viernes, 18 de diciembre de 2015

Feliz año 2016




El viernes por la noche recibí un correo inesperado, era un recuerdo y una felicitación para estas fiestas con buenos deseos; viene siendo normal en nuestras relaciones humanas civilizadas, pero lo que se salía de la normalidad eran los que me felicitaban: Álvaro y Lola.

Para poner en contexto la situación tendremos que recordar lo que acaeció  el pasado 1 de junio de este año que termina, que conté en una entrada con el título de “Amor correspondido” y más tarde en un encuentro que también publicité en la entrada  que titulé “Amor correspondido (la entrevista).”

En esa entrada decía: “En mis salidas exploratorias por la gran ciudad, me había tropezado con algo inusual, el comportamiento de los protagonistas de esta historia sin nombre (de momento) un hombre joven que está por la treintena y un perro mestizo.”

Tierna y entrañable historia de amor inter especies, hablo de amor de corazón, no de sensaciones de pasión mundana, de “almaabrazos” como dice mi amiga Alina, de pagar con la misma moneda a quién  antes le había  gratificado con esa misma moneda.

En el correo de buenos deseos para estas Fiestas de parte de los dos (cito al autor del correo), venía con regalo sorpresa, una foto de Lola.
Se la ve muy saludable a pesar de sus años y achaques, Álvaro me dijo que tenía la intención de salir de la “selva” urbana e irse a las afueras, a un sitio tranquilo donde Lola pudiera terminar lo que le resten de tiempo en paz y sin sobresaltos, pensado y realizado, se han mudado a las afueras y ahora Lola sale mucho más tranquila a pasear y dispone de una terraza muy grande en la que está todo el día al sol, ella sigue con su vejez pero de momento sigue luchando.

Me gusta en extremo enterarme de cosas como esta, son linimento para mi alma dolorida y las buenas noticias son siempre un bálsamo.
Desde esta entrada, además de compartirla con todos vosotros, amigos míos, quiero que sirva de postal de felicitación del Nuevo año 2016 para mis amigos, y en especial para Álvaro y Lola, que “tan buenos son conmigo” al acordarse de nuestro encuentro el pasado junio.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *