domingo, 6 de octubre de 2013

Etapa de ajuste y reflexión.






La existencia de un minimalista sobrevenido como yo mismo no es fácil ni está ausente de riesgo, ni libre de necesitar continuas reflexiones y ajustes de rumbo.
Y en ello he estado (y ya terminando)…

No he estado ausente de la Red de redes…
Al contrario, han sido protagonistas de primer orden en mis ajustes de rumbo. Algunas cosas han llegado al clímax previsto o intuido previamente, y ello ha hecho necesario esos “ajustes finos”.

Evolución es la palabra…
No cambio.
El agua siempre es agua y corre por el devenir como le permiten y le dicta la ley de la gravedad…pero su embolsamiento solo consigue reforzar la fuerza de su presión sobre el muro.

Algunas aguas  (hasta ahora libres de presión) fluían alegres y cantarinas…
A partir de ahora tendrán que adaptarse a las nuevas circunstancias.
……………………………………….





El minimalismo es = minimizar el consumo: NO.
Es racionalizar nuestra vida.

¿Por qué he minimizado yo mi consumo?
Porque soy un desempleado, soy un minimalista sobrevenido.

Si minimizan mi salario, minimizarán mi consumo, y minimizarán la sociedad…

Si a todos nos bajan los salarios, exigiremos que a los dirigentes se les bajen también.

Si nos minimizan nuestro estado de bienestar, les minimizaremos el suyo.

Nuevos guisos piden nuevos ingredientes  y formas de cocinar, y a veces nuevos utensilios de cocina: cambiaremos ollas a presión por Wok.


Si minimizan nuestras expectativas de vida deberemos tenérselo en cuenta.

Si NOS minimizáis estaréis maximizando vuestra ruina.

Si minimizan nuestro poder adquisitivo no maximizan ganancias solo exportaciones……y maximizarán  las razones para el desapego nacional.

Minimizando nuestras necesidades personales maximizaremos nuestra libertad de elección y conducta.






8 comentarios:

  1. Me dejas intrigada Ávalon.
    ¿No nos puedes contar cuales son esos “ajustes finos”?
    Me ha gustado bastante el decálogo minimalista del final.
    Un besote
    Marga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Marga, la carne es débil y las tentaciones fuertes…
      El mantener el “pulso” cuesta bastante, el vencer todos los intentos de desviarte de tus propósitos y hacerte cambiar, grandes y tenaces, por eso mismo he tenido que hacer “correcciones de rumbo” para no desviarme de la meta final.
      El decálogo resume el estado de ánimo del minimalista en ese momento…
      Gracias nuevamente por dejarte caer por aquí.
      Un besote para ti.

      Eliminar
  2. Me gusta la idea de la evolución, de adaptarse a las circunstancias. Y ojalá fuera cierto que todo esto pueda traer consecuencias para quienes son los culpables de que las cosas estén así. Aunque por desgracia lo dudo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siendo todo admisible…la evolución es más natural que el cambio, dicho cambio lo dejamos para las cosas u objetos, tales como cambiar el rumbo o la dirección del coche, o el mueble de sitio; la evolución es más de ser vivo, es el adaptarse al medio como forma de supervivencia.
      Que todo trae consecuencias…Eso no lo dudes siquiera un momento, solo que pueden ser consecuencias leves o graves y lesivas, pero que trae consecuencias eso es tan cierto como que hay Sol en el cielo.
      Los árabes tienes un dicho: “Siéntate a la puerta de tu casa y veras el cadáver de tu enemigo pasar”, claro que requiere paciencia y temple, aunque debemos siempre poner de nuestra parte un poco…
      Un saludo amigo Iván.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Amigo Francisco, es una alegría enorme encontrarte entre mis seguidores, gracias por tu comentario, espero que mis “parábolas” te sirvan para algo, o al menos te hagan sonreír.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Querido amigo, me gusta tu punto de vista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, y me resulta muy agradable que te guste mi punto de vista.
      Un saludo

      Eliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *