viernes, 18 de enero de 2013

Los toros




Entre el vallado de espinas se encuentran los amantes, hablan de la finca vecina donde viven esos toros sin apenas cuernos, todos jóvenes.
-Los alimentan diferente a  como lo hacen con nosotros (comentan entre sí) no los dejan estar sueltos por el campo…
Además ¿te has fijado que de vez en cuando el camión que tiene un letrero que pone “Cárnicas Rodriguez” se lleva a un buen número de ellos y vuelve siempre vacío?
-Sí, me he fijado ¿Dónde los llevan?
-He oído comentar que los dedican a carne… preguntaré a las vacas viejas por si lo saben.
-Yo por mi parte se lo preguntaré a los cabestros que son veteranos aquí…
----------------------------------------
Otra noche de luna vuelven a encontrase nuestros amantes en el cercado roto…
-Parece ser que no les dejan hacerse  mayores como a nosotros, a la mayoría los dedican a carne… ¿Qué será eso de dedicarse a carne?
-Según me han dicho los cabestros, a vosotras las vacas jóvenes que no demuestran valor y acometividad, también las dedican a carne…
Las que acometen bravamente, las apartan para madres…
Lo mismo que a nosotros los novillos, si demostramos fiereza y bravura, lo llaman “casta” nos apartarán para los toreros…
- Lo mismo me han contado las vacas viejas, ellas fueron apartadas para los sementales por haber sido bravas…
-Está amaneciendo, quedamos para la noche y seguimos, tengo un plan…
-Vale hasta la noche amor mío…
----------------------------------
Esa noche en el roto secreto del alambrado se encuentran nuestros amantes de nuevo…

- Embiste vaquita guapa mañana en el tentadero…
Que a mí para la Maestranza me apartaron los vaqueros…
Que te aparten para los sementales…
Yo por mi parte, en la Maestranza lucharé como un Dios del trueno…
Miles de pañuelos blancos
haré que saque la gente,
blancos igual que la nácar,
que me indulte el presidente
y me deje pa las vacas.

Ese creo firmemente que es la única solución para que nuestro amor sea fecundo y duradero…
- En eso quedamos mi amor… hasta que podamos vernos de nuevo, siempre seré tuya, pase lo que pase…
------------------------------------
Han pasado los acontecimientos en la Maestranza de Sevilla…
Eran carteles de toros
los veinte pases de muerte.
Cuatro varas ¡¡¡eje toro!!!
y lo indultó el presidente.
Le perdonaron la vida,
murmura bajito el viento,
el vencejo y la primilla,
mientras la vaca lamiendo
le curaba las heridas.

Y jugando con las neas
llevan los dos toa la noche,
queriendo beberse a la luna
que salio en los alcornoques
y se puso en la laguna.




Esta es la historia de amor que me estremeció en lo más profundo de mi ser…
La escuché en una sevillana… mientras la escuchaba soñaba las escenas que relato.
Os pego la letra y reseña, un vídeo, más un enlace al sitio que he encontrado en la red…


domingo, 22 de abril de 2012
LOS TOROS · MANGUARACuando están a punto de encenderse los farolillos del Real de la Feria de Sevilla, y los toros llevan más de una semana saliendo al albero de la Real Maestranza, desde este CANCIONERO TORERO queremos unirnos a la fiesta a ritmo de sevillanas. Se trata de las que llevan por título "Los toros", de las cuales son autores e interpretes el grupo rociero Manguara, y que cuentan la historia de amor entre una vaca y un toro que nacieron la misma noche y desde ese mismo momento se enamoran para siempre. Fueron publicadas en el disco "Tu carta" aparecido en el año 2009. El vídeo está alojado en el portal "bastiandelapuebla".

LOS TOROS
Manguara

Nacieron la misma noche
entre suspiros de luna. (bis)
 El entre los alcornoques,
 ella al lado de la laguna.
 ¿A las hembras de los novillos
 porque en distintos corrales
 nos apartas ganaero?
 A ella pa los sementales
 y a mi para los toreros.

Y se peina el morrillo en la fuente,
se afila en los comeeros
sus dos pitones de faca
pa gustarle al ganaero
y lo deje pa las vacas.

Conocen un agujero
secreto en el alambrado. (bis)
Y a escondidas del vaquero
comparten los encerrados.
Cuentan los garrapateros
que entre doscientos becerros
se buscaban para verse
que por el llano y el cerro
estaban juntitos siempre.

El que pega en la camada,
el que se arranca primero
al garrochista y la jaca
pa gustarle al ganadero
y lo deje pa las vacas.

Embiste vaquita guapa
mañana en el tentadero. (bis)
Que a mi pa la Maestranza
me apartaron los vaqueros.
Y con cinco primaveras,
la plaza hasta la bandera,
por la puerta de chiqueros
sale un morrillo de seda
delirio de los toreros.

Miles de pañuelos blancos
haré que saque la gente,
blancos igual que la nácar,
que me indulte el presidente
y me deje pa las vacas.

Eran carteles de toros
os veinte pases de muerte. (bis)
Cuatro varas ¡¡¡eje toro!!!
y lo indultó el presidente.
Le perdonaron la vida,
murmura bajito el viento,
el vencejo y la primilla,
mientras la vaca lamiendo
le curaba las heridas.

Y jugando con las neas
llevan los dos toa la noche,
queriendo beberse a la luna
que salio en los alcornoques
y se puso en la laguna.





2 comentarios:

  1. El valor redime a los seres vivos de la mediocridad y la cobardía. Sin valor la vida no tiene sentido. No somos toros, espero, pero sufrimos como humanos lo indecible. Dios, como sufrinos... Y nadie nos echara de menos cuando hayamos muerto... Pasamos por el mundo en silencio, sin acer ruído...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu opinión anónimo, aunque no participe de tu pesimismo...
    Todos nosotros ocupamos un sitio importante en nuestro micro mundo y nada de lo que hagamos deja de tener transcendencia...

    Respecto a después de la muerte, decía Ernesto Sábato: "La vanidad es tan fantástica, que hasta nos induce a preocuparnos de lo que pensarán de nosotros una vez muertos y enterrados."
    Por lo que francamente me importa un bledo lo que opinen de mí después de muerto y quemado...
    Solo me preocupo de que en vida "los malvados" no estén tranquilos.

    ResponderEliminar

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *