jueves, 9 de febrero de 2012

Amor, amor, amor

Para ver más grande la foto, pinchar en ella
Mi equipaje es ahora más ligero… pero está enormemente cargado de AMOR.

Como os adelantaba en mi post he comenzado a inventariar y destruir lo prescindible y dejar lo que considero imprescindible…

En esta inmersión en mi pasado de décadas atrás me estoy reencontrando con mis raíces…
Son raíces de esfuerzo, de lucha por la supervivencia, de salvar dificultades, peligros y celadas puestas en mi camino…
Y de amor, de mucho amor, que me ha marcado y da explicación a mi estado actual…

La visualización de una vieja fotografía de mis padres en un claro oscuro de blanco y negro que les hice una tarde en mi modestísima casa…

Es el retrato de un instante de dos seres enormes unidos en un gesto de amor mutuo, son dos personas maduras que después de 25 años de matrimonio exudan el mismo amor mutuo que los unió entre las dificultades del momento y contra las opiniones de “los Montesco y de los Capuleto” particulares de su entorno familiar y social…
Observo sus ropas humildes y gastadas por el uso… pero todo queda anulado por esas manos cogidas y esa mirada auténtica y sin reservas que todo lo dicen y lo expresan.¿Hay algo mejor?
Sin oropeles ni joyas ni costosas ropas… pero vestidos de un enorme amor humano… casi divino me atrevo a decir…Esos eran mis PADRES.

Sigo en la inmersión que me está produciendo sensaciones encontradas de gozo y dolor…
Sin dolor no hay gloria he leído en algún sitio…

 Seguiré más adelante, aunque la vida me ha endurecido hasta extremos no humanos… tengo los ojos húmedos (se me debe de haber metido una mota de polvo… voy a lavarme un poco al grifo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado / también vale para suscripción por email

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *