martes, 20 de enero de 2015

Blue Monday (el día más triste)



 Me he enterado este año que existe un día (el primero del año) que es llamado “el día más triste de este año de conformidad con una fórmula surgida en el 2005 por Cliff Arnal, investigador de la Universidad de Cardiff y experto en motivación”.
Se argumenta que son los efectos de los costes habidos en la “celebración” del final y principio de año y a la constatación del fracaso de nuestros propósitos a los que sumamos los 360 días que quedan en una incógnita y casi previsible fracaso por llegar.
Mi Amigo y blogero, minimalista y productivo Omar en su blog “Análisis realista, dice  (…) La realidad de las cosas es que no dudo mucho en que esta teoría tenga buena parte de razón, a muchos ya se les acabó el aguinaldo, adquirieron muchas cosas nuevas que ya no utilizan, volvieron a sus actividades normales, subieron algo de peso, y aunado a lo anterior, los cuando menos 12 propósitos no han visto ni siquiera la forma de ser iniciados(…)
Aporta su análisis y las soluciones desde su punto de vista en su artículo, pero yo soy verdaderamente crítico con las personas que han caído en esa situación, tienen lo que han sembrado en sí mismos, han puesto en valor símbolos y simbologías mundanas, cuando no rayan en la superstición pura y simple, y eso tiene su punto de ironía viniendo de una masa que se supone que está en la periferia de las “supersticiones” y muy cercana al “cientificismo”.

Este día, el llamado “día más triste del año” justifica por sí solo el artículo que escribí (sin conocer ese dato) el 1 de enero del 2015 que titulé: Mi acción más grande de extrema libertad

Para conocer mi postura al completo, deberéis visitar esa entrada, ahora solo pongo un trozo descriptivo: (…) En los anteriores años, cuando seguía esos ritos, siempre acababa frustrado y con un sentimiento de fracaso enorme, sentimiento de haber sido manipulado por todo el mundo, individual y colectivamente, era como un títere movido por una mano invisible con muchos dedos que tiraban de los hilos (…)

Mi soluciones al respecto, las apunto ya en ese artículo citado.

¡A ser buenos e inteligentes! Si se puede...

Artículos relacionados:

Evita sufrir la depresión del inicio de año

 Mi acción más grande de extrema libertad

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *