miércoles, 18 de agosto de 2010

Nos han acostumbrado a vivir con recursos ajenos.




La frase del día:" Acostumbrados a trabajar con pocos recursos propios y muchos ajenos."

Es el origen de todos nuestros problemas.
Nos han metido en el cerebro que debemos perseguir unos bienes de consumo, bienes que no podemos comprar, pero con un crédito eso es posible, además nos dicen constantemente el mantra: “porque nos lo merecemos”.
¡Como no vamos a pedir un crédito si me lo merezco!
¿Qué para ello me tengo casi casar con mi prestamista? Pues me caso…
¿A caso no me lo merezco?
Todo es producto, no de la educación, es de la propaganda que nos emiten desde sitios interesados.
Si ponemos atención en la publicidad, nos daremos cuenta de la verdad de este aserto.
Cuando quiero entender una determinada sociedad, no miro los libros sesudos de historia, ni tratados igualmente sesudos a cargo de gente muy preparada. Yo voy a las hemerotecas (si las hay de ese periodo de tiempo) y miro no en las noticias (que seguro que están dadas por la óptica de la política dominante) voy directamente a los anuncios.

La publicidad no se anda con subterfugios, va directa al vientre de la población, sea ciudadanía, sea súbdita o víctima.
Puede ser esta publicidad estatal, del partido dominante o de las industrias, de cualquier forma nos dará un fiel retrato de por donde va ese periodo histórico de una manera mas fiel y exacta que otro medio (siempre mediatizado por algo).

A un constructor eminente español, le pregunto un presidente Italiano: ¿Y usted que construye?
A lo que respondió el interpelado: " Yo construyo voluntades."

Es lo que la publicidad detecta, las voluntades que se están construyendo y se pone al servicio de esos constructores para generar su negocio.
De modo que si estudias la publicidad emitida en un periodo de tiempo te haces a la idea de como van las cosas.

Ojeemos someramente un diario de tirada nacional, pasemos de largo por las secciones de noticias y opinión y centrémonos en los anuncios (que es curioso, están insertados en las páginas que están cerca de los temas que le interesan a su nicho de clientes).
De esa forma veremos donde están los demandantes de sexo, los de dinero en forma de crédito, de dinero rápido (pero con altísimos intereses).
Al mismo tiempo detectaremos que mitos les preocupan a la población (suyos propios o inducidos) Gimnasios que prometen tener un cuerpo como el de las personas de referencia (artistas y modelos) sin tener en cuenta que la mayoría ha sufrido el efecto de técnicas fotográficas engañosas.

Entro en la hemeroteca del ABC (grandiosa experiencia) me voy a los llamados "años del hambre" y un anuncio recurrente son varios reconstituyentes contra la anemia.
También encuentro uno muy curioso: un laboratorio anuncia una "medicina"- cocaína para levantar el ánimo.

No cedo a la tentación de seguir poniendo ejemplos, dejo al lector la dicha de ejercitar por su cuenta la labor de "investigador" en el tiempo de su gusto que a buen seguro le va a distraer más que una buena película.

2 comentarios:

  1. Felicidades por el artículo, Avalón.

    Los que se casan con los prestamistas y usureros, por objetos inservibles, no se merecen más de lo que reciben. Es decir, una relación de esclavitud, en la que sólo les piden dinero y dinero, para un pozo sin fondo, que sí tiene muchos fondos -espero que me perdonen la gracia-.

    Respecto a la publicidad, es verdad bebe de la sociedad, pero tambien se alimenta de otra publicidad -ideada por malos escritores, los publicitarios- y de referentes que exageran, deforman o maquillan. De ahí se extrae mucha información útil de los complejos, problemas, ... de una época. Pero creo yo, no son reflejo directo de toda la realidad.

    Por ejemplo, lanzo esta pregunta, ¿consideran que en algún anuncio de televisión muestran a personas como usted?



    Un saludo
    Paco

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu opinión amigo Paco,es desde luego mi visión de la cuestión y así la pongo.
    Y desde luego no me veo nunca identificado con ningún personaje de anuncio...(pienso que debo ser "peculiar" y me salgo del molde)

    ResponderEliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *