miércoles, 20 de abril de 2011

Vivir una segunda oportunidad es un privilegio.


Cuando caes en el paro se produce unos cambios en tu vida que por repentinos y sorpresivos escapan totalmente a tu control…

El mundo conocido se te hunde…

Pero al mundo donde vas, a poco que seas observador, ya hay otros que te antecedieron…

Encuentras de todo, gentes hundidas, gentes desnortadas…

Pero también hay gentes felices…

En éstas últimas nos hemos de fijar, pues en esta situación repentina, solo puedes controlar tu propia reacción, como ya opiné en el desempleo, una oportunidad,

Toda crisis tiene su punto positivo.

Nos da la oportunidad de empezar de cero, de reinventarnos, de crear un nuevo avatar –lástima que las leyes nos impidan incluso cambiarnos de nombre- imaginaos que esta situación es la respuesta a la pregunta que tantas veces nos hemos hecho…¿Si volviera a nacer, pero con lo que ya he aprendido, que haría?

Pues la respuesta es innovarnos, reinventarnos… No volver a los caminos equivocados y con las personas equivocadas, en esta oportunidad sabremos quienes son nuestros verdaderos amigos y aliados.

Tienes que renacer con nuevos criterios…

Conocerás qué es lo verdaderamente importante…

De vez en cuando invierto unas modestas cantidades de dinero en la lotería del estado –de momento sin éxito- como forma de darle la oportunidad a la vida de tentarme en mis convicciones…

Yo considero que muchísimo dinero no da la felicidad, suficiente dinero si la da, pero todo depende del equilibrio en la forma de estimarlo y usarlo…

Otra hipótesis que me he planteado ha sido ¿Cómo reaccionaría si me tocara a la lotería una cantidad enorme de dinero?

He llenado varios folios con las hipotéticas cosas que haría…

No las voy a poner…tranquilos, pero si es una reflexión que deberíamos hacer cada uno.

He recibido un post que se hace esta pregunta: “¿Qué harías con 1 millón de dólares?”

Yo me la hice con más dinero, un millón me pareció poco, yo me hice la pregunta con 20 millones de euros…

Mis conclusiones fueron como os digo varios folios, algunos divergentes del post que os comento…

Del mencionado post me quedo con el párrafo:” El dinero, la solidaridad y la ciudadanía activa

Los estoicos postulaban una vida simple con un nivel “que no nos deje caer en la pobreza, pero que no esté demasiado alejada de ella” (según Séneca), para evitar que una vida en lujo te vuelva una persona insatisfecha. Resulta que la combinación entre vivir una vida simple y no darle demasiada importancia a lo que piensan las otras personas puede ser una de las razones por las cuales tendrás éxito en tu vida profesional. Gastando poco a la vez que contribuyes mucho (y a lo mejor ganas mucho) puede resultar en que sin quererlo, tienes más dinero a tu disposición de lo que necesitas.

Si consigues no caer en la tentación de utilizar el dinero para adquirir admiración y fama, entonces esta es la mejor situación para una persona estoica. Ahora puedes invertir el dinero en ayudar a otras personas o en mejorar la situación en tu barrio. El dinero en sí no es el problema, pero sí el uso que le haces y tu propia motivación por ello.”

Ahora que me considero minimalista, tengo que tener muy en cuenta el riesgo que en otro punto dice: “Si ya llevas una vida de estilo minimalista, entonces probablemente ya estas acostumbrado a vivir con pocas cosas. De la misma forma puede servirte para que revises tu relación con el dinero o con las cosas en general.

Presumir de lo poco que tienes puede tener el mismo efecto negativo que ostentar las riquezas acumuladas,… cuando lo haces para impresionar a otras personas.”

Inspirado en Valedeoro. Sostenibilidad y minimalismo 15/04/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *