miércoles, 22 de noviembre de 2017

Echándo más parrafos en noviembre

“El debate es masculino, la conversación es femenino”. Louisa May Alcott

No sé cómo etiquetar esta afirmación, según el rol de antes, debate es igual posicionamiento, contrastes de posiciones, trincheras dialécticas, parece un rol varonil y la conversación es comadreo, charloteo etc. lo achaca a rol femenino o ahembrado.

Hoy día esos roles han sido dinamitados, encontramos en ambas trincheras los dos sexos, no porque antes no existieran, es que no las dejaban.

Mientras en la alta y media sociedad si tenían ese rol, pero en las sociedades llamadas bajas, si las había, el ejemplo lo tenemos en los escritores del siglo IXX que dan crónicas de las llamadas “majas”, “manolas”, que si hacían debates y hasta tomaban liderato en la acciones sociales, donde insignes mujeres de la “clase baja”, fueron ejemplo de “hombría” y tesón con sus acciones.

“Tu secreto debe pasar a formar parte de tu sangre”. Proverbio árabe.

Obvio, un secreto es algo oculto que no se dice a nadie.
Lo mejor es no tener ninguno, y no tendrás peligro de desvelar y faltar de ese modo.

Si el secreto llega a formar parte de tu sangre puede envenenarla, pues no hay secreto que tú no conozcas y Dios que todo lo puede y todo sondea, hasta lo más profundo de tí, no conozca, y podéis ser juzgados.
Cuando los católicos se confiesan, es decir cuentan a Dios por medio del sacerdote, se desprenden del secreto y se liberan pues quedan limpios y ya no tienen secretos pues lo han contado, otra cosa es que los publiquen en la plaza, eso ya no sería conveniente.

“El deseo del dinero crece tanto cuanto el dinero mismo”. Juvenal

Ese es el peligro, pues el que tiene 20 quiere tener 40 y de este modo no encuentran límite ninguno; nos sorprendemos que “fulano” que tiene millones y aún no se satisface y quiere más, no comprendemos que ha sido atacado por el virus de la avaricia.

Cultivar un espíritu moderado en todo y en la avaricia más aún, es la única forma de escapar de él.

Alégrate de pagar impuestos, son para el bién común, para tí mismo y como vacuna contra la avaricia.

Reclama honradez a tus gobiernos, exige contundentemente justicia y sé moderado en tus vicios.
Piensa que la mejor heredad que dejarás a los que vengan después de tí es una sociedad próspera, trabajadora, sana y honrada

“La cosecha siempre parece mejor en el campo de nuestro vecino, y la vaca de nuestro vecino dá más leche”. Ovidio

Es la envidia, ese sentimiento con que se manifiesta nuestro complejo de inferioridad.
El ciclo envidia>>odio>>muerte moral, resulta letal para nosotros.
Tenemos que ser ecuánimes ¿Has trabajado igual, has sembrado igual, has tenido los mismos vientos y lluvias? En resumen ¿Has tenido las mismas circunstancias?
Analiza las coincidencias y encontrarás las respuestas, no te olvides discernir entre la verdad y la propaganda, ten en cuenta que en la vida: “De cantidad y santidad, la mitad de la mitad”.

“Cuando el carro se ha roto, muchos os dirán por dónde no se debía pasar”. proverbio turco

U otros españoles: “A toro pasado todo el mundo es valiente”, “A moro muerto, gran lanzada” y así siempre, es cómo los economistas, que son muy buenos explicando cómo sucedió.

¡Que acertadas son las explicaciones después de sucedido todo!

Por eso mismo, muchos tenemos hambre de encontrar una guía lo más fiable posible, queremos no equivocarnos más.
Haber guías las hay, lo que pasa es que nuestro apego a las cosas mundanas nos impiden verlas, por eso mismo, afortunadas son las personas que las lee y gusta de practicarlas.

“Cada uno lee el periódico de sus opiniones, es decir, cada español se entretiene en hablar consigo mismo”. Juan Donoso Cortés

Donoso pensaba quizás que pensaban cuando tal vez eran adoctrinados, aunque con medios muy primarios, si fuera como dice sería un “onanismo” mental.

Ayer y hoy (por lo que observo) los periódicos tienen una línea editorial sensible hacia quien les paga la olla, los periodistas son personas que tienen su propia opinión (eso es indiscutible), pero esa opinión muchas veces es incompatible con los intereses de quién les paga la olla, ellos son profesionales de la palabra como el herrero los es de la forja de hierro, los dos “laboran” según demanda del encargo.

El código ético a muchos no es lo prioritario, no sólo de ellos, de los demás tampoco.

Por eso es interesante el fenómeno de las redes sociales, que aunque muy penetradas y a veces mediatizadoras, en algún porcentaje es libre en sus opiniones.
El que paga influye, si nadie te paga, eres tú tu propio “director”. Pero no te ufanes, seguro que tú (nosotros) también somos siervos, aún sin quererlo.

“Pueden decir todo lo bueno que quieran de nosotros, pero nunca nos dirán nada nuevo”.
La Rochefoucauld

No estoy na da de acuerdo, salvo que lo dijese en un contexto de ironía
De mi mismo he escuchado en el buen sentido y en el malo también, muchas cosas nuevas que me sorprenden, aunque pocas veces tienen el acierto pleno de como me percibo yo mismo según el conocimiento que tengo. A veces cuando escucho algunas, me pongo a reflexionar en los por qués y los cómo han llegado a esas conclusiones y qué estoy haciendo para ello.

Si difícil es conocer a los demás, más difícil es conocerse a uno mismo, a veces hasta Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo? ¿Quién decís vosotros que soy yo?"
Él lo sabía, pero preguntó.

¿Por qué si creo saber quien soy actúo de esta forma? ¿Si con el corazón quiero una cosa, por qué hago otra que me disgusta?
Son preguntas que siempre nos hacemos, aunque no las expresamos.

“Las personas más insoportables son los hombres que se creen geniales y las mujeres que se creen irresistibles”. Henri Asselin

Diría que la autoestima es algo necesario para nuestro equilibrio, en exceso como todo, es malo.

Cuando eres consciente de tu nimiedad, cuando sabes que comienza tu final, generalmente te vuelves más reflexivo y aprecias más la suavidad y la vida sencilla.

En mi derredor veo personas que tienen mi misma edad e incluso mayores, que se desesperan y agobian por cosas mundanas sin tener motivo añadido para ello, no han reflexionado.

Tampoco comprendo que personas ya entrada en edad, su afán inusitado de hacer ejercicio, de forzar la máquina, una máquina ya gastada que puede colapsar; decía un forense famoso: “Nunca he visto tantos cadáveres más sanos”.

“El cálculo nunca hace al héroe”. John Henry Newman

Porque el heroísmo en su inmensa mayoría nace en el corazón: “El corazón tiene razones que la razón no entiende”.

Conozco actos heroicos que lo fueron por cálculo de probabilidades y balance de pérdidas y ganancias, pero sólo parecieron actos heroicos a la vista de los demás.
A veces es más fácil morir que rendirse, es lo que he observado y creo que esta cuestión va en los genes, alimentado por la educación y los roles adquiridos.

Estando ya casi rendidos y en retirada, la acción de una persona (generalmente una mujer) fue determinante; leyendo a Galdós en “Episodios nacionales” leemos muchos ejemplos de heroísmo, muchos por no defraudar un rol establecido de antemano. Hoy día creo que serían muy escasos, pues el varón, demonizado por machista, no se avergüenza de tener miedo o correr ante el peligro, no digamos ya de dar la vida por la Patria por no aparecer como ahembrado, poco hombre o cobarde.

“Para inventar algo hacen falta dos. Uno idea combinaciones y otro escoge”. Paul Valéry

Desconozco las vivencias en que se basa Paul, en las mías (tengo muchos inventos) éramos dos también, yo y mis necesidades.

En España hay un dicho: “Estudia más un hambriento que cien abogados”.

Yo y mis necesidades en realidad éramos dos personas en una, yo el necesitado e imaginativo y otro el pragmático que elegía.

Sólo desde esta perspectiva puedo dar la razón a Paul Valéry.

“Una de las leyes fundamentales de la cortesía es la resistencia al primer impulso”. Noel Clarasó

“El contar hasta diez” me decían mis preceptores cuando era niño, es sabia medida, no sé si como cortesía, pero sí de aconsejable prudencia.
A veces la vida la vida real no es como Twitter donde puedes borrar un tuit cuando te arrepientes, por ello es aconsejable un poco de cautela o de “cortesía” como señala Clarasó.
La reputación es algo que se puede perder en un segundo, y ganarla cuesta mucho o nunca se alcanza.

“El tiempo que uno pasa riendo es tiempo que pasa con los dioses”. Proverbio japonés.

La risa es buena, aunque algunas veces llevada al extremo sea histérica (así se llama un síndrome: “risa histérica”), la sonrisa o la carcajada es mejor por ser más moderada.

Este proverbio lo veo algo extremo, nadie ha estado con los dioses para saber cómo se pasa el tiempo estando con ellos, también podemos creer que son “una pandilla” de histéricos esos dioses, de todas formas tomemosla como una frase “positiva” aunque algo mentirosa.

Hace mucho tiempo ya, tres jóvenes compañeros sufrimos un ataque de risa incontenible…
(Fué diagnosticado por el servicio médico como un ataque de risa histérica), nos sedaron y tras dos horas de sueño nos reincorporamos al trabajo (algún día os lo cuento).

“Un paraíso del que no se puede salir es un infierno”. Armando Fuentes Aguirre

Todo lo impuesto es aborrecible, la jaula de oro es una prisión insufrible, pues hasta te quita el presumir de suplicio.
Comer jamón es una delicia, comerlo todos los días por obligación es un martirio.
El trabajo dicen que te libera, menos a la bestia de tiro que la esclaviza.
Y así todo…
¿Eres esclavo de algo o de alguien?

“El contribuyente es una persona que trabaja para el gobierno, pero sin haber hecho las oposiciones a funcionario”. Ronald Reagan

Yo prefiero decir: “El contribuyente es quien aporta los dineros para que el gobierno que los representa los administre bien en beneficio de la sociedad”. Mientras que el gobierno (que es nuestro representante- administrador) emplea como gobierno representante del estado, a “Trabajadores públicos” a los cuales selecciona en concurso- oposición, de suerte que el gobierno que nos representa y los funcionarios “son empleados” del pueblo representado.

Es por lo que difiero en la expresión “el contribuyente trabaja para el estado”.
Cierto es que no siempre el estado es eficiente y en algún caso es hasta opresivo...Pero esto es para otro tema.

“No hables hasta que estés seguro de que tienes algo que decir y sepas lo que es. Entonces dilo y luego siéntate”. Dale Carnegie

Le faltó decir: “...siéntate y espera a que las ranas críen pelo”.
Si estas seguro de algo, hazlo, pero no esperes que muchos te sigan, te oigan o incluso respondan a tu acción, el mundo es muy complejo y retorcido , que todo da igual, pues hagas lo que hagas, siempre te criticarán.

Pongo un enlace de un cuento tradicional español al respecto: titulado “El abuelo, el nieto y el burro” (cuento infantil) http://www.elhuevodechocolate.com/cuentos/cuento63.htm

“Me gustaría emplear toda mi vida en viajar, si alguien me pudiera prestar una segunda vida para pasarla en casa”. William Hazlitt

Hay una solución mental para ese tipo de sentimiento (que es un sentimiento): Hacerse ciudadano del mundo, que todo el mundo sea tu casa.

Mi casa es donde estoy, y puesto que no soy un árbol me muevo por mi casa o mi parcela.

Como cristiano sé que sólo soy un peregrino camino de mi esperanza, que camino por el mundo entre mis hermanos humanos, animales y demás seres creados, “creaturas” se les llama y son mis prójimos…

¡Aunque hay cada prójimo que es para “ponerle de comer aparte”!

“El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por las personas que sí se interesan”. Arnold J. Toynbee

No hay duda de que eso es así, “interesarte” por la política no es participar sólo en el voto, es opinar libremente, por escrito, en las redes sociales, apoyando los puntos de vista que te agraden, votandoles o no votandoles, participando o no participando en el voto, de mil maneras pero todas ACTIVAS.

Lo que no es lícito es la “equidistancia”.

En la política hay enemigos, rivales, adversarios, todos ellos necesitan un tratamiento individualizado.
Los cobardes, los pusilánimes, los acomodaticios, son todos “unos pagafantas” (popularismo que entiendo por el que se indica a un estúpido que paga la bebida sin tener otro beneficio).
En política a veces se hace evidente el dicho español: “Más vale una vez colorado que ciento amarillo”, si eres un “pagafantas” no te hagas mala sangre, paga y calla.

“El pensamiento del suicidio es un gran consuelo, ya que por medio de él uno logra escapar de una mala noche”. Friedrich Nietzsche

Pensamiento tan “profundo” que no lo alcanzo a comprender…
Quizás sea porque nunca he contemplado tal eventualidad como huida, si comprendo tal eventualidad y sería capaz de tomar en el sentido del sacrificio por una causa que lo mereciera.
La inmolación por una buena y gran causa si la comprendo, el morir matando a nuestros enemigos, la frase: “No sabemos rendirnos” fué y es una frase con mucha fuerza, una fuerza más fuerte que la tempestad, de hecho es la tempestad de la voluntad una fuerza que sólo cuando la has visto o experimentado la comprendes. 


“Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos”. Jorge Luis Borges
Algunas apostillas: Nosotros no elegimos a nuestros enemigos, son ellos los que nos eligen.
Sólo si nos obsesionamos con su odio nos parecemos a ellos, debemos perdonar sus malas intenciones pero vigilando para ejercer “la legítima Defensa”.
El odio es un veneno del que es su 1ª víctima el odiador.
“Líbranos de nuestros enemigos” rezamos, porque sabemos o intuimos que sus acciones sobre nosotros pueden hacernos reaccionar; tengo más miedo de mis reacciones que de perder la vida, pues con ellas puedo perder el alma.

“La indignación moral es la estrategia tipo para dotar al idiota de dignidad”. Marshall Mcluhan
No sé porqué, pero estoy en contra de esta sentencia, creo entrever algo malo en ella.
¿Porque soy un idiota?
Me doy cuenta que muchas veces me indigno moralmente, según el autor soy un idiota, no lo siento así; siempre he observado que “el mundo” (del que abomino) ha llamado tontos a los buenos, hacer una obra buena es tontería para los malvados, ¿No serán ellos los necios? Por eso no feliciteis a nadie hasta que no veais como mueren, pues al malvado siempre le alcanza su maldad.

“Siempre estoy dispuesto a aprender, aunque no siempre me gusta que me den lecciones”. Winston Churchill

Todos lo estamos y todos odiamos que nos den lecciones gratis.
Hay maneras diferentes de dar lecciones:
Que te la pidan (y tú cobres por ello).
La das sin que te la pidan y sin cobrar por ello (esto disgusta siempre pues indica que te crees superior a ellos).
La das con el ejemplo de tu buen hacer y del beneficio que obtienes (te copiaran).
La vida te da lecciones y experiencias y tú aprendes o no (la vida cobra en especie).
Dicen que los consejos no hay que darlos aunque te los pidan (salvo que cobres por ello), siempre menciono “cobrar por ello”, es porque creo que lo gratis siempre se desprecia o no se valora, sólo Dios da gratis total, los demás cobran algo; “Dad gratis lo que gratis recibisteis” dijo Jesucristo a sus apóstoles refiriéndose a sus dones curativos, pero también dijo: “Cada obrero tiene derecho a su salario”.

“El avaro carece tanto de lo que tiene como de lo que no tiene”. Antoine de Rivarol

Todo lo que se diga del mal que es y son el avaro y la avaricia es poco, una “enfermedad” grave es la avaricia, todos la hemos padecido en algún grado, pero al que se le declara “metástasis”, ese está perdido.

Un consejo le daba una mujer avara al pupilado Gabriel en un libro de Galdós de los episodios nacionales”: “Atesora y guarda todo lo que ganes, vive con la máxima austeridad toda tu vida y tendrás un montón de monedas, cuando te veas morir, entierralas para que no las encuentren tus herederos, así no se gastarán esos holgazanes lo que no trabajaron”, este consejo define perfectamente lo que esa enfermedad hace sobre el alma de su víctima, vive miseramente sin gastarlo y muere como ha vivido sin nada, como si nunca hubiera tenido nada.

Otros más astutos, usan la avaricia de los demás en provecho propio, ver cuento: “Encerrado en su cuarto, el viejo astuto contaba las doce monedas una y otra vez, cuando se cansaba se echaba a dormir, así todas las noches. Esto lo escuchaban sus sobrinos y no le reclamaban nada, en espera de que se muriese (ya era muy mayor) y heredar las monedas, por ese motivo no les estorbaban.
Llegó el día final y ya no amaneció el día para él, los sobrinos lo primero que hicieron fue buscar las monedas, ¡Pero sólo encontraron apenas diez!
No le molestaron por no disgustar al anciano, para que no se fuera y todo fué por un “tesoro que les pareció oir”.

“Hoy es el primer día del resto de tu vida”. Anónimo

Cada día que amanezco doy gracias a Dios por permitirme “nacer” de nuevo, el sueño es como una muerte, de hecho algunas muertes se les dice “dormiciones”.

Sabemos que la vida es breve pero como dijo F. Hebbel “A más de uno que dice que la vida es breve le parece el día demasiado largo”.

Llevo 25100 “nacimientos” o “resurrecciones” aproximadamente a lo largo de mi paso por este mundo, lo bueno es que nazco con la memoria y la sabiduría acumulada.

Cuando por necesidad no he dormido, me he perdido un nuevo nacimiento y se me añade un déficit a mis vidas, a nuevas oportunidades, pues cada nacimiento con memoria es una nueva oportunidad de corregir errores pasados con nosotros o con terceros.

¿No te has preguntado qué harías si volvieras a nacer sabiendo lo que ya sabes?

Pues que sepas que cada día que amaneces es un “nuevo nacimiento” con experiencias acumuladas, da gracias por ello.

“No llores porque ya se terminó, sonríe porque sucedió”. Gabriel García Márquez

Matizo, dí: “No llores porque lo bueno lo bueno terminó, sonríe porque sucedió”.

Lloramos porque pasó lo que nos gustaba aunque a otros esclaviza.
Las lágrimas de unos son la alegría de otros.

“Por la calle del ya voy se va a la casa del nunca”. Miguel de Cervantes

Es lo mismo que cuando nos despedimos de alguien decimos o nos dicen: “Nos hablamos”, o “nos llamamos”, y no tenemos o sabemos que esa llamada o visita no se producirá.

Cuando alguien me dice eso o el consabido ¡Estamos en contacto! Entendemos que quiere decir “cuando me convenga a mí”.

Antes rencorosa mente, llevaba cuenta de esto mismo, pero ahora simplemente ignoro la fórmula que se use, me despido con afectividad si es conveniente, pero no digo ninguna de esas “fórmulas hipócritas” e ignoro cuando me las hacen como si no las hubiese escuchado.

“¡Ojalá vivas todos los días de tu vida!”. Jonathan Swift

Una maldición disfrazada de buenos deseos…

Otra: “ ¡Ojalá vivas días muy interesantes! Creo que esta es china.
De cualquier forma y manera llegan a decir que el vivir es un sin vivir, un tormento cuando vives sin guía, sin un fin, sin un motivo, nada más que atender nuestros sentidos carnales, nos olvidamos del espíritu que se alimenta de un pan que no está hecho de trigo, sino hecho de la misma materia del espíritu, y fuera de Él nada tiene sentido.
Unos buscan ese “pan” en las drogas pero no lo alcanzan, sólo alcanzan la corrupción moral y la del propio cuerpo.
Por esto mismo que indican las maldiciones expresadas al principio, no comprendo porqué la gente quieren ser inmortales…
¿Para sufrir eternamente el hambre del “pan” que buscan?

“¿Morir yo, querido doctor? ¡Será la última cosa que haga!”. Lord Palmerston en su lecho de muerte.

Denotaba un sentido del humor muy bueno este “miloro” como llamábamos en Cádiz en 1814 a los “milord`s”.

Pero bien mirado no es lo único que como cuerpo mortal iba ha hacer el “miloro” con su cuerpo mortal: Primero se hinchará, después sería colonizado por millares de gusanos que a su vez serían sustituidos por otros de diferente clase y de este modo acabaría fundiéndose con la naturaleza.
He sido testigo de ello y otras circunstancias que no cuento, las vicisitudes que puede pasar un cuerpo son muy variadas, no “descansará” en paz un cuerpo en su tumba o en su nicho, a veces después de 80 años, su momia será sacada de su sepulcro por un terremoto, una inundación o una guerra, de tal suerte que nadie, repito nadie puede asegurar el “descanso” de la cáscara en la tierra.

Los que creemos en la otra vida, sabemos que nuestra alma abandonará “esa cáscara” que fué nuestro cuerpo mortal y nos reuniremos con Dios (esa es nuestra fe y nuestra esperanza).

“La sabiduría viene de escuchar; de hablar, el arrepentimiento”. Proverbio italiano

Otro dice: “ Hablando se aprende a callar y escuchando se aprende a hablar”.

De las dos formas se saca una conclusión: Que hablar hay que hacerlo con mesura y midiendo bien las palabras, pues lo que sale de la boca sale del corazón.

Mucho yerran los que mucho hablan, y “en boca cerrada no entran moscas”.

Confundir la “libertad de expresión” con “libertad de agresión” es fácil, no hagas o digas a los demás nada que no te gustaría que te hicieran a tí.

El respeto a los demás es respetarse a uno mismo, si faltas a los demás espera que también te falten a tí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *