domingo, 11 de noviembre de 2012

Gestionando nuestra individual crisis.





El uso de la inventiva y la filosofía minimalista junto al acicate de la crisis económica que le afecta a cada uno nos facilita la vida y nos sirve de estímulo por los logros conseguidos.

Pasada ya la euforia del consumismo, pasamos al “con su mismo objeto”, para lo que deberemos intentar aprovechar al máximo lo que poseemos haciendo que sea válido o incluso más valido aún…

Os voy ha presentar a modo de ejemplo un caso mío:

He adquirido a un amigo un portátil que se le había quedado pequeño para su labor por un precio muy atractivo que para mi y comparado con mi anterior equipo reciclado resulta un “caballo de carreras”.

Me ha dado movilidad relativa pues tiene la batería obsoleta y me es muy gravosa económicamente adquirir otra por lo que lo uso como consola de escritorio alimentado a través de una unidad UPS para que un corte de fluido eléctrico fortuito no me deteriore nada, resultando más económica y práctica que la batería del portátil (del que sospecho que tienen un sistema para hacerla inválidas al poco tiempo).

Dispongo de un económico sintonizador de radio TV y auxiliar de reproductor fotográfico, vídeo y otros usos.
Me sirve bien, pero es muy limitado su nivel de sintonía de la señal por TDT  dado que usa una antena pequeña calculada para ello por los ingenieros de la marca, pero en mi ciudad tengo problemas de sintonía, lo que me puso en la duda de prescindir del sintonizador con el gasto inútil realizado en su adquisición.
Me gusta por lo móvil  que es, dado que mi situación es de casi constante migración, no puedo (ni quiero) estar atado a ninguna red fija…

Puesta la inventiva a trabajar, estudio el problema:
La sintonización a la máxima señal me es muy difícil, pues si sostengo la antena con la mano buscando la señal óptima, ésta se ve alterada por la masa de mi propio cuerpo…
En la base la antena tiene una parte magnética, lo que me lleva a “pegarla” en el dintel metálico de la ventana…pero la masa metálica de la ventana distorsiona la señal…
Se mejora con la intermediación de un trapo entre la masa metálica y la base de antena (pero pierde poder magnético y se desprende con facilidad).

Llego a la conclusión que tengo que idear un sistema que oriente la antena sin alterar en ningún momento la señal, que por cierto no admite ningún sistema de amplificación mecánico, y no estoy dispuesto a gastar ni un solo € en ello.

Los ensayos son con cinta adhesiva y cartón, una vez dado con el sistema óptimo, consigo un diseño usando los materiales de desecho (técnica de reciclaje ecológico) que incluso resulta simpático a la vista, enseguida os presento mi “torre de comunicaciones” orientable 360º (dado que cada canal tiene su propia dirección de antena ahora disfruto de máxima señal en todas las que sintonizo) en pleno y óptimo funcionamiento.
Torre de "comunicaciones" de Ávalon  clicar para ver más grande


Materiales usados:
·        Una botella de plástico de leche llena de agua para que pese (hasta que la sustituya por arena).
·        Un listón de madera.
·        Unas bridas de plástico.
·        Una pequeña chapa.
·        Dos tornillos.

Coste de todo. 0 €.
Huella ecológica: 0.

Dos pájaros de un tiro, reciclo un PC, doy más valor añadido a mi sintonizador y por ello mismo me siento mejor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *