Ir al contenido principal

Entradas

TRADUCTOR

Motivaciones y objetivos.

Es muy importante conocer las motivaciones, las propias y las ajenas. Conociendo la motivación veremos cuales son las líneas rojas que no pasarán, es decir por lo que están dispuestos a aguantar todo o casi todo. El vecino de al lado.  Generalmente depende de una entrada de dinero para mantenerse en ese nivel de confort, -que suele venir de un salario-. Puede depender del presupuesto público -con lo que posiblemente es funcionario o asociado a una institución, ya sea por subvención o por trabajo contratado con alguna administración - con lo que podemos aventurarnos a pensar que no tendrá comportamientos anti sistema. Generalmente es común a todos el interés pecuniario, y el temor a perderlo es un acicate muy poderoso. Con ser muy importante no es el único, está la reputación social que es algo que unos llaman “honor” y otros “importancia social, fama, Vip, y mil nombres más, pero que todos inciden en la autoestima y el ego. U N TRABAJADOR POR CUENTA AJENA Son los más numerosos, más “
Entradas recientes

El triunfo en la vida.

Estando hoy escuchando un refrito en la radio -algo que abunda en estas fechas de vacaciones y crisis-  el periodista estaba hablando de “Arturito Pomar” . Recuerdo que en aquella España hubo un niño prodigio que si hubiera sido niño soviético, a buen seguro que hubiese llegado a campeón del mundo, pero le tocó nacer aquí, y por aquellos tiempos no se llevaba hacer excesiva propaganda de un hecho así. Pero de lo que deseo hablar es sobre la fama, en la entrevista se mencionaba que solo tuvo una salida en la vida: que lo hicieron funcionario de correos (algo que no estaba al alcance de todos y era un sitio digno) y que sus competiciones se las pagaba de su bolsillo, -ésto último tan escaso y sorprendente en estos tiempos de subvenciones y prebendas- y poco menos que decían que era un “juguete roto del gobierno de entonces. El triunfar en la vida es ahora sinónimo de ganar dinero y posición social, pero eso no indica que el sujeto o “sujeta” sea feliz. Como digo en una de mis últimas en

Tres amigos.

“La Sombra “ ha estado dándoles la tabarra a Ávalon y a Antonio, el autor de “La  papelera” , para tener una reunión entre los tres a fin de conocerse mejor, ya que sólo tienen en común que se siguen mutuamente, y al parecer creen tener mucho en común. -Me alegro mucho, estoy muy feliz de haber conseguido de vosotros que vengais a ésta reunión que  como una quedada de amigos es, soy seguidor y admirador tuyo  admirado Ávalon - como ya te he dicho en otras ocasiones en privado y en Twitter-, para tener una charla entre nosotros, y me alegro así mismo de verte en persona Antonio,  y poner rostro a esa Sombra que me intrigaba. Si te parece bien, Ávalon, podemos empezar por hacer una presentación cada uno de sí mismo para que no se nos acuse de parcialidad, ya que la parcialidad será tan obvia que parecerá imparcial. ¿Por qué no empiezas tú amigo Antonio? -Pues no sé por dónde empezar, soy Antonio -no es mi nombre verdadero- y ahora escribo en un blog que se llama la Papelera, lo demás no

Una respuesta a una amiga.

  Esta entrada no es una entrada inspirada, es debida a la voluntad de hacerla. Mi estimadisima amiga Anny Zen @AniZenFlo me pregunta en TW: ¿Podrías hacer una entrada sobre cómo escribes? En el tuit le digo: Con el corazón fundamentalmente, con la experimentación personal -pues nadie puede escribir de lo que no conoce -a veces pienso que quién me inspiraba -que entonces no conocía- la lección me la daba haciéndome vivirla. Te acepto   la sugerencia, veré si lo consigo. Pues reiterandome en lo avanzado en el tuit, tengo que añadir que lo fundamental en mí al principio es haber tomado el hábito de tomar nota de todo lo que sucedía, de mis reacciones y mis pensamientos al respecto, -núnca camino sin tener a mano algo para escribir- y ahora con la tecnología, las fotos no me faltan. Escribía en el pasado a mano primeramente, posteriormente me he pasado al procesador de textos que me permite procesar el texto más a mi gusto y con menos trabajo. Hoy escribo primero en una hoja que trabajo,

Sociedad acomodaticia y nicolaíta

Sociedad acomodaticia y nicolaíta. 1  Estudiando el comportamiento humano, estoy comprobando que  desde hace milenios se está comportando de la misma manera que hoy mismo, que adolecieron de los mismos vicios y comportamientos que hoy día. La sociedad de entonces, cuando el imperio de la  Roma de los césares, -que era una sociedad muy avanzada en ciencias y política- ya se daban los comportamientos que hoy, como digo, se manifiestan, después de 2000 años y la sociedad romana sigue seduciendo, y ahora llaman a esa sociedad: “una sociedad avanzada”. El imperio romano fue destruido por la invasión bárbara -o eso me contaron en el colegio- pero creo que fue una conjunción de factores. Tras muchos años de dominio del mundo de entonces, lograron dejar “su herencia” envenenada, cierto que de ellos tenemos el llamado “derecho romano” por el que muchos nos regimos, pero también nos legaron la corrupción, la esclavitud, el ser ricos a costa de otros y lo que ahora llaman “nuestro modo de vida”

Pandemia y minimalismo

La pandemia ha obligado a una sociedad totalmente alejada del minimalismo en cuanto a sus hábitos, a adoptar forzosamente un frenazo, cuando no un cambio radical en su modo de vivir. Esa sociedad otrora consumista compulsiva ha visto como primero era confinada en sus domicilios, limitado las salidas para visitar grandes centros comerciales, eventos multitudinarios, quedadas entre amigos, y otras mil vicisitudes que todos conocemos. ¿Y cómo ha afectado a un minimalista todo esto? Para conocerlo habría que preguntar a los propios minimalistas que como no son un patrón fijo seguro que nos darían muchísimas respuestas, pero yo sí puedo contar como me ha afectado a mi.  Tomé como es mi costumbre nota de casi todo desde el principio, ahora puedo, volviendo a leerlas, sacar conclusiones de lo que le sucedió a la sociedad de mi entorno. Contada como una crónica puedo leer sobre el primer día del anuncio de la pandemia:  Día #0 La gente se crispa y en esa situación se lanza al super para acumul

Cambio y explicación

  Como veréis queridos y amables seguidores, he cambiado la imagen y la presentación de La tribuna de Ávalon. Después de 10 años había “envejecido” como su autor, que había llegado a “secarme” respecto al primitivo ímpetu. Comencé con una pasión reivindicativa propia de una persona que había sido expulsada por la sociedad del mercado debido a diferentes reestructuraciones ajenas a mí, pero que fuí una víctima de las diferentes crisis, traté de sobreponerme, “me re inventé” como le gustan decir a muchos, pero la verdad es que muté en un activista de mi causa, que era la de otros que no supieron o no quisieron unirse a nuestra causa. Os lo he ido contando post a post con diferente acierto, pero ha sido un relato con el corazón. Posteriormente sufrí una evolución natural al, tratando de sobrevivir en permanente crisis, mucho peor que la que se nos avecina, adquiriendo y desarrollando una filosofía de vida que me permitiera sobrevivir por años a esa crisis, me refiero al minimalismo adquir