martes, 15 de enero de 2019

Venganza

¿Quién es el que sondeará en lo más oculto de mi memoria, incluso oculto a mí mismo?
Todos sabemos quién es sin que os lo diga, por eso mismo sostengo, apoyado en muchos años de observación, que cuando "algo" se me dona es por mi propio bien, incluida la enfermedad o la misma muerte, nada es casual y todo obedece a un plan.
Esto es más  manifiesto en aquellas personas que no sólo ven con los ojos de la carne que en especial éstos son los más ciegos en verdad.
El mundo es asombroso incluso en su brutalidad, es un agua turbia y turbulenta que te atrapa y te llega a ahogar, sólo lo más sencillo y ligero será capaz de flotar, lo pesado en su complicación te hunde cada vez más.

...................................

Leído en  un tuit que se le achaca a Einstein:  pienso que no  lo dijo entre otras cuestiones porque era un ateo confeso, pero estoy de acuerdo con lo que dice el tuit, que es verdad diga quien lo diga.

También escucho en la radio, referencias a un crimen o intento de él en Granada, en la calle Pedro Antonio de Alarcón, conocido el relato, automáticamente me pongo a favor del presunto  homicida, yo también lo habría hecho.

Es un intento de venganza treinta y cinco años después de sucedido otro crimen contra una niñita de cuatro años.

Yo también en mi mente, en mi pensamiento consciente, elaboré una venganza sangrienta que no llegué a poner en práctica.
Conozco el tormento atroz que es el sentimiento de venganza, la dulce y placentera sensación que sentía en mis imaginarias fantasías de ver su sangre correr por mis manos...

Pasaron años, la vida siguió, cambié de entorno y hoy es imposible que sienta ese impulso hacia mi primer objetivo de venganza.

Y vuelvo al tuit, mi espíritu lo habitaba el mal y él reinaba en mi vida.
Hoy tengo "barrida" y aseada mi casa, ya he desahuciado  el mal, he invitado a Dios para que la ocupe, mientras viene, trataré de mantenerla limpia con su ayuda, pero hoy me he puesto del lado del vengador del atroz crimen que se cometió hace treinta y cinco  años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto en privado invisible al público.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *