domingo, 20 de abril de 2014

Fe de vida 7




Demolición programada del espíritu 

Me he dado cuenta de manera palmaria de unas acciones que se llevan a cabo de forma mal intencionada por parte de “algunos poderes” a través de los medios de “distorsión”, es un “ruido” que busca remover el afán de venganza y odio, la ira y la cólera, que son sentimientos muy humanos, y son muy eficientes demoliendo el escudo de fuerza del espíritu.
No son solo esos sentimientos los que usan (eso a pocos se les oculta a estas alturas), incluyen todos lo defectos “mundanos”, pero en esta ocasión, el motivo es el que os relataré un poco más adelante.

En esa orquesta de “distorsión” no solo emplean los artilugios tecnológicos para mantener “anestesiadas” las conciencias, impidiéndoles pensar en positivo, usan los espacios de ocio como medio para hacer vibrar en negativo y mermar tu energía espiritual que puedas haber conseguido con tu reflexión (el que reflexione) o con tus oraciones (el que ore).

Usan documentales o películas, cuyo contenido es una exposición grosera del mal, encarnada en personajes e historias llenas de acciones explícitas de dolor y maldad.
Unas camufladas y otras muy explícitas, todas ellas buscan el hacer salir a flote tu “espíritu maligno de violencia y venganza sin control”.
Hoy había conseguido un estado óptimo de energía positiva, una tranquilidad espiritual bastante óptima, todo conseguido por la profunda reflexión ejercida en los últimos días…
Tras un reparador baño semanal, la comida sencilla y sana que me había preparado, había culminado con la ingesta de un café, y me dispuse a ver una película para distraerme.
El error que he cometido es el mismo que el de muchos (de eso estoy seguro): la mala gestión de la selección de película, escojo una que parece de aventura de vaqueros, interesantes actores, pero ya desde el principio, la actitud prepotente de un malvado, empieza a hacerme enojar.
Al segundo pase de publicidad, la acción entra de lleno en unas escenas de maltrato animal como venganza personal del malvado, que incluso hiere gravemente a un indio.
Está tan bien llevada la acción, que ya intuyo la salida incorrecta del honrado vaquero vendedor de caballos.
Ya deseo fervientemente ser espectador de una venganza sádica por parte del “buen vaquero”, en mi mente, ya planifico cuál debería ser la venganza y en que grado la llevaría yo a cabo.
De momento noto, que mi ira es enorme, que me siento mal, que no estoy sereno.
Es cuando me doy perfectamente cuenta de lo que me está sucediendo: Me está siendo arrebatada telepáticamente o “telemáticamente” mi energía espiritual positiva, al sentirme mal noto que soy débil y cada vez más propicio a la manipulación.
Reacciono con extremo desagrado, ya reconozco muy bien esa intromisión, corto la comunicación.
A partir de ahora, ya no seré tan incauto, voy a seleccionar lo que entra en mí.
Solo serán cosas positivas, al menor indicio de intromisión controladora, corto la comunicación.
Reinstauro mi censura personalizada, pongo un “antivirus” contra el “malware”.
Me declaro en rebeldía activa contra los manipuladores.
Declaro la “tolerancia cero” contra las cadenas de “distorsión” y realizaré una lista de ellas para efectos de inventario, para no recaer en sus redes.

Me pongo de inmediato a escribir lo sentido y vivido, lo cuelgo en el blog y ya noto que he recuperado mi estado inicial.

4 comentarios:

  1. Dices que si te cabreas te sientes débil y eres propicio a la manipulación, ¿Como es eso posible?
    Te puedes cegar de ira pero no sentirte débil.
    ¿Explicación? porfi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que afirmas, te ciegas de ira…y pierdes la razón en su amplio sentido.
      La ira demuele tu escudo de energía positiva, te deja sin ella, te sientes vacío y desprotegido con un computador sin antivirus, saltan las alarmas y quedas inerme ante el “malware” que se instala en tu ser.
      Ya eres siervo del lado oscuro, tu desnudez te hace sentir desprotegido y solo se te ocurre ya obedecer los dictados del lado oscuro, ya estas perdido.
      De ese modo se hace necesario la desconexión con esos elementos de “distorsión” como medio de evitar que tu defensas caigan y se pueda instalar en tu ser.
      Creo que es suficiente, pero si deseas más explicación de cómo lo veo yo, no tienes nada más que decírmelo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Excelente reflexión. Cuesta encontrar una sola película, juego virtual, serie televisiva o incluso obra de teatro que no contenga un mensaje de violencia que deja un poso en el alma del espectador que se va sumando a otras capas similares, y que al unirse a los conflictos personales y vivencias desagradables que involucran a otras personas, detonan en esa ira tan bien mencionada por Alberto Antonio. Nadie puede parar esta alienación colectiva a favor del mal, porque en síntesis de este se trata, de activar la parte menos sana de cada persona a través de la vida cotidiana y de los mass media, con fines evidentes. Pero sí se puede denunciarla para que otros también la reconozcan y, como nosotros, tengan la oportunidad de salirse eventualmente de ella. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amigo Gustavo, grande es la tarea y ardua, pero más grande es el beneficio para el ser humano el denunciar al mal en cualquiera de sus mil caras.
      Pero se puede resistirle y vencerle, 1º en lo personal, más tarde cuando seamos “masa crítica” juntos uniremos fuerzas y aplastaremos al mal.
      Un abrazo.

      Eliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *