sábado, 1 de diciembre de 2012

Los malos hábitos.



Venimos siendo atacados el colectivo de personas sin empleo por las hordas neoliberales de mil maneras ya hace años. La ciudadanía ya le ha rebosado el vaso del aguante y muchos hemos tomado carta de activistas antineoliberales (con sobrados motivos para ello).

El adorno al pastel neoliberal la acaba de poner el hasta ahora secretario general de la organización para la cooperación y el desarrollo económico, (OCDE) el mexicano (para deshonra de México y de los mexicanos) José Ángel Gurría.

Este alumno de la llamada “escuela de Chicago” neoliberal a calzón quitado en una charla en España ha soltado una frase que ha causado alarma social en todos los sitios…
Transcribo la frase tomada de una grabación directa:
“Si usted lleva un año de no  trabajar…y usted salió la semana pasada de otro trabajo…pues le tomo a usted…porque tiene la disciplina, porque tiene el ritmo, porque tiene la cultura etc…el otro señor lleva un año sin trabajar…quién sabe qué malos hábitos haya adquirido incluyendo el de no trabajar…”

Anteriormente otro alumno de la misma escuela soltó una hilera de “perlas neoliberales” como la que destaco:

SI NO TIENE TRABAJO, POR ALGO SERÁ “No voy a contratar ni loco a un parado. No son de fiar”


De este modo podría seguir, algo he ido soltando en otros artículos míos al respecto, http://tribunaavalon.blogspot.com.es/2012/09/el-dia-del-apaleamiento-del-desempleado.html
Estos enlaces como muestra de mis aportaciones, que tengo más; pero no quiero ser prolijo, que demuestran mi activismo por la justicia social.

Trataré de diseccionar lo que le ocurre a una persona que cae en el desempleo (disculpas si soy reiterativo, tómese como recordatorio).

Una persona está empleada, ha creado un proyecto de vida y de consumo que le han hecho creer que es lo natural, se deberá de casar, crear una familia y consumir bienes de consumo abundantemente, deberá de esforzarse por ser propietario de una vivienda y hasta de una segunda vivienda, deberá de poseer al menos dos coches (uno para él y otro para ella) y por supuesto un hogar magníficamente equipado con todos los electrodomésticos “imprescindibles para su calidad de vida”…

Además deberá salir de vacaciones a un lugar que ya le indicarán los comerciales que trabajan en su interés y felicidad…
Porque vosotros os lo merecéis como os repiten desde las marquesinas en su publicidad…

Este “paraíso de leche y miel” tiene unos efectos dañosos colaterales como son:
·        Necesidad de que los dos miembros de la unidad familiar trabajen.
·        La educación de los niños tendrá que ir a cargo de guarderías…
·        Un esclavizante nexo con el empleo…
Cuando ya está enganchado al “carro del consumismo”, por razones varias, cae en el desempleo…
Y comienza la rueda del infortunio a moverse, le amenaza con aplastarle…
Pasan los meses y no consigue empleo, la crisis que han creado estos mismos neoliberales con sus nefastas políticas le impiden encontrar empleo (ni siquiera uno indigno y mal pagado)…

Echa incansablemente y de manera inútil lo que le dicen que debe hacer: currículos por doquier…
¿Cuantos de estos “RRHH” miran su fecha de paro y lo descartan por parado de larga duración con posibles “hábitos desconocidos” como dicen nuestros neoliberales…?

Este círculo vicioso se cierra y ya es casi imposible el emplearse…
Mientras los neoliberales cargan desde el gobierno que aduciendo las enormes cargas sociales quieren eliminar las prestaciones sociales y otros aspectos de la llamada “sociedad del bienestar”.

Hasta aquí nuestro desempleado ha podido caer en el alcoholismo u otras drogas ¿Con qué dinero?...

Pero ha podido caer en otra actividad más dolosa para el neoliberal…
Ha podido empezar a pensar, a tenido tiempo de reflexionar por qué acabó en esta lamentable situación.
Habrá podido buscar culpables…
Incluso puede haber llegado a conclusiones…

Yo llegué a conclusiones y tomé decisiones de calado…
La más visible es una actitud de activista militante contra la injusticia social  venga de donde venga…
Desterré hábitos suicidas, mejoré mi salud y mi dieta, tomé actitudes vitales minimalistas y comencé la REVOLUCIÓN por mi mismo primero…
Declaré el disenso eterno con los neoliberales perniciosos para la sociedad humana…
Y soy activo en todas las actividades políticas que van en la dirección adecuada a mis reflexiones profundas…
Y como me gusta definirme: “Soy un desempleado, que no parado”.

Artículos relacionados:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *