recuerdo cuando tenía hábitos consumistas y me gastaba un dineral en cosas que no necesitaba. Si no tenía dinero no gastaba, pero si lo tenía, me lo gastaba en cosas que ahora me parecen superfluas e innecesarias. Por ejemplo, solía comprar ropa simplemente porque estaba de oferta aunque tuviera el armario lleno. Ahora me compro una camisa cuando la necesito y además la compro de buena calidad para que me dure y de un estilo clásico para que no pase de moda de una temporada para otra.

Desde que cambié mis hábitos de consumo he adquirido la sana costumbre de ahorrar algo todos los meses. Hace un par de años hice una cancelación parcial de la hipoteca de forma que la cuota mensual quedó reducida. Seguí ahorrando - a pesar de que me recortaron el sueldo - y, por fin, este verano he conseguido hacer la cancelación total, gracias a lo cual ahora mismo no le debo un céntimo a nadie.

En estos momentos de subida del IVA, recortes y todo lo por llegar, es cuando tenemos que empezar a implementar técnicas minimalístas, NO COMO represalia, solo por sentido común, y dejarlo como hábito de vida.
Del mismo modo que en mi “naufragio” personal, aproveché las circunstancias, para “minimalizar” mi vida, ganando en salud y en recursos, por eso me autodefino como minimalista sobrevenido y ya convencido para siempre…


1 comentario:

  1. Hola Avalon,

    Muchas gracias por tus palabras. La verdad es que no quepo en mi cuerpo de alegría, tengo la sensación de haberme quitado unas pesadas cadenas.

    En el momento que alguien pide un préstamo, el acreedor se convierte en amo y el prestatario se convierte en esclavo. Por eso Alemania es quien manda en Europa, aunque eso daría para escribir muchos artículos...

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *