miércoles, 16 de enero de 2013

Explicación, disciplina y propósito




Atendiendo a las aclaraciones que me solicitan por correo, (que ya las he dado por el mismo medio) las voy a explicar aquí para el resto de mis  lectores.

En mi relato Los tres senderos el anciano, el hombre de mediana edad y el joven impetuoso son tres figuras que representan tres etapas de una misma vida, la mía.
Uso las más de las veces, figuras retóricas para plasmar el mensaje que deseo compartir…
Hasta aquí la aclaración respecto a ese relato, siempre que deseéis alguna aclaración podéis pedirla incluso usando la privacidad del correo personal.

Disciplina.

Me puse hace décadas una disciplina que me enseñaron mis padres:
 “Jamás te vayas a la cama si haber aprendido al menos una cosa”

Esta disciplina la llevé a raja tabla, podía  ser una experiencia aprendiendo de ella, una palabra nueva del diccionario y su uso, una historia con mensaje de mi entorno…
No hubo desde entonces ningún día que no llevara dentro algún conocimiento nuevo, de suerte que a los pocos años sumaba ya bastante equipaje…
Y de este modo esa disciplina la sigo manteniendo hoy día, ya de forma automática, por lo tanto sin esforzarme en ello.

Propósito.
Siempre he repetido que si aprendes de los fracasos, esos mismos fracasos los convertirás en sumando para la creación de un éxito…
Me propongo sin norma de publicación, el compartir con vosotros las cosas muy relevantes que vaya sumando en el día a día de lo aprendido…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *