jueves, 9 de mayo de 2013

Identidades







Resulta curioso como se puede llegar a solapar tu identidad 3D con la virtual o viceversa…

Hay cosas que en la identidad 3D pueden llevarte al desastre si no eres prudente y mesurado, donde puedes pagarlo muy caro…

En la identidad virtual puedes actuar cuantas veces quieras, comenzar o terminar como quieras, si has sido prudente y no has dañado a terceros, puedes reiniciar el sistema completo.
Solo tienes que formatear todo, empezar de nuevo implementando los conocimientos adquiridos y corrigiendo errores cometidos.

Todo esto es imposible el realizarlo (o al menos muy complicado) si haces caso de la moda imperante de poner tu foto y demás datos reales de tu identidad 3D.
Lo magnífico que tienen los avatares es que puedes realizar una constante metamorfosis virtual.

Una vez conseguida una identidad virtual a tu gusto (con los valores morales y las actuaciones consecuentes) los trabajas día a día con esmero y paciencia de artesano, logrando una existencia idílica, es cuando pasa a solaparte esa nueva existencia, que por ósmosis va impregnando toda tu vida 3D hasta llegar a ser un matrimonio indisoluble e indistinguibles uno de otro, de forma que ya actúas con las mismas formas,  maneras y valores en las dos identidades.

Al ser esto así, es por lo que se debe ser extremadamente cauto y prudente en la elección final de tu identidad virtual, pues ya aviso que puede llegar a ser definitiva…
Los valores morales que adoptes en la identidad virtual deben ser los más positivos que siempre han habitado dentro de ti, pero que los condicionantes externos de la realidad 3D les habían impedido ser visibles.

Sirvámonos del “laboratorio virtual” como campo de entrenamiento para realizar el experimento, que debe ser cuidadosamente observado mediante el conocimiento y el sentido de la intuición.

Creo que un escritor hace algo parecido cuando plasma en sus obras sus fantasías, construye una realidad virtual donde el protagonista (que inconscientemente se identifica con él) realiza lo que él mismo le gustaría hacer, pero que sus condicionante 3D le impiden…

En las redes, comienzas siendo (o cumpliendo) un determinado personaje, y al tiempo acabas practicando lo que realmente y profundamente te negabas o te negaron las circunstancias, y si has acertado con el personaje, al tiempo serás ya uno solo difícil de distinguir entre el personaje 3D y el virtual, en ese momento es cuando ya te planteas el “salir del armario” del mundo virtual y del mundo 3D y solapar ambos mundos.
En mi mundo 3D ya soy más conocido en mi entorno por mi identidad virtual que por la 3D donde solo soy un desempleado de larga duración en espera del subsidio final, mientras que en la identidad virtual me reconocen una personalidad más atractiva y eficaz que en la 3D.

La incógnita está en si esta “nueva” apariencia será determinante en el devenir de  la 3D.
Pero eso solo el tiempo tiene la palabra, pues yo no me atrevo a predecir nada.

Otra cosa también interesante es la elección del avatar, tanto la imagen como el nombre son parte inconsciente y otras veces no inconsciente (el caso mío)   del simbolismo que encierra esa acción de crear una identidad virtual. Encierra dentro de su simbolismo una expresión resumida y extractada de todo lo que se anhela o se presiente en el devenir del mundo anhelado.
Como desconozco lo que a otros ha llevado a elegir sus nombres e imágenes, cuento las mías propias:
El nombre de Ávalon viene de la historia fantástica de la isla mágica de Ávalon donde se dice que curas tus heridas y vuelves renovado…
De donde herido el guerrero lo llevaron las mujeres y curaron las heridas mientras le forjaban la espada Excalibur, volviendo vengador a defender el derecho y la justicia…
La imagen, esa no la encontraba, pensé en un acrónimo vistoso y en mil más…
Perdido en el proceso, paseando por mi barrio, observo una pequeña estatua de bronce en un señero parque de mi ciudad, es un famoso torero español que está brindando sus trofeos al graderío…
La figura de este torero (no su figura humana) simboliza muy bien como me sentía en ese momento.
El torero (o familiarmente llamado matador) es un humano que antes de la faena le invade un miedo enorme, hasta el punto de ponerse malo de miedo, pero lo supera y se enfrenta con enorme valor a una probable muerte muy dolorosa, con un respeto enorme al noble animal que arremete feroz y sin darle cuartel.
Él solo con los artificios propios de su oficio, consigue lances casi artísticos despreciando (solo de apariencia) el peligro de muerte…
Es el matador auxiliado por sus asistentes a lo largo de la faena, pero realmente él está solo ante el peligro que supone una fuerza de más de 500 kilogramos de músculo y hueso armados de dos pitones afilados que certeramente guiados por unos ojos inyectados de furia le buscan las entrañas.
En mi decidida resurrección virtual era la figura que encuentro de forma casual mientras meditaba en mi paseo la que expresaba el conjunto de sentimientos, un miedo enorme al devenir de las cosas, mi soledad en los lances y lo mortal de mi figura…
Por lo que decidí adoptar esa imagen del matador (en este caso es de Manuel Laureano Rodríguez Sánchez Manolete, muerto por el toro Islero al seccionarle la vena femoral).




2 comentarios:

  1. Es muy interesante tu reflexión Avalon. Y las cosas que hacemos, las solemos hacer por algo aunque muchas veces nosotros mismos no entendamos ese algo.
    Deduciría de tu avatar que te gustan los desafíos, y que das una importancia muy grande al valor. Al valor de verdad que es el que existe a pesar del miedo.
    Por otro lado una aspiración europeista, deduzco que más como concepto que como institución supranacional llena de parásitos desechados de la política nacional y sin control ninguno.
    También el orgullo ( que hemos de reivindicar sin complejos) de ser español.
    Y de fondo el cielo que opera de contrapunto a la figura triunfante del torero.
    Todo en movimiento hacia arriba, por estar mirado desde abajo.
    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario a mi reflexión que lo diseccionas de manera correcta, lo “clavas” que diría un castizo :-)
      Un saludo

      Eliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *