jueves, 23 de junio de 2011

Tu verdadera voz



Hoy no uso mis palabras para referirme a los acontecimientos, usaré lo dicho por una mujer enorme que escribe y reflexiona de la misma manera: enorme. Mertxe Pasamontes.

En su post que me llega por RSS que tiene por título: Tu verdadera voz, dice:

Thomas Petzinger Jr. empieza explicando un sencillo principio físico: “Se coge un cazo con agua por encima del punto de congelación. Ahora, hay que calentar el agua y esperar. Sube la temperatura. Esperamos un poco más. Hasta los 99ºC, no hay cambios significativos. Pero luego la temperatura sube un insignificante grado más, y ¡zas! El cazo se convierte en un convulso caldero lleno de vapor”. Y ese grado, es lo que denomina el punto de inflexión. Ese punto que marca un antes y un después, que hace que algo ya no sea lo mismo que era hasta ese momento. Eso sucede en los negocios y también en la vida. Hay un día en que sucede algo y no vuelves a ser el mismo. Aparentemente lo eres, pero tu sabes que algo importante ha sucedido en tu interior.

Internet ha sido uno de esos puntos de inflexión en la historia de la humanidad. Supongo que los años venideros, con la distancia que nos da el tiempo, nos proporcionarán análisis de cuál ha sido su impacto real, pero ya hoy mismo podemos constatarlo. Estoy segura de que si las estructuras del poder hubieran previsto que la tecnología permitiría que los ciudadanos tuvieran voz propia y fueran escuchados, no hubieran permitido el desarrollo de Internet. Pero por suerte, no lo hicieron. En sus primeras etapas era un producto caro, altamente especializado, con ordenadores y conexiones lentas, casi sin interacción. Pocos podían acceder y poco podía hacerse cuando accedías. Pero en pocos años los avances se sucedieron a una velocidad de vértigo y hoy en día incluso empieza a reclamarse el acceso a la Red como derecho universal.”

PARA LEER MÁS PICHA AQUÍ…

Terminado de leer, llego a contestar a mi amiga a su pregunta: hablo con mi propia voz, aunque me esconda tras el medianamente oculto avatar de Avalon hablo con mi propia voz y me expreso como soy y pienso realmente –e incluso también actúo como mis principios en la vida real, ha desaparecido la ficción entre la red y la realidad, se han fusionado totalmente- me he dado cuenta que la máscara anónima de mi avatar, lo que hace es que pierda mi natural timidez, habiéndose dado un curioso fenómeno, he mutado a una persona desinhibida totalmente…

Efectivamente algo ha cambiado el punto de inflexión mío ha iniciado un hervor tumultuoso e imparable… y debo añadir que muy gratificánte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *