domingo, 22 de agosto de 2010

Reflexiones sobre el empleo a toro "pasado"

Reflexiones sobre el empleo a toro "pasado"
¿Es necesario el trabajo?
NO.
Necesitamos un medio para ganarnos el sustento.
Sobre el trabajo hay muchos enfoques, todo depende del color del cristal con que se enfoque.
Veamos: La primera dificultad que encontramos en el concepto del trabajo, es la diversidad de visiones sobre el mismo tema, todo dependiendo de la perspectiva ideológica.
Como podemos suponer la variedad es enorme, de ahí el refrán "las cosas son según el color del cristal con que se mira".
Existe a mi entender un concepto interesadamente equivocado, al atribuir al trabajo una concepción redentora, (el Bíblico "ganarás el pan con el sudor de tu frente", deformado por algunos con el "ganarás el pan con el sudor del de enfrente") este concepto redentor del trabajo, en mi opinión, es un concepto interesado en tapar las propias responsabilidades empresariales en los accidentes de trabajo, por ejemplo, achacándolos a inconscientes acciones automutilante, por anteriores pecados.
Como veremos más adelante, la manipulación de los hechos por medio del lenguaje, es un medio de primer orden para mantener su posición de poder, es por lo tanto primordial que lo comprendamos, lo estudiemos para poderlo combatir con todo éxito.
Veamos algunas frases relativas al trabajo:
El Bíblico: "ganarás el pan con el sudor de tu frente".
El marxista: "El que no trabaja no come".
El constitucional: "Derecho al trabajo".
El Judicial: "El reo redimirá las penas con el trabajo".
El médico: "El trabajo es fuente de salud".

El protestantismo, con su ética Calvinista (Max Weber "La ética protestante y el espíritu del capitalismo" Barcelona. Ed. Península 1969) tuvo una influencia considerable en la aparición del capitalismo y su desarrollo como espíritu.
La creencia en la predestinación de la persona, sume a los humanos en una situación angustiosa, al no saber si estarán entre los elegidos o no, dependiendo de ésta predestinación la salvación o la condenación eterna.

Para superar esta situación se hacía necesaria la búsqueda de algún elemento, que a modo de linimento, calmara la angustia vital del alma.
Este linimento será la interpretación manipulada de la frase bíblica "ganarás el pan con el sudor de tu frente" por esta otra: " ganarás el cielo con el sudor de tu frente", lleva a la creencia de que el trabajo es un medio para agradar a Dios, con lo que la valoración negativa del trabajo se torna por una valoración positiva y "muy rentable para el capitalista".
(Es para reflexionar lo que pensará una persona que crea esto último y caiga en el paro).

Mas tarde, cuando la sociedad industrial hace su aparición, el trabajo se regulariza y esta sociedad se caracteriza por una relación asalariada, se mercantiliza el concepto de trabajo, unos venden lo que otros necesitan: el asalariado vende su tiempo y esfuerzo a cambio de dinero para cubrir sus necesidades de consumo y el otro compra tiempo y fuerza de trabajo para rentabilizar sus inversiones.
Cuando las prestaciones salariales y otras en especie como los bienes sociales, eran medianamente suficientes, (a esto le llamaban el estado del bienestar) la sociedad en su conjunto dio un salto hacia adelante considerable (mas tecnología, mas cultura, mas consumo y por lo tanto más desarrollo en general de la sociedad), esto daba como resultado el considerar al trabajo como un mal necesario.

Quizás el concepto menos negativo que se pueda dar al concepto de trabajo sea el de que sirve como actividad creadora del hombre y por lo tanto enriquecedora para él.

El concepto del trabajo será según los tres pilares básicos donde se desarrolle: La cultura que impere en ese momento y lugar, la economía y por supuesto la valoración social del mismo.

El concepto transformador del hombre a través del trabajo, que es un ser social y que necesita la compañía de otros para ejercer su dimensión productiva y social, ha sido dinamitado en la actualidad por los neoliberales y sus teorías de capitalismo " a calzón quitado", teorías que llevarán sin duda a los hombres a situaciones "correctoras".

Tras un periodo en el que nos aproximábamos tímidamente a la llamada Sociedad del Bienestar, esta aproximación es "abortada" en la acepción mas traumática de la palabra, por los neoliberales, con unas acciones punitivas hacia las bases sociales (reformas laborales) y acciones destructivas del tejido industrial del país (reconversiones varias).
Situándose en las mismas cotas del principio de la sociedad industrial, que es en la situación en que nos encontramos ahora mismo.
Esta situación totalmente injusta, pide claramente el enfrentamiento a sus tesis.
Daros cuenta la cantidad de manipulación en todos los frentes que sufrimos.
Desde pequeñitos nos cuentan historias para manipularnos, historias que carecen de fundamento, pero esto les da igual.
Tenemos por ejemplo la fábula de la hormiga y la cigarra: Nos ensalzan a la hormiga como trabajadora y ahorradora y nos ponen a la cigarra como vaga e irresponsable, cuando la realidad es que la cigarra termina su ciclo de vida ese verano, tras el que morirá, por lo que no le valdría de nada ser ahorrativa, y tampoco canta porque sea frívola.
La hormiga sí necesita guardar alimento para pasar el invierno.

Editada en 16/11/2016 para mejorar la sintaxis.

2 comentarios:

  1. Has vuelto a reproducir este post má adelánte ¿No?

    ResponderEliminar
  2. Así es, escribí esto como extracto de un escrito que posteriormente he reproducido en su totalidad como "El libro rojo del trabajador con contrato basura".
    Gracias por leerme en su totalidad.
    Un abrazo fraternal.
    Ávalon

    ResponderEliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *