lunes, 30 de abril de 2018

Viaje en el tiempo, ¿una fantasía?

Unos tuit sobre un posible viaje en el tiempo me suscita muchas fantasías ver tuit:
https://twitter.com/nemesis_9348/status/989238914396381185

Estoy de acuerdo con este tuitero que decía que para sea posible los viajes en el tiempo, serían de forma inmaterial, es decir como ectoplasmas que no tienen cuerpo ni pueden interaccionar, sólo observar, el motivo es que toda acción siempre tiene una reacción, es física pura, por lo que no podremos intervenir en nada por nimio que sea, pues todo tiene su consecuencia aunque nosotros no la veamos.

En nuestro camino en la vida nos encontramos distintas alternativas o variantes, según la que tomemos intervenimos en la vida, en  la historia colectiva de manera diferente; mucha complicación para añadir el viaje en el tiempo, ya sea pasado o futuro; por eso y muchos otros factores, el espacio-tiempo sólo es uno para cada uno, pero no necesariamente tiene que ser de ese modo si se es un ectoplasma el que aparece en ese espacio-tiempo sin poder intervenir al no ser visible, no poder inter-accionar y no ser al mismo tiempo tocado de ninguna forma.
Lo complejo de las diferentes alternativas las estudié en el juego de ajedrez, donde estudias y reflexionas sobre las consecuencias que tienen sobre la partida un sólo movimiento; ahí aprendí algo muy importante: nada es despreciable por simple que sea, todo tiene consecuencias a veces inmediatas y otras a más largo plazo, incluso determinantes en la posición final y en el resultado de la partida.

Ahora voy a fantasear: De ser posible ese viaje, sólo será un viaje de ida sin billete de vuelta, puesto que un observador a la vuelta, todo lo observado incidiría en el devenir del presente y condicionaría el futuro, por lo que la ocurrencia de traerse la lista de premios de lotería no sería posible.

Me sugiere ese viaje unas cuestiones no menos importantes, como la cuestión de la supervivencia de ese "ectoplasma" que no necesitaría comer, beber ni dormir...
El desplazamiento pongamos que lo hace como el rayo, en un instante...
¿Cual sería la esperanza de "vida" del ectoplasma? Desde luego espero que no sea para la eternidad, por ser contradictorio con mis creencias y además un tremendo aburrimiento todas la eternidad observando vivir a otros muchos...

¿Quién con estas condiciones se prestaría a un viaje sin regreso?

Un remedo del viaje al pasado lo podemos hacer con un buen libro de historia, claro que no será observación propia, pero a cambio podremos volver a casa y comer, beber y dormir.

Viajando en el tiempo

Me voy a decidir, me preparo apenas, no necesito nada de equipaje, un ser incorpóreo no necesita llevar nada, el primer inconveniente a que me enfrento es la barrera de los idiomas y las costumbres del lugar que me propongo visitar a fin de entender los hechos y las palabras que oiga y vea.
Aprenderlos todos los necesarios me llevaría años, años de los que no dispongo ni aun para lo básico.
Me decido por ir a la época de Jesús el nazareno a los lugares en que Él predicó, el conocimiento de la Biblia me ayudará pero me temo que no sea suficiente.
He contactado con personas de relevancia y sabios conocedores de esa época, sus usos y costumbres, lo que me han contado lo guardo en mi memoria pues es lo único que me acompañará ya que las cosas materiales no pueden acompañarme, estaré sólo auxiliado por ella y por mi ingenio. Estas charlas me han confundido más que me han aclarado.

Espero que el "ingenio mecánico" que me "transportará" sea preciso y no acabe en un lugar o dimensión no deseada, como no hay "botón del pánico" no habrá solución.
Me dicen que al ser incorpóreo nada me podrá afectar al ser inmaterial, pero...¿Qué hay de la existencia de la antimateria?
Mi susto es grande, muy grande ya...

He llegado hasta aquí y no voy a dar marcha atrás ahora, comámonos el miedo y que sea lo que Dios quiera...

Entro en el tubo de cristal, desnudo como corresponde a un nacimiento, noto mi corazón muy acelerado, sólo espero que el transito no sea muy doloroso, respiro profundamente y mis pensamientos van para los que dejo atrás mía, mentalmente hago una simple oración y me encomiendo a Dios y cierro los ojos.

Escucho la cuenta atrás de los técnicos del laboratorio y sin pensarlo aguanto hasta la respiración.
Oigo mis propios pensamientos en mi interior con una rapidez increíble, no tengo consciencia del paso del tiempo, no calculo el tiempo pasado, sólo que ya no siento nada, ningún agobio, ningún sonido, ni siquiera escucho ya los latidos del corazón ni el torrente de mi sangre palpitar en mis sienes.

Abro los ojos y no veo nada ¿Me habré quedado ciego, pienso?
Pongo atención a los posibles sonidos, nada ¿Seré también sordo?

Trato de tomarme el pulso, pero no me toco nada, trato de pellizcarme por ver si siento algo, nada.

No sé cuanto ha pasado, ni dónde estoy, es la nada más absoluta, me empiezo a asombrar, mis recuerdo me traen las sensaciones de cuando era corpóreo y no es lo mismo a lo que siento que no se describir.

Pasado, digamos un tiempo, percibo o mejor dicho siento unos sentimientos de pena y de dolor ajeno a mi cuerpo, también un enorme "ruido" de sentimientos como si una marejada al igual que las olas se abaten en mi rededor. Son multitud de expresiones humanas y no humanas expresadas en sensaciones, que no en palabras.

Nada hay que me oriente de dónde estoy ni en qué momento, solo percibo múltiples y desordenadas emociones.

Pienso, ¿A que se debe que no vea nada ni oiga tampoco?
Recuerdo las lecciones de física: el sonido choca contra nuestros tímpanos produciendo una excitación en el oído interno que el cerebro traduce, al no existir la barrera física de la membrana del oído no hay excitación eléctrica.
Lo mismo con los ojos al no existir la lente del ojo sin mácula que reproduzca sensaciones eléctricas a las neuronas, no hay nada que traducir.

Me resigno a percibir sólo emociones, pero éstas no me orienta en nada, son un torbellino mezcladas y aún no sé cómo filtrarlas.
No me atrevo a moverme, claro que tampoco lo se hacerlo y no creo que sin conocerlo sea prudente intentarlo. Claro que si no lo intento no sabré hacerlo, éste es mi dilema que empieza a preocuparme ya seriamente.

Sigo atento a las emociones por ver si las puedo filtrar de alguna manera, algo que me está incomodando es el no saber el tiempo, si es mucho o poco, recuerdo haber leído que el tiempo no es igual para un ser que vive una hora en todo su ciclo vital que para una tortuga, por ejemplo que lo cifra en más de cien años.

Un año mío era de 365 días y eso dependiendo si era bisiesto o no ¿Cómo será el día en un ectoplasma incorpóreo? ¡Dios que angustia!

Siento "cerca" una emoción de misericordia, no sé si es a mí o es a otro...

No sé qué ha pasado, ahora siento mi corazón ¿Estoy vivo? Me pulso y ahora noto mi corazón que está a punto de explotar ¡Dios mío  que dolor! Grito y el fuerte sonido atrona mis  oídos, abro los ojos y veo en mi derredor a muchas personas que se ocupan de mí y me ponen multitud de cables, sufro una convulsión de violentos movimientos.

He vuelto a dónde, no lo sé. Desconozco el sitio, las personas son similares a las que dejé, pero el ambiente es distinto y el laboratorio también.

Cuando lo sepa puede que os lo cuente...

Continúa en https://tribunaavalon.blogspot.com/2018/05/en-otro-tiempo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *