martes, 10 de mayo de 2011

Crueldad sicológica en el trabajo


Una noticia en el suplemento salmón de El Mundo me hace retrotraerme al pasado, donde sufrí la misma situación que describe el artículo con el llamativo título “Están manchados de sangre” refiriéndose a los ejecutivos de France Telecom que han provocado el suicidio de 60 empleados a causa del martirio sicológico a que los someten.

Como he dicho me ha retrotraído a mi pasado, rescato unos párrafos del libro que escribí “Génesis II” como aporte de mi vivencia y la solución que adopté al respecto:

…Existen unos medios de castigo en ciertos "ambientes" destinados para doblegar a "díscolos"...

Consisten básicamente en colocar sin trabajo "al objeto de castigo" en un ambiente que le sea hostil, que tenga una actividad frenética que contraste con su inactividad, todo ello suelto o junto si se cree necesario.

Veamos algunos ejemplos: A un ejecutivo se le pondrá despacho con teléfonos que nunca sonarán por no tener ninguna función, dejándolo madurar en su soledad...

A otros se le pondrá mesa en un departamento donde tengan mucha actividad sin darle a él ninguna, obligado a cumplir un horario, inevitablemente caerá en la "molicie" y en la lectura de prensa, deteriorándose pronto espiritualmente.

Esta estrategia se basa en el concepto de que quien no trabaja no tiene derechos y no es útil a la sociedad, sin distinguir entre voluntarios y forzosos.

Permanecer en esta situación busca que cuando cobre el salario tenga la sensación de que le dan algo que no se ha ganado, con lo que se debe de hundir espiritualmente...

Como tengo claro estos modos de operar de los "malos", y en vista del sitio donde me han traído ( me han puesto en una mesa en el departamento de dirección en la zona noble, contigua al despacho del director Saulo, y mis "compañeros" de mesas contiguas son otro director de línea, la secretaria del director y un financiero, y separados por biombos el departamento de al lado, el soporte a los grandes clientes...) me preparo psicológicamente y con la intendencia necesaria ( ordenador personal) para un largo y prolongado "sitio" a mi espíritu...

Tengo dos "colegas de castigo" situados en el departamento de al lado (son dos ejecutivos de alto nivel) que ya se han deteriorado leyendo la prensa y sacándose los mocos de la nariz... (Por lo que me entero son dos años los que están en esa situación). Su aspecto es lamentable e incluso uno tiene barba de un día, pues al parecer no se afeita todos los días.

A esa situación no quiero llegar, y es por lo que he tomado las precauciones de pensar en esa hipotética situación que ya me amenazó Caronte...

Tracé un meticuloso plan para no caer en la degradación buscada por los "malos"...

Lo primero fue trazar un plan de trabajo que supliera la falta de una actividad laboral...

Lo segundo un plan de trabajo encaminado a tomar medidas de defensa y ataque si fuera necesario tomarlas.

Lo tercero un plan de ejercicios físicos y otras actividades para mantener el cuerpo ágil y a punto.

Cumplía el horario de manera exacta: Fichaba a las 7,15 de la mañana, 15 minutos mas tarde tomaba con un compañero un café de máquina y comentábamos los acontecimientos sindicales del momento...

7: 30 como el departamento estaba solitario hasta las nueve de la mañana (menos el financiero que entraba temprano), lo dedico a la escritura de este libro.

9: 15 bajo andando las escaleras desde la sexta planta hasta la cafetería de enfrente donde compro la prensa que ojeo mientras desayuno...

9: 45 me incorporo a la mesa en el departamento, donde ya ha empezado la actividad frenética, saco el ordenador personal, dado que la actividad (constante llamada de teléfonos etc.) me impide concentrarme en el libro...

12: 00 me levanto y me dedico a subir y bajar las seis plantas del edificio por las escaleras (donde soy sorprendido por los directores varias veces que se interesan por mi actividad).

13: 00 visita a algún compañero para intercambio de información (no siempre al mismo, incluidos los sindicatos, para lo cual llevo una lista de distribución al efecto).

14: 00 Vuelvo con el libro ahora que hay mas calma...

15: 12 Me levanto, me pongo la chaqueta y me despido hasta el día siguiente.

Preparar el plan de defensa y ataque era de lo más distraído y reconfortante para el espíritu...

Estudiaba los hipotéticos modos en que podría ser atacado, y como si fuese una partida de ajedrez, buscaba las mejores alternativas de defensa y ataque.

Esto me llevaba bastante tiempo y me reconfortaba bastante...

Los compañeros porfiaban entre ellos en el tiempo que seré capaz de aguantar esta situación...

Estoy al parecer sirviendo de ejemplo.

Se ha producido un hecho curioso, los ejecutivos castigados, (al parecer motivados por mi ejemplo) han iniciado actividades propias...

Saludo a innumerables conocidos y me siento cuando ya estoy cansado y me pongo a practicar con el ordenador que al efecto me he llevado de casa...

Espero que a alguien le sirva de método contra el martirio sicológico en el mundo laboral.

2 comentarios:

  1. Hola Avalon,
    Uno se pasa muchas horas durante la vida en el lugar de trabajo y más vale que sea agradable. Yo también he pasado a veces por entornos de trabajo hostiles y a la menor oportunidad me he cambiado a otro sitio.
    Creo que la mentalidad de jefes y empleados tiene que ir cambiando. Los jefes deberían dar más libertad a los empleados en lugar de decirles pasito a pasito lo que tienen que hacer como si fueran niños pequeños; y los empleados deberían dejar de ser REACTIVOS y ser más PROACTIVOS, es decir, tener iniciativa y buscar soluciones a los problemas en lugar de esperar órdenes de los superiores. Pienso que sería bueno para ambas partes, el trabajo no tiene que ser un sufrimiento, puede ser algo muy enriquecedor.
    ¿Tienes tu libro en la red para descargarlo? Me gustaría leerlo.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  2. Estimado amigo Luis José, en mis 46 años de vida laboral, como supondrás he pasado de todo, empecé de aprendiz en un comercio y pasé por toda la escala social, dependiente, administrativo, cobrador de morosos, mozo, peón, especialista, oficial carpintero, oficial mecánico, oficial electricista de montajes industriales, oficial de servicio de alta tensión, técnico de mantenimiento, bombero de empresa, sindicalista, técnico de laboratorio electrónico nivel 6, empresario, inversor en bolsa free lance, técnico de soporte informático, repartidor de paquetes motorizado, gruísta, busca vidas… PDL (parado de larga duración)…

    Tengo una amplia experiencia de vida…
    Escribí un libro como comento en el post, como terapia, y resumen de mi vida en esa empresa multinacional. El contenido es brutalmente verídico, sin engañarme a mi mismo, donde cuento mis aciertos, y mis errores, mis debilidades y mis fortalezas…Lo he auto editado y lo he dado a solo una persona muy querida por mi (a día de hoy no lo ha leído) para que le sirva de referencia a lo que se puede encontrar en la vida, y también para saber que alguien más que yo lo sabe).
    El libro contiene datos y hechos que la prudencia impide el publicarlos, es la historia del desarrollo de una vida desde 1969 hasta 1996 con sus miserias humanas y delictuosas de muchos implicados…
    En los últimos tiempos coincidiendo Con mi evolución intelectual, he decidido ajustarles las cuentas, no a los que me hicieron tropelías (algunos ya han muerto) sino a esos desconocidos que como depredadores pueblan el mundo, y desde la plataforma en las web voy soltando citas y párrafos del libro, unas veces mencionándolo y otras como simples aportaciones, con el objeto de compartir experiencia pasada con los humanos que lo puedan usar o aprovechar en su defensa… caso del post éste en cuestión donde creo que mi experiencia puede orientar a quien lo esté soportando.
    Pasará tiempo hasta que me decida publicarlo en su totalidad y en un único soporte.
    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *