lunes, 14 de septiembre de 2015

Mi nueva "red social"



He cambiado de hábito, ahora voy todos los días a la misma hora al mismo sitio.
A modo de experimento (como los que gusta hacer a mis amigos Homomínimo e Ivan)  he trasladado, o mejor dicho, he convertido un espacio público (un enorme jardín) en mi nueva red social.

El pequeño parterre con su fuente de chorrito en el centro, rodeada de diferentes especies de árboles es el portal de inicio de mi nueva red social.
Desde allí conecto con el universo entero, cuando me canso, me levanto del banco y tomo un itinerario creado por mí mismo, que a modo de compendio, puedo visitar todos los “universos” que contiene el parque.

Mientras la climatología lo permita voy a visitar esa “red social” aún con paraguas y abrigo.

Cuando entramos en cualquier sitio por primera vez, nuestros ojos perciben una realidad que manda a nuestro cerebro en forma de impulsos, él los tabula de forma superficial, salvo que el estímulo sea muy fuerte; solo cuando visitas los mismos sitios, a la misma hora y todos los días, es cuando realmente tu cerebro comienza a “ver” la realidad.

Esa realidad casi no tiene nada que ver con lo que viste el primer día, se cumple el dicho: “nada es lo que parece”.
Somos varios miles los usuarios de esa “red social” simultáneamente, ¿Cuántos los mismos? Eso solo lo sabremos si somos asiduos todos los días, y a la misma hora y sitio.
Ya no llevo conmigo la cámara de fotografiar, ni uso el móvil para ello tampoco, solo me quedo con el momento que disfruto con mis cinco sentidos, he pasado de disfrutar las fotos (que solo veo cuando las descargo en el ordenador y poco más) a disfrutar la foto que realizan mis ojos que guardo en mi HD de la cabeza.
Ocasionalmente porto unos prismáticos de gran calidad para la observación de los animales del parque (sobre todo las aves).

Mi primera hora (si los niños me lo permiten) es de lectura y meditación, es donde consigo conectar con mi espíritu y la creación de Dios.
Como ya soy conocido por las personas habituales, que como yo practican la misma ocupación, no es extraño que socialicen por algún motivo, son contactos cortos, anónimos (no nos decimos el nombre ni nada en concreto que rebele nuestra identidad, solo lo hace el que quiere sin más datos de re-contacto, salvo que acuda voluntariamente al mismo sitio y a la misma hora) que me recuerdan los contactos en twitter.
Terminado el periodo de lectura y meditación, me levanto del banco, me dedico a la observación del entorno, pero esta vez en movimiento.
Es cuando al cabo del tiempo, te das cuenta de que nada es lo que te pareció al principio.
Lo que creías que eran parejas, no lo son; los que eran todos deportistas, tampoco. Descubres que hay “business” sorprendentes, no por el material, si no por los miembros, por ejemplo unas “mujeres de edad” aprendiendo a patinar, o a montar en bici  a cargo de jóvenes  de aspecto “alternativo” que presupongo que no son hijos ni nietos, y que tampoco hacen el “coaching” gratis total.

Prácticamente todo lo que encuentro en twitter lo encuentro en el parque.

Personas y animales son el objeto de mi curiosidad  antropológica y zoológica.
He conocido un caso animal de lo más curioso, que he bautizado como “la perra lesbiana”.
En el parterre de inicio, es habitual la presencia canina y de aves por la presencia de la fuente, que dada sus característica sirve tanto de abrevadero de perros y aves, como de bañera ocasional para ambos.
Los canes están sueltos y pululan con total libertad bajo la vigilancia de las personas que custodian las mascotas.

En “parterre-inicio”  nuestra perra protagonista, actúa como líder sobre los demás, si el perro que acude a olisquearle el trasero es hembra, ella se deja olisquear con gusto y solicitud, pero si es macho el “olisqueador” recibe un gruñido de desagrado.
Su “amistosidad” con las perras es tal, que en varias ocasiones ha iniciado una cópula imposible con ella, ejerciendo ella el papel de macho “copulador”.

Cuando está ejerciendo su liderazgo en el “parterre-inicio”  se acerca a todas las personas a moverles la cola amistosamente,  pero SOLO se deja acariciar si es una mujer la que lo hace, a los hombres no nos está permitido, prácticamente nos ignora.

Le comento esto que he observado y cómo la he bautizado yo, a su dueño, éste se parte de risa, y a grandes carcajadas se sorprende de mis observaciones que califica como cinco plenos en  mis observaciones y lo poco usual que es que alguien se dé cuenta de ello.

El control de plagas lo llevan a termino,  con el concurso de un “cuerpo de guardia” de gatos (entre otras acciones) éstos mininos están guarecidos en unas pequeñas  “gateras” disimuladas entre los arbustos, fuera del alcance de perros y personas (yo con mi observación  del entorno me he apercibido por casualidad, dado lo bien disimulado que están), la presencia durante el “aseo” gatuno de algunos niños, al verlos se han alborotado (los niños) con palabras como:
-¡Que fuerte papi, mira unos gatos!
Esta vez alarmados (los niños):
-         ¡Papi mira gatos! ¿Se comerán los patitos y los pececitos?
En esta sociedad de pusilánimes, nuestros niños ven a los gatos como si fueran tigres de Bengala, y no se perciben de que cuando echan pan a las carpas del estanque, acuden también los patos, y no han observado que los patos están más atentos a los alevines de carpa que a los trozos de pan, pues prefieren la “chicha” al pan o a los ganchitos de queso.
-¡Papi, papi, mira Mickey!
Poco después con decepción enorme:
-Jo… es mentira, hay un hombre dentro.
Tampoco es cierto, es una mujer de poco tamaño…

Me cruzo con un grupo de personas de ambos sexos de edad mediana, están comandados por una pareja de aspecto sesentaochista  (hippy), este grupo se abalanza hacia los árboles del entorno y los abrazan con mimo, mientras los hippy`s les dicen: -¡Que noten vuestro amor! (mientras éstos balancean la pierna derecha o izquierda de un lado a otro como un péndulo).

Mientras, la pradera de hierba está  llena en revuelto sin orden de parejas acariciándose de distinto género, mezcladas con personas del mismo género y en la misma actitud, junto con otros lanzando la pelota a  las mascotas; aquí la curiosidad del momento, han comercializado un cacharro para coger la pelota que les ofrece la mascota y lanzarla sin mancharse de babas perrunas las manos, lo cual al humano poco habilidoso lo único que consigue es darle un pelotazo al perro o al vecino de al lado (con gran apuro para todos, el receptor del pelotazo y al propio lanzador que se deshace en disculpas).

He de resaltar el gran civismo que observo, TODOS los tutores de mascotas recogen las cacas con bolsas y las depositan en las papeleras.

Las experiencias son múltiples, pero para no ser exhaustivo, creo que estos pocos ejemplos bastan, no obstante en otro momento podré volver con alguna crónica que crea digna de compartiros.

4 comentarios:

  1. Los ojos abiertos. Sin distracciones. Con este texto me has llevado allí Alberto. Y has demostrado lo mucho que se puede conseguir cuando se hace algo sin hacer ninguna otra cosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Muchas gracias amigo Iván por tu aporte.
      Un abrazote grande

      Eliminar
  2. Todos los días, en el mismo lugar y a la misma hora. El arte de la "atención". Me recuerda los días entre semana cuando voy andando al trabajo, me parecen todos los extras de una película.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífica analogía amigo mío, son y somos “extras” de una película, una película que unos viven como migrantes con una meta aún no alcanzada, que repetimos gestos y hábitos iguales todos los días, en un sinsentido claro la mayoría de las veces y llenos de banalidad y golpes al viento…

      Gracias por tu comentario, una abrazote amigo.
      Alberto Antonio

      Eliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *