miércoles, 19 de abril de 2017

Nota del miercoles 19 de abril 2017



Los parámetros tensionales vuelven a sus límites convenientes…

Decía ayer que estaba “aprendiendo” lo que es el “sin vivir” del vivir. Todos lo sabemos ¿pero qué el vivir?
¿Conseguir lo que ansiamos, es vivir?

A veces pienso que tengo la esperanza de alcanzar el futuro, cuando el futuro es el presente, puesto que el futuro es el presente, hoy es el futuro del ayer, luego vivamos el presente puesto que el futuro no está asegurado.

No desperdiciemos el presente que es el futuro del ayer, y puede que no tengamos otra oportunidad, ese beso que nos guardamos, esa palabra amable que no decimos, ese abrazo perdido, esa llamada que no hacemos, esa mascota que no acariciamos, esa mano que no tendemos.

Recuerdo lo leído al respecto:
“Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo:
Tiempo de nacer y tiempo de morir, tiempo de arrancar y tiempo de plantar, tiempo de matar y tiempo de curar, tiempo de destruir y tiempo de construir, tiempo de llorar  y tiempo de reír, tiempo de hacer duelo y tiempo de bailar, tiempo de tirar piedras y tiempo de recogerlas, tiempo de abrazarse y tiempo de separarse, tiempo de buscar y tiempo de perder, tiempo de guardar y tiempo de tirar, tiempo de rasgar y tiempo de coser, tiempo de callar y tiempo de hablar, tiempo de amar y tiempo de odiar, tiempo de guerra y tiempo de paz.”
Qohélet, en el Ecclesiastes verso 3

¡A la mierda con la vergüenza! Pongámonos esa ropa que nos gusta y no nos  atrevemos por el que dirán, hablemos con esa persona con la que nadie habla.
Mientras nos cuidamos un poco por si de esa manera podemos alcanzar bien el futuro de mañana, pero sin obsesión, puesto que hay un tiempo para cada cosa.

¿Es ésto quizás VIVIR?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *