domingo, 3 de febrero de 2013

Lo que he aprendido de Twitter





Mejor que lo que he aprendido, sería decir lo que he aprendido para gestionar decentemente Twitter.
Prometí que contaría lo que me propuse: “No irme a la cama sin aprender una cosa al menos cada día”
Hoy comienzo con Twitter.

Como todo en la vida,  debemos enfrentarlo con eficacia, productividad y minimalismo.
Después de innumerables errores de principiante, creo que he llegado a gestionarlo “decentemente”.

Como si de un DAFO se tratase, veremos nuestras fortalezas y debilidades…
Que aportamos y que nos aporta la comunidad tuitera…
Cuando voy a tuitear, procuro centrarme en esa actividad principalmente, ¿Por qué?
Por cortesía y educación al colectivo, por coherencia y sobre todo para no quedar como “el culo” ante tus seguidores y demás colectivos…

Me pongo un tope de tiempo al que dedico toda mi atención (salvo que lo tenga en segundo plano como entretenimiento, entre anuncios de la película o el debate que sea el centro de mi atención, pero siempre tengo el sistema de gestión al 100% para no fallar, me explico:
Tengo abierta sesión en dos pestañas mínimo, una con la lista que deseo escuchar y otra pestaña con menciones e interacciones (para no perder ocasión de contestar a menciones expresas de cualquiera que se dirija a mi persona, esto es importante).

Otra cosa que he aprendido del comportamiento de la comunidad Twitter es que funciona de manera específica según los intereses de cada grupo (que son variados en expresiones e intereses)

1.     Están los sectarios de cualquier formación.
2.     Están “los que se creen señores importantes”
3.     Los que desean información alternativa.
4.     Los aprendices.
5.     Los que buscan su nicho de negocio.
6.     Los que desean darse autobombo.
Y todos suelen tener los mismos defectos ¡Ah claro ya caigo, es que somos humanos!

El grupo sectario suele tener un comportamiento curioso.
Si detectan alguien que les puede ser favorable lo RT…
Si detectan alguien que se expresa con modos y opiniones que pueden ser peligrosos para la secta en sus conceptos, le siguen en cuadrilla (claramente identificándose como miembro de la secta)
¿Qué buscan con esto?
Coartar la libertad de criterio y de expresión  del seguido, que modulará sus tuit para no molestar a sus seguidores de esa secta y le abandonen (con el frío que se siente sin seguidores) de ahí que muchos recurran a la compra de seguidores por unos pocos €.

En el punto 2. Los que se creen señores importantes, que  ya han sufrido la "erección" del síndrome de "importancia" (políticos en ciernes etcétera).
Esos son sordos a los debates (se saben inseguros) y raramente se bajan al terreno de los “mortales” y te contestan.
Estos “importantes” y los de verdad también, deberían siempre contestar…o al menos dar el recibido.
Del mismo modo deberían seguir a quien les sigue…

En el punto 3. Los que buscan información alternativa deberían saber que hoy todo está manipulado y es manipulable (y más ahora que han entrado en tropel los “sectarios” y los “importantes”.
Que es una norma muy necesaria el contrastar fuentes…y principalmente antes de hacer un RT.

A los aprendices les diré que es un buen sitio para aprender, que miren, observen, aprendan como lo hacen otros  y reflexionen.
Aquí encontrarán gentes muy sólidas e interesantes.

Punto 5. Los que buscan nicho de negocio…no tengo datos de lo efectivo que sea, pero deben de tener plusvalías pues de lo contrario no seguirían.

Los que buscan autobombo…a veces no lo consiguen entre tantos egocéntricos.

En definitiva, pregúntate que aportas tú al mundo twitter.
Que te aporta twitter a ti.
Si el balance es positivo adelante.
Usa siempre tu libertad de criterio, pues el que está de acuerdo o le parece interesante lo que dices no te abandonará y los sectarios que no deseas ofender, NO te preocupes de ellos, pues nunca te escuchan, ellos solo leen las listas que expresamente quieren seguir.


Entradas relacionadas:





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *