viernes, 3 de abril de 2020

Re edición seis


En la re lectura que estoy llevando a cabo, tropiezo con una serie que bajo la etiqueta "fe de vida", son un auténtico manifiesto de la espiritualidad que ha ido creciendo, primero fue una "pequeña semilla" que a lo largo de los años estaba latente en mi mente, que el pasar de los años de vida con sus experiencias y tribulaciones, llegado un momento cumbre eclosionó y empezó a crecer de manera exponencial hasta el día de hoy.
A lo largo de esta serie, podemos asistir al renacer de un hombre nuevo, que sin olvidar sus errores, los asume, se hace responsable y trata de corregirlos en lo que le es posible, sabiendo que lo hecho anteriormente tuvo sus consecuencias posteriormente, que no puede valorar hoy en su totalidad al no haber pasado el tiempo suficiente para conocer la totalidad del "guión de vida".

http://erikjohanssonphoto.com/work/diamond-in-the-rough/

........................................................................................
En mi renacimiento, se estaban quedando arrinconadas cosas muy importantes por el empuje de lo accesorio a la realidad diaria. Lo actual primaba sobre lo auténticamente importante, lo único realmente importante quedaba relegado al rincón del olvido por el empuje de lo inmediato.
Pero nada ocurre sin consecuencias, la consecuencia es un vaciado del interior de tu cuerpo que nada lo ocupa, solo la nada o lo sin sustancia de vida.
Nos dicen que tenemos que ir hacia la Felicidad, que esa debe de ser nuestra única meta, y nosotros creemos que se refieren a valores mundanos, pero es una felicidad falsa, solo es una sensación temporal y cada vez con menor capacidad de saciar.
Estoy reflexionando sobre ello, he vuelto a repasar los rincones abandonados, donde he encontrado sustanciosas palabras llenas de vida, de vida auténtica, de valores propios ya olvidados y algo herrumbrosos por el paso del tiempo.
Esos valores permanecían en mi interior agazapados, en espera de ocasión propicia, los retomo con amor y mucho cuidado para no romper esa pequeña llama, a la que alimentaré para hacerla grande.
Ese cuidado me está siendo en extremo placentero, he recuperado mi ilusión de niño y estoy redescubriendo  un mundo nuevo que confirma muchísimas cosas de lo por mi reflexionado y vivido hasta hoy.
No está exento de trabajo, pero como disfruto, ya no es trabajo, sino gozo.
Permanezco atento a las redes sociales aunque apenas participe en ellas (solo como observador silencioso), leo los blog de los amigos y sigo sus aportaciones en twitter, pero silente.
Dependiendo de mi evolución, volveré cuando esté fuerte,  cuando esté previsto que vuelva, lo que desconozco es el como, pero siempre desde mi corazón.
Un abrazo a todos.

jueves, 26 de marzo de 2020

Re edición cinco




Esta entrada que reedito, escrita hace seis años, es el compendio de mi re conversión interna que hace muy poco se ha producido en mi espíritu y mi mente, es la explicación de la entrada precedente "re edición tres", en la que se establece un diálogo entre el yo mismo del pasado y el yo mismo del presente. Tuve el acierto desde el principio de ir tomando notas del vivir mío de cada día, eso y la propia memoria me ha permitido hacer un guión de lo acontecido y especular las explicaciones de una muy difícil explicación racional usando el cientificismo.
Por eso mismo, ese libro de notas, siempre será la más pura e imparcial crónica de vida, sin maquillaje ni edulcorantes que distorsionen la realidad ocurrida, aunque no siempre quedemos guay, y por supuesto es aconsejable que sea privado para no inculparnos nosotros mismos.
En cierta ocasión me encomendaron realizar unos informes técnicos de vital importancia, yo rechacé esa comisión porque sabía de antemano que agitaría muchos avisperos, me dijeron que sabían que yo era el más indicado y capaz de hacerlos, y que si me negaba me abrirían un expediente con severas consecuencias, las hubo desde luego, pero fue para todos. Hoy cuando he repasado "la película" de aquellos acontecimientos que ocurrieron hace 30 años, he podido ver las consecuencias y muchos porqués de aquel trozo de la película vital mía.

.........................................
Una ventaja que tengo como persona mayor, con respecto a otra persona de menos años, es que tengo hechos vividos suficientes en número, fotografiados en mi memoria, para disponerlos en secuencias. Estas secuencias pueden contar unos acontecimientos, que por separado no tienen explicación coherente, son solo hechos pasados, sin por qué ni para qué.
Pero inteligentemente examinados, son miembros de un guión, y ya con un sentido. A veces el sentido de unos hechos ocurridos años antes, tienen su explicación años después.

Me he aplicado a mí mismo esta teoría (como siempre hago) y he encontrado explicación a hechos vividos por mi mismo, su explicación me ha turbado bastante, he descubierto cosas y tendencias propias que estaban ocultas a mi entendimiento de corto alcance.
Las personas observamos generalmente sin perspectiva, a corto alcance, con lupa de 4 aumentos por ejemplo, si cambiamos la perspectiva, ángulo, distancia de enfoque u otro parámetro, veremos otras formas y direcciones.

En una película, una serie de fotogramas, puede representar un  drama, un crimen o una apasionada escena de sexo, todo depende de la escala de observación.

Los que hayan escrito un guión vivo de su vida, o los que tengan memoria suficiente, y lo escriban retrospectivamente, pueden encontrar con los años una explicación a sus propias derivas y acontecimientos.

Esta experiencia propia, me ha descubierto la explicación a los misteriosos resultados que me acontecieron en mi existencia, yo los atribuía a la “baraka”, a un geniecillo guardián e irónico que me protegía o me reprendía indistintamente según el caso, pero solo ahora he descubierto lo que era. Nada ocurre sin consecuencias, en el humano nada es al azar, aunque lo parezca y así lo creyera durante muchos años, mi pensamiento cientificista no me  permitía pensar de otra manera, estaba errado.

He descubierto, por ejemplo, que fui en una etapa instrumento de la Providencia para reírse de algunos “sabios” de este mundo, a los que puso en ridículo por medio mío.
Otras veces somos el instrumento por el que el necio o  el malvado se ve descubierto.
Cada vida nuestra está trufada de acontecimientos, que unas veces diremos que es producto de nuestra valía personal, otras de la fortuna traviesa y caprichosa, otros están convencidos de su signo astrológico, pero la verdad solo la podremos saber cuando podamos ver el guión lo más completo posible.
En ese guión está una parte importante, el libre albedrío.
En una ocasión de la que tengo constancia personal ahora, haciendo uso tenaz de mi libre albedrío, erré de manera manifiesta, desoí las alarmas, y en mi ejercicio de libre albedrío, erré y tardé años en corregir el rumbo. Pero eso solo lo puedo saber hoy, cuando veo una secuencia larga, tan larga como solo lo puede presentar los años de vida, recuerdo esa frase de una persona que ha estado al borde de la muerte, que siempre dice “La película de mi vida, pasó ante mí en segundos” y gracias a esa “película” al sobrevivir, su vida cambia de manera sustancial, ya no es la misma, ya todo lo ve diferente, pues todo tiene una explicación.
Todos tenemos un guión, los más jóvenes es un “corto” los mayores un “largo”, pero todos podemos hacer un “visionado” de esa película; encontraremos explicaciones e indicadores de en qué dirección vamos, de nosotros dependerá el resultado final.
En mi caso en particular, he descubierto que núnca he estado abandonado, que siempre he sido protegido, incluso de mi mismo, que a veces uno mismo es su mayor enemigo, cuando he tenido esta costatación, mi vida ha dado un vuelco enorme, he visto el camino, ya no quiero dejarlo, cierto que no es llano, que tiene piedras en el camino y muchos peligros me acechan, pero camino con soltura pues veo luz en el camino y no voy a oscuras, camino sin miedo y con confianza, pues Dios es mi compañero.

miércoles, 25 de marzo de 2020

Re edición cuatro

Cuando escribí esta entrada me guiaba lanzar un mensaje de bondad, de dar testimonio de ejemplos de misericordia existentes en nuestro entorno municipal, pero omití una verdad inocultable en un mundo que no es así, mi acción fue de una hipocresía "buenista" lamentable: observar el detalle del asiento de la parada del bus, me refiero al resalte, especie de ladrillo que divide el asiento en un tercio, quedando de hecho dos asientos uno donde caben dos personas de manera holgada y en el otro para un sola.

¿Cual es el motivo de ésto, el segregar o dar intimidad a un tercer usuario? 
De eso nada, es el de impedir que el asiento sirva para que no se pueda dormir en ellos, la misma función tiene los asientos del metro de acero a dos niveles, sustituir los habituales bancos que sirven de "nido" a los que se meten a dormir en el metropolitano, por lo que llamarles asientos de misericordia resulta un enorme sarcasmo.

......................................................


Paseando por el paseo del Prado en Madrid, observo algo singular: Un hombre de edad avanzada se agachaba con dificultad y vertía agua de una pequeña botella de plástico en una pequeña planta que intentaba sobrevivir en una hendidura entre la pared de granito y el granito de la acera que bordea el Museo Thyssen-Bornemisza; vano intento por lo exiguo y yermo terreno de labor, pero el hombre lo intentaba, parece ser que su cerebro empatizaba con la semilla germinada de un arbusto cercano. Me llamó la atención el estado psicológico que le llevaba a tener misericordia con ese brote de vida.


http://www.guiadeviaje.net/espana/imagenes/madrid-metro.jpg

Me monto en el metro de Madrid para desplazarme más rápido y al mismo tiempo huir del calor sofocante que nos asola en la superficie, la mirada se me fija en ese “resalte” del que disponen algunos vagones de metro (exactamente 4 por puerta) es una especie de respaldo, de un metro de altura por medio metro de ancho, tiene en la zona media una especie de asiento, inclinado 45º de manera que solo te permite apoyarte sin deja de estar de pié.


¿A que me recuerda esa forma?
Ya doy con ella, la memoria me retrotrae a mi niñez, ese mismo “artilugio”  lo vi en el coro de la catedral de mi ciudad natal, entro en internet y lo busco, lo encuentro y se llama “asiento de misericordia”.
Cuando bajo en mi estación, observo esos soportes de acero, son soportes a dos niveles que permiten estar apoyados pero no sentados (por cierto no los puedo usar ni esos ni los otros por su altura, pues parece que fueron diseñados para los parámetros de altura nacionales actualizados y yo estoy ya “descartado”) también deben llamarse “asiento de misericordia”.


Camino un poco, me encuentro con las nuevas paradas de autobús, a las que han dotado de un “artilugio” parecido, nadie nos lo explica, pero debe de ser el mismo concepto, al lado derecho/ izquierdo (según se mire) hay un soporte que ya identifico como un soporte de “misericordia”.



Ahora estoy reflexionando sobre ello, me he dado cuenta que no es baladí (dado quienes tienen preferencia por su uso).
Me malicio que en su intención original, la creación en los transportes públicos de estos artefactos no es asunto que tenga que ver con la misericordia, pero como muchas veces en la vida, unos se proponen y otros disponen.

Termino mi periplo y entro en el Banco de España, el motivo no es otro que el hacer un favor a un inmigrante sin papeles, a quien le han dado algo de ropa en un acto de misericordia, y en un bolsillo de una chaqueta se encontró muy dobladito, un billete de 10.000 pesetas de 1986.
Desconoce nuestro sistema económico-monetario, el billete le parece importante, y por medio de un amigo común inmigrante (este con permiso ya) que ha aprendido español bastante eficientemente, me piden que si le hago el favor de cambiárselo por moneda en curso, la figura del rey y del príncipe les ha dado esperanza de que es algo valioso…
Acepto el encargo, y este es el por qué de mi estancia por primera vez en mi vida en el banco de España como usuario.
Salgo con 60 € y diez céntimos que habrá incrementado significativamente el regalo de misericordia inicial.

Como veréis, fue un día muy señalado y lleno de misericordia, hay otros acontecimientos de este día (también llenos de misericordia) pero esos los medito y los guardo en mi corazón.








miércoles, 18 de marzo de 2020

Re edición tres


En esta reflexión, mi yo espiritual quiso expresar lo que estaba pasándome a mí mismo en mi interior, yo soy los tres personajes que en mí existen y existieron, las tres etapas de mi vida: la juventud alocada y llena de ganas de vivir emociones, la edad media o madura donde la vida con sus forja a golpes te moldea el carácter y la madurez y sabiduría de la edad, pero siempre, todos, con el mismo objetivo final: traspasar la nevadas cumbres.
El joven impetuoso pasó por tantas vicisitudes que hubo un momento que le cambió el carácter, le endureció el rostro y se plegó en sí mismo, pero no perdió la capacidad de aprender hasta llegar a anciano con su experiencia y su sabiduría contrastada. Se establece un diálogo entre el yo joven y el yo anciano en este bucle temporal que lo hace posible. 












Tres caminantes, uno casi un anciano, se apoya en un sólido bastón largo de nudosa madera, otro es un joven entusiasta y algo alocado lleno de energía y el tercero es un hombre de edad mediana de gesto adusto encerrado en sí mismo, se encuentran en una encrucijada, una presenta un sendero pedregoso que serpentea hacia un valle verde y con riachuelos, en él se aprecian los movimientos de bestias salvajes que deambulan en libertad total…
Al final de ese valle comienza una extensión desértica que linda con unas altas cadenas montañosas en las que se aprecian a  enorme distancia, nevadas cumbres…
El objetivo de los caminantes se encuentra al otro lado de la cadena montañosa…

Otro sendero se presenta llano, de una arena fina, consistente y firme, color albero, bordeado de florecillas silvestres al linde con un enorme muro,  impenetrable a la vista de setos y enormes árboles que oculta un precipicio de una profundidad inmensa en proporciones…
El camino está plagado de suaves curvas a derecha e izquierda, si levantas la vista, ves al fondo la imponente silueta de las nevadas montañas…
A la entrada de este sendero, los caminantes disponen de cómodos y estables triciclos a su disposición…

El tercer sendero enfila derecho en lo que parece una cuesta abajo, con un asfaltado camino hacia un túnel negro en su enorme longitud en la que parece adivinarse una luz al final…que pueden ser las montañas, pero no tenemos medio de corroborarlo…

Estando los tres caminantes en reflexión sobre que sendero tomar hacia el destino común, se unen a la encrucijada otros grupos de caminantes que van incorporándose al grupo…

Mientra los tres caminantes reflexionan, grupos de personas toman los triciclos y en algarabía grupal se internan por el suave sendero de arena albero...
Los triciclos se reponen automáticamente por otros nuevos…

Otros grupos inician la cuesta abajo hacia el túnel…

El anciano del bastón ha terminado su reflexión interna, se levanta apoyándose en el bastón e inicia el camino por el sendero pedregoso…

El caminante del gesto adusto, sin decir nada sigue el mismo camino del anciano…
El impetuoso joven, toma un triciclo y enfila el amarillo sendero…
Repentinamente el joven salta en marcha y corriendo retrocede por donde ha entrado, entrando a la carrera por el sendero pedregoso.

Tras una carrera no exenta de caídas  logra alcanzar al anciano que ya estaba muy adelantado.

JOVEN. Anciano, ¿como sabías lo del camino amarillo?

ANCIANO. ¿Qué era lo que yo tenía que saber de ese camino?

JOVEN. Que el triciclo iba solo y que era muy difícil el levantarse de él e imposible el frenar…

ANCIANO. No lo sabía (contesta lacónico).

JOVEN. Entiendo que te diera miedo el túnel… ¿pero que te llevó a escoger este camino tan difícil e incómodo?

ANCIANO. La experiencia amigo mío, la experiencia. Huye de lo excesivamente fácil, siempre lleva a la esclavitud, cuando no a una muerte cierta e inminente…
Y no tengo miedo a la oscuridad del túnel, pero lo fácil de la cuesta abajo, la no existencia de alternativas y el final incierto, hizo que lo desechara…
El suave camino amarillo, con su aparente placidez y promesa de placer y comodidad, me hicieron sospechar.

JOVEN. ¿Es menos peligroso este incómodo camino viendo a las fieras que hay ahí abajo campando libres…? Y también están esas zonas desérticas y estériles que intermedian con esas inaccesibles montañas.

ANCIANO. Lo estás mirando de manera superficial…
Donde tus ves peligro en las fieras, yo veo vida, y en lo que llamas zonas estériles, he visto vida en ellas y contacto con la naturaleza, hostil, pero naturaleza…
Respecto a las montañas, poco a poco y paso a paso se logra alcanzar su cima.


JOVEN. Pero discúlpame anciano, tardaremos mucho en alcanzarlas, y perdona que te lo mencione, no te queda mucha vida pues ya eres un anciano…

ANCIANO. Nadie sabe cuanta vida le queda, eso solo lo sabe Dios… por otra parte cualquier sitio es bueno para morir, lo realmente importante es como vives lo que vives.

JOVEN. Anciano, una pregunta: ¿Es que no quieres vivir?

ANCIANO. Claro que quiero vivir. Nací para vivir y para ello tienes que fluir con la vida misma, sin miedo y con libre albedrío…

El anciano se introdujo en un riachuelillo de cristalina agua, cerró los ojos y permaneció en silencio murmurando unas palabras en un tono tan bajo que el joven a pesar que estaba a su lado no lo escuchaba…



miércoles, 11 de marzo de 2020

Re edición dos


Bajo el título "Emboscada" publiqué este relato de lo que creí justa venganza.
Aunque la "venganza es del Señor", que he comprobado que es más justa e incluso más contundente y oportuna, quise tomar mi revancha contra el agresor intruso, que sé que tenía sus motivos para hacerlo, pero yo nos los justificaba aunque los entendiera.
Muchas son las doctrinas que abominan de la violencia, que incluso nuestra propia ley civil no justifica la emboscada a un intruso en tu hogar, que la califica mal y la castiga, pero a pesar de todo, yo tendí una emboscada a mi agresor.




Llevo ya algunos años soportando sus ataques, son ataques traicioneros por lo nocturnos, alevosos, premeditados y siempre inesperados…
Pero ya he aprendido, he estudiado su modo de vida, el por qué de sus traicioneros ataques. He comprendido que es muy inteligente, que manifiesta una estrategia que le resulta siempre exitosa.
Primero solo eran molestias casi asumidas como imposibles de evitar… Pero este año me he propuesto salirle al paso y ante los fracasos anteriores de disuadirle de que me ataque, he decidido acabar con los ataques matando si es preciso al atacador.
Es otro que necesita violarme físicamente para vivir su miserable vida, manifiesta un ansia incontrolable en su objetivo…
Ya estoy harto de que tantos intenten vivir a mi costa, mi sangre es producto de mi organismo, es mi líquido vital y por lo tanto es mi vida y nadie tiene el derecho a arrebatármela.
He decidido que sea él o yo, no es admisible ninguna objeción ni negociación, no es admisible el “buenismo” imperante… esta noche me enfrentaré a el y será una lucha a muerte…
Siempre es en el otoño cuando me sorprende y se produce la agresión salvaje, cuando ya tengo la guardia baja… ¡Pero ah no, este año no!
Tengo la ventana abierta (es un piso primero cercano a un sombrío y oscuro jardín), la abro mientras respiro las fresca noche en la penumbra de mi habitación, me siento al teclado del ordenador, cuando “presiento” su presencia, lo noto por ese escalofrío que aprendí en mi etapa de militar, en el cogote… no hace falta que lo vea con los ojos, sé que está agazapado esperando el momento de abalanzarse sobre mi…
Este año no… este año no violas mi cuerpo y sales indemne, este año serás muerto…
La casa de un hombre es su castillo… las leyes podrán decir lo que quieran… pero mi castillo, y menos mi cuerpo no lo tomará… sin consecuencias.
Como he estudiado muy bien los anteriores ataques, he comprendido que espera a mi momento de más debilidad… sé que ha estudiado (posiblemente en días anteriores) mis movimientos y se sabe al dedillo mis hábitos… y he de aprovecharme de esto para tenderle un emboscada.
Sigo escribiendo en el ordenador, pero noto su presencia y el corazón me late muy rápido, se que lo nota, no se como pero lo nota, trato de tranquilizarme para que no advierta mi zozobra y pueda suponer que estoy en guardia…
Llegada la media noche, el reloj da las doce campanadas, siguiendo la rutina, apago el PC… me dirijo al baño a limpiarme los dientes, el ruido de mi cepillo eléctrico “atruena” el silencio de la noche…
Termino, me dirijo a la ventana y cierro “sé” lo noto que ya ha entrado en la vivienda como todos los años hace, no lo veo… pero sé que está ahí…
Abro la cama, me desnudo, pienso en mis muertos y en Dios y entro en las acogedoras sábanas, apago la luz… solo tengo la frente fuera de las sábanas (es mi parte más sensitiva)… Trato de acompasar mi respiración que es muy rápida porque sé que notará que estoy en vela y prefiere que esté más relajado para su vesania…
Ya he conseguido un ritmo cardiaco mas acompasado, casi de dormido…
Lo “siento” muy cerca, cuando casi lo tengo encima, abro repentinamente el embozo y poniéndome en pié con el arma en la mano, y en la otra una potente linterna, lo sorprendo contra la pared…
Y disparo sin misericordia un chorro de insecticida contra su pequeño pero lesivo y astuto cuerpo… fulminándolo en el acto.
Este otoño no me has violado, te he ganado por la mano miserable mosquito.

viernes, 6 de marzo de 2020

Re- edición una



Cuento en segunda persona un hecho real, que ya en su tiempo me llevó a profundas reflexiones sobre la vida.
Desde hace tiempo creo saber que todo lo que nos ocurre en nuestro entorno, las personas que aparecen o desaparecen en nuestra vida, son parte de un plan, que están, aparecen o desaparecen para que aprendamos una lección de vida, nada hay casual, todo tiene un fin, nosotros solo debemos fluir con el entorno como nuestro espíritu nos guíe y aprender de la lección práctica que nos ofrece.

Arrancamos de su entorno de libertad a un ser libre, que fue dotado de alas para mayor expansión de su libertad, y en nuestro egoísmo humano lo encerramos en una jaula donde ya no se tiene que buscar el sustento, hasta el necesario Sol que con su luz nos llena de alegría le damos trasladando la jaula a un lugar soleado y abrigado de las corrientes de aire.
Sometida su libertad mortal le damos "una zona de confort" que le hará vivir más tiempo con la consecuencia de darle tiempo a que las diversas enfermedades anexas al largo tiempo vivido le alcancen. 

No es poco frecuente observar en nuestras mascotas enfermedades propias nuestras como las cataratas en los ojos, el colesterol, la artrosis...la vejez y el deterioro natural de todos los cuerpos que se crían bajo el Sol.
Pero en esa zona de confort le hemos quitado no solo la libertad, le hemos quitado la propia esencia de la vida: la lucha por la supervivencia, por perpetuarse como especie, a veces las castramos "para que se tranquilicen".
Si pudiese preguntar a mi mascota si le parece bien que le haya quitado su libertad para mi solaz aunque le pueda asegurar una "vida" sin los sobresaltos de la propia vida que le fue dada pero pagando todo ese peaje adjunto, me imagino que me contestaría.
Pero no hablan...sólo los ojos de esos perros abandonados por su "amo" dios, ésos si hablan, mejor, gritan lo que piensan: ¡él no lo haría!

Después de mi reflexión, hoy inter-actuo facilitando pequeñas ayudas en mi entorno.


 Cuantas veces queriendo, o creyendo hacer un bien, inferimos un daño… Por una falta de reflexión y quizás un exceso de celo…
Pongo como explicación lo que le sucedió a un conocido hace algún tiempo con su jilguero…
Este conocido poseía un jilguero que compró junto con una minúscula jaula de madera y alambre…
Como era suficiente para que el jilguero saltara de un lado a otro, dilató en el tiempo el mejorar la “solución habitacional” del pajarillo…
Con el tiempo, el híper activo pajarillo logró erosionar la base de madera que sustentaba varios barrotes con las acciones de afilado del pico.
Ante la perspectiva de su fuga (ya había pasado a formar parte de él) aterrorizado, creyó que había llegado la hora de dotarle a su pajarillo compañero de tantas horas de un sitio digno…
Buscó en su mermado monedero y gastándose un dinero desmesurado para su estatus económico, metió al jilguero en su nueva jaula dorada, dotada de varios columpios y modernos bebederos y comederos…
Tirando la vieja y obsoleta jaula al trastero de cosas inútiles…
Que feliz se sintió de devolver a su alado amigo un poco de calidad de vida en pago de tantas horas de musical compañía…
Pasado una hora, observó que el pajarillo no se movía del rincón donde fue a parar cuando lo soltó en el nuevo “palacio”.
Quedó confuso con el comportamiento del alado amigo, y decidió animarle a moverse, pues ya había observado que ni comía y ni tomaba sus frecuentes tragos de agua…
Pero el pajarillo antes los repetidos golpecitos en los alambres dados con el dedo, se volvía “loco” dando saltos y golpeándose con todo, acababa derrumbado con grotesca pose en cualquier rincón…
Pasadas unas horas, ante la ausencia de bebida, optó por tomar amorosamente al jilguero y arrimándole al bebedero, éste tomo varios tragos de agua demostrando la sed que le dominaba…
¿Qué le pasa a mi amor? Se preguntó…
Tras una observación más cercana y ya con las gafas puestas… observó horrorizado que su amigo estaba ciego… sufría unas enormes cataratas que le impedían ver, cosa que al ir sucediendo paulatinamente (había pasado años en su primitiva jaula) no lo había notado, puesto que el pajarillo había memorizado la jaula por completo…
Resulta que habían envejecido juntos y al ser la expectativa vital más acelerada en el pájaro que en él, su alado amigo era ya un anciano que estaba pagando el precio de estar vivo todavía…
Ante esta realidad, corrió al desván de los trastos inútiles recuperando la vieja jaula, que aseó con primoroso cuidado teniendo sumo cuidado en colocar todos los palos y columpios en su exacto sitio…
Volvió a colocar a su amigo en lo que fue su hogar de toda la vida y el jilguero, al notar que estaba en su casa, saltó directo al comedero, al bebedero varias veces… terminando columpiándose alegre y feliz mientras trinaba alegre…
Mi amigo se sentó a su lado observándole arrobado… y ya no se separaron hasta la muerte varios años mas tarde del jilguero…
Por esto mismo es muy importante el reflexionar sobre las consecuencias de nuestras iniciativas…

sábado, 29 de febrero de 2020

El blog como una cámara del pensamiento

¿Es el blog una cámara del pensamiento?

Afirmo que sí, lo mismo que una foto es la fijación de un instante, estático, de un determinado momento, el blog se comporta como un vídeo de nuestras ideas y pensamientos en la fecha que lo editaste.

Releo este mismo blog mío y lo miro pasando el dedo por las páginas de sus entradas como si de un álbum de fotos fuera; me muestra los vídeos del pensamiento pasado, y me pregunto cómo he cambiado a lo largo de esta década.
El tiempo, la edad vital y el estatus social han variado mucho: ahora soy un jubilado pensionado, mi poso militante y social no ha mermado y sí se efectuó un cambio espiritual muy señalado en mi persona, ahora soy tardo a la cólera y algo más reflexivo. Claro que la edad tiene algo que ver en ello.


Estoy pensando en hacer una re-lectura editada de algunas entradas, sólo insertándolas unos comentarios actuales, que dado el tiempo y las circunstancias pasadas pueden resultar interesantes.

¿Que os parece queridos lectores la idea?

¿Por qué tema debería empezar?
¿Por el político social, por el minimalismo...o qué etiqueta sugerís?

También la idea puede ser entresacar algunos párrafos o sentencias que precisaran alguna matización al respecto o incluso ampliación de algo.

Las entradas no son en sí mismas obsoletas, pues fueron la foto de un momento, pero su actualización puede ser necesaria a efecto de inventario.

Veremos como se plasma esta idea, y si es atractiva, pues haga una cosa u otra el mundo seguirá su curso.

jueves, 30 de enero de 2020

¡Oh, Dios!

Una oración que publico en mi blog político  que creo necesaria: https://elforodelatribunadeavalon.blogspot.com/2020/01/oh-dios.html

¡Oh Dios!
envíanos locos,
de los que se comprometen a fondo,
de los que se olvidan de sí mismos,
de los que aman
con algo más que con palabras,
de los que  entregan
su vida de verdad y hasta el fin.
Danos locos,
chiflados,
apasionados, (sigue en el enlace)

miércoles, 22 de enero de 2020

Estamos en el tiempo de las tazas colmadas

Estamos en el tiempo de las tazas colmadas

Estamos en el tiempo de las tazas colmadas. Hasta ahora el tema catalán se había llevado con una política de apaciguamiento, sin enfrentamientos directos como en el siglo pasado, ahora en el tiempo Sánchez Castejón  hemos pasado a la genuflexión virtual, que no real por ser imposible con la actual Constitución; no podemos decir que hay una entrega de dignidad porque uno que no la tiene no la puede ceder, es por lo tanto un imposible deducir pérdida o menoscabo de ella.
Lo que está ocurriendo es que hasta el más remiso a ver lo evidente, lo ve ya: el insaciable apetito  de los secesionistas; ya es visible que lo moderados no eran nada más que hipócritas, y que los contemporizadores solo eran unos cobardes egoístas arropados en una bandera en la que no creían. 

Para leer más entrar en https://elforodelatribunadeavalon.blogspot.com/2020/01/estamos-en-el-tiempo-de-las-tazas.html


martes, 31 de diciembre de 2019

Año 2020

Iba a desearos buen año 2020, pero este año ya no voy a desear una falacia apoyada en una superstición que es comer doce uvas, con un gorrito de feria en la cabeza y ropa interior de color rojo como apoyo.

Vaya por delante que apoyo las reuniones de familiares y amigos, que da igual la fecha que sea, pues cualquier excusa es magnífica para socializar con los que amamos, y si en la reunión hay alguien que nos caiga mal, aprovechemos para ponernos en paz con esos.

Tened en cuenta, aunque nadie lo desconoce, que el próximo año cosecharemos lo que hemos sembrado en el que termina, que no siempre seremos nosotros los únicos responsables, pero sí habremos sido como poco algo responsables.

¿Cuántos de nuestros buenos propósitos que hicimos el último 31 han sido sólo unos propósitos fallidos desde el principio, porque entre otros factores ya no los creímos entonces y solo lo confiábamos a "la superstición"?

¿Vamos ha aprender en este, y haremos unos propósitos que nos creamos?

Solo voy a desear que nuestros propósitos (los buenos) seamos capaces de llevarlos a término, al menos en parte.
Hasta la socorrida salud, depende así mismo de nuestra voluntad de ser comedidos y prudentes, pues los excesos que nos gobiernan la existencia influyen mucho en ella; hasta aquí nada que ya no sepáis, pero por favor no engañemos a nuestros niños enseñándoles mentirosas "tradiciones de uvas" y demás parafernalia, explicarles lo que tiene de bueno el estrenar la nueva fecha con una reunión familiar, con comida y golosinas y hasta está bien "el teatrillo" de las uvas, si se les explica antes, que lo entenderán, que el año venidero será bueno si lo enfrentamos con buenas herramientas, que la supuesta magia no existe y es una superstición estúpida que a nada conduce, nada más que al engaño y a la frustración.

Deseo de corazón que seáis capaces de hacerlo y os traslado mis mejores deseos para vosotros y vuestras familias en el difícil año 2020.

Los que tenéis casa y familia, acordaros de quien no la tiene, y ese puede ser un buen propósito  para el que entra, seamos más solidarios y más misericordiosos durante el próximo año con la "otra familia" que aunque no sea biológica, es también familia nuestra .

FELIZ AÑO 2020

Formulario de contacto en privado invisible al público.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *