martes, 22 de diciembre de 2015

Me he quedado sin datos.


Pinchar para ver más grande




Como veréis en la captura de mi conexión a internet, me he quedado sin datos, y ello ha tenido como consecuencia que la conexión  ha bajado de velocidad.

Como de todo hay que aprender, he aprovechado esta circunstancia para aprender algo y descubrir lo positivo que tiene esta situación, y como sacar partido de ella.


Pinchar para ver más grande

En el esquema, presento los factores que he observado: Los he dividido en positivos y negativos.
Para trabajar con cierta eficacia, me he visto obligado por la práctica a trabajar con tres pestañas como máximo (cuantas menos mejor).
En esto coincide con lo apuntado por los maestros en productividad que sigo, tiene en sí mismo consecuencias buenas para uno mismo y el trabajo a realizar, como son la reducción del estrés, la mejora en la reflexión y el enfocar en lo realmente de interés, puesto que la excesiva velocidad va en detrimento del enfoque.

En los factores negativos está que no puedes entrar en ciertas web, dado que son “muy pesadas de datos” con su carga de vídeos y fotografías.

Se me ha impuesto una dieta forzada de videos y fotos.
Trabajar con Twitter me ha llevado a tener que configurar para que no me abra los vídeos automáticamente, solo cuando lo demande yo.
Otra cosa aparte son las páginas de la prensa, esos con los videos promocionales (que se abren de manera automática) generan una descarga inasumible para una persona con “anemia de datos”.
He realizado una “lista negra” en el sentido positivo de web y blog`s  “pesados”, de ahí que en interés de no ser gravoso, no cargue mi propia web en exceso (estoy estudiando la forma de suprimir algo).

La web del banco (por ejemplo) al estar temporizada, se desconectaba al cabo del tiempo de intentar entrar (y es que con la cantidad de banner y publicidad de auto bombo es muy pesada), he tenido que recurrir a los cajeros automáticos y sacar movimientos impresos.

Lo mismo le ocurre a web como faceboock y todas las basadas en el mismo criterio de descarga de fotos y vídeos, y es que han construido una red “que no es país para pobres en datos”.

Como conclusión: Si quieres que te lean, incluso los de baja velocidad: SIMPLIFICA.

Otra cosa que he aprendido: Trabajar al “ralentí”.
Copio y pego en hoja de texto lo que quiero reflexionar, cerrando la página al instante (y que se coman ellos su publicidad distractora).
Si el video me es imprescindible (y pocos lo son) lo descargo y lo visualizo después. Lo suelo pasar a marcadores de favoritos, y cuando no tengo datos, lo  pongo a descargar, puesto que ya no me importa que tarde 1 hora, mientras trabajo en el ordenador con las diferentes herramientas que uso.


Una forma de minimizar datos en las descargas, son la suscripción por email directo, y el mejor creo que es el más elemental, -por ser manual- que yo uso: Creo un grupo de google con el nombre del blog a seguir, mando una invitación al que lo desee y una vez aceptada, éste suscriptor recibe directamente en su cuenta de correo el copia pega de la entrada, y el mismo correo contiene un enlace de desistimiento a la suscripción, no puede ser más minimalista el sistema.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *