miércoles, 29 de octubre de 2014

¿Necesitas ponerte retos?



https://plus.google.com/u/0/

Un amigo, o mejor dicho, varios amigos y amigas, están metidos en la faena de imponerse retos, como forma de probarse a sí mismos, de mejorar su forma física vital, de ser más felices y estar mejor con ellos mismos.
Nada que objetar, pero indica (de lo que me alegro) que disponen de una vida llana sin apenas obstáculos, y algo (a su parecer) falto de “vértigo”.

Si tú no necesitas ponerte retos, pues la vida te ha llenado de retos y vallas que te obstaculizan el paso, esto es para ti.

Las dietas son para los que las necesitan, ningún hambriento precisa una dieta para adelgazar, lo mismo que ninguna persona necesitada necesita retos de minimalismo.

Lo que necesitas es conocer las técnicas de saltar obstáculos y el arte de esquivar vallas y la forma de alcanzar la meta.

¿Quién te puede enseñar todo eso?
Nadie, salvo tu experiencia.

No hay nadie, ni ningún libro de autoayuda que lo consiga, solo tu propia reflexión, y tu propia experimentación.
Solo puedes consultar en libros y sitios web: señales, indicios, experiencias ajenas, todas ellas compartidas por los protagonistas (que deberás seleccionar sin son experiencias propias, por lo tanto contrastadas al menos por el que lo cuenta, o son meros relatos para quedar bien y presumir ante quien sea, pues no olvides aquello tan español del refranero: “Consejos doy, pero para mí no tengo”).

¿Qué te puedo contar yo?
Solo mi propia experiencia, contrastada ya por 10 años de práctica.
Lo hago a través de mis escritos, casi todo con la etiqueta acción minimalista (7)economía desde el minimalismo (4)minimalismo (60) reflexiones minimalistas (13)

Pero te confieso una verdad, cuando lo he explicado, o he intentado que otras personas necesitadas, sigan mis “experiencias” he fracasado.
¿A que atribuyo este fracaso?
Pues se los he preguntado, y me contestaron que es que no tenían la voluntad de hacerlo, que estaban demasiado abrumados y no se sentían capaces de ello.
Con lo que saco la conclusión de que lo primero que se destruye es la auto estima, sin ella le falta la fuerza vital.
Te sientes una mierda, el sistema te descarta y todo tu mundo se va al mismo sitio como te sientes.

Cada uno de nosotros somos únicos, NO somos iguales, somos un prototipo solo parecido a otros, pero únicos, con lo que no valen las reglas generales de muchos “iguales” para ti, tú necesitas tú regla.

Decía Mary Tyler Moore  “ La adversidad alimenta el valor” y llevaba razón, los que la vida les ha puesto un camino llano, tienen que buscarse los retos, pero algunos millones de nosotros no.
Con mi carácter forjado en multitud de adversidades, he tenido el valor suficiente para encarar las dificultades, pero eso no les vale a todos, pero sí puede valerles las experiencias y el cómo las afronté, de ahí mi ahínco de compartirlas, en al esperanza de que a alguien le valga.

Capítulo aparte merece mi experiencia en este último periodo de mi vida, donde he encontrado lo que echaba en falta de manera inconsciente, lo que completa la fuerza y el vigor que precisaba, pues la vida no deja de ponerme obstáculos y situaciones muy comprometidas, y me está ayudando de una forma que ni sospechaba.
Podéis ver la evolución que menciono, también lo cuento, bajo las etiquetas  fe de vida (20).

En esta nueva etapa, han caído todos los velos, que a modo de falsos escenarios, me engañaban y me hacían sentir que vivía en otro mundo. Al caer, entró la luz, y vi más claramente los caminos, los equívocos, los erróneos y el recto, lo demás es seguir el camino que elijas, pero de ello dependerá tu destino, ya serán tus decisiones y no la de otros.

De ti depende todo, eres libre, y recuerda que hay Alguien que te ama y no te ha descartado, no valora nada más que tu corazón, mira en él y sigue lo que te diga.

2 comentarios:

  1. Me gusta Alberto, en mi caso particular si que he tenido que superar varios obstaculos a través de mi vida y es ahora cuando me estoy dando cuenta que algunos de esas "vallas" que tuve que saltar tal vez lo hice por seguir unos objetivos que no me conducían a la felicidad. Hoy quiero corregir ese camino y avanzar hacia una vida más simple.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por aportar tu experiencia, tengo muy claro que hay que desear poco y esperar todavía menos, para sentirse mejor.
      Un abrazo

      Eliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *