martes, 15 de abril de 2014

Fe de vida 6




ruido.(Del lat. rugĭtus).
  • 1. m. Sonido inarticulado, por lo general desagradable.
  • 2. m. Litigio, pendencia, pleito, alboroto o discordia.
  • 3. m. Apariencia grande en las cosas que no tienen gran importancia.
  • 4. m. Repercusión pública de algún hecho. Sus declaraciones han producido mucho ruido.
  • 5. m. Ling. En semiología, interferencia que afecta a un proceso de comunicación.
  • 6. m. germ. Hombre que hace tráfico de mujeres públicas.
Fuente RAE.

Un mundo realmente nuevo se ha abierto a mis ojos en la madurez de mi vida, me acabo realmente de conocer y casi sé a que he venido a este mundo y por qué…
Este nuevo conocimiento adquirido en mi retrospección personal, me ha reafirmado en muchos conceptos que pudieran estar cogidos con alfileres, entre otros muchos el concepto del minimalismo, que es no solo una forma de ver las cosas, es un punto de vista imprescindible en el propio desarrollo de nuestro proyecto evolutivo.

En la definición de la RAE española sobre la palabra “ruido”, se puede aplicar a este concepto minimalista que cito, los puntos del 1 al 5.
La acumulación excesiva de cualquier cosa, incluida la información que nos llega en tropel desde los medios de “distorsión” ruidosa, la magnificación de cosas que no son importantes ni necesarias para nosotros, la repercusión que se la da a acontecimientos públicos de poca sustancia,  las constantes situaciones “ruidosas” que no nos dejan comunicarnos con los demás e interfieren en el diálogo con nosotros mismos, tan necesario para nuestra “limpieza” de impurezas…
Todo ello junto, conforma una orquesta distorsionadora y ruidosa, que surte el efecto que posiblemente persigue: impedir que pienses y reflexiones.
Vas por la calle andando, en los transportes públicos e incluso en el coche; la mayoría de la gente tiene conectados los auriculares con un nivel de audio muy elevado, consiguiendo aislarlo del exterior he incluso de sus propios pensamientos. ¿Es lo que se pretende? ¿Por qué y para qué?
Se da la paradoja (he sido testigo de ello) de una pareja de “presuntos” enamorados, agarrados de la mano o sentados juntos, y cada uno absorto en su teléfono móvil, desde luego la transferencia de energía espiritual entre ellos era nula.
En mi nueva evolución activa, camino con los ojos, los oídos y la mente abiertos para conectar con mi entorno, atento a todo, pues nunca sé de antemano donde me está reservado algo personal e intransferible (no quiero dejar pasar ese “tren”), no permitiré que el “ruido” (intencionado o no) me aísle del entorno.
Es otro escalón evolutivo que subo de forma consciente.





2 comentarios:

  1. Excelente este darse cuanta de que la vida está atiborrada por el hombre de distractores que le sirven para escapar a su verdadera tarea vital. Por consiguiente, es lógico aunque paradójico que se autoengañe llamando "progreso" a los inventos tecnológicos que lo distraen de su auténtica evolución. Valoro, querido amigo, que sepas usar y disfrutar de la paz, la observación consciente y el silencio, en medio de todo el mundanal ruido. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que contento me pone el conocer que hay quien vibra en sintonía universal al igual que yo mismo, gracias una vez más por estar ahí amigo Gustavo.
      Abrazo grande para ti.

      Eliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *