jueves, 19 de abril de 2012

En el país de mantenella y no enmendalla.



Me ha reconfortado en extremo ver y escuchar al rey Juan Carlos reconocer que se ha equivocado y manifestar un propósito de enmienda…
Debido a su posición en el estado tiene más valor que si hubiera sido otra persona.

Además de la importancia por ser quien es quien hace ese reconocimiento y propósito de enmienda, es de una trascendencia enorme el ejemplo, la pedagogía democrática que da al conjunto de la sociedad.

Te puedes equivocar en tus acciones, pero errar es de humanos, y el rey es humano y nos lo dice. Se come su soberbia, esa soberbia que todos tenemos, y si eres un señor importante, más acentuada… de ahí la importancia del pedir perdón en una nación donde el mantenella y no enmendalla es habitual.

Me siento hoy orgulloso de ser connacional del rey Don Juan Carlos…
Ayer no lo estaba…

Deberán los distintos políticos que nos han defraudado gravemente tomar ejemplo del monarca…

Tenemos un gran pueblo que no merece las actuaciones que nos están sucediendo, el monarca lo sabe y actúa en consecuencia, aunque a  veces le traicione su carnalidad humana…


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *